Estados Unidos e Israel firmaron este jueves un nuevo pacto de seguridad que refuerza un frente común contra Irán. El presidente Joe Biden se comprometió en que usará «todo» el poderío de su país para impedir que Teherán se haga con un arma nuclear.

Biden firmó con el primer ministro israelí, Yair Lapid, una declaración conjunta de la Asociación Estratégica con Israel en Jerusalén durante su primera visita a Oriente Medio como presidente.

En el documento, Biden se comprometió a impedir que Irán se haga con un arma nuclear.

A la pregunta de un periodista sobre si Estados Unidos está preparado para realizar esfuerzos diplomáticos, Biden contestó que su gobierno ha expuesto los términos requeridos para que el acuerdo sea restaurado. «No vamos a esperar para siempre» a Irán para que responda, señaló.

Y es que Israel es un fuerte opositor a que se firme un acuerdo internacional con Irán sobre su programa nuclear, que Biden intenta revivir, después de que su predecesor Donald Trump se retiró unilateralmente del pacto de 2015.

Lapid advirtió que las «palabras» y la «diplomacia» no son suficientes para frenar las supuestas ambiciones de Irán de hacerse con una bomba nuclear.

«La diplomacia no los va a detener. La única cosa que los va a detener es saber que si continúan desarrollando ese programa nuclear el mundo libre va a utilizar la fuerza. La única forma de detenerlos es colocar una amenaza militar creíble en la mesa», dijo Lapid junto a Biden en conferencia de prensa.

Irán insiste que su programa nuclear tiene fines civiles y su presidente, Ebrahim Raisi, advirtió ayer que si el viaje de Biden a Medio Oriente está orientado a salvaguardar la seguridad de Irán, entonces está destinado al fracaso.

Biden llegó el miércoles a Tel Aviv durante la primera gira por Oriente Medio de su presidencia, que es el décimo viaje a Israel, después de sus sucesivas visitas desde que fue elegido senador por primera vez en la década de 1970.

Este jueves se reunirá con el presidente de Israel, Isaac Herzog, y con un antiguo conocido, el líder de la oposición y exprimer ministro Benjamin Netanyahu. El viernes tiene en la agenda una reunión con el presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas en Cisjordania ocupada. Después se dirigirá a Arabia Saudita, donde se reunirá con el rey Salman y el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, a quien cuando candidato había descartado como interlocutor tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

El encuentro entre Biden y Bin Salman, el verdadero hombre fuerte de Arabia Saudí, supondría un cambio en la política estadounidense. La invasión rusa a Ucrania es uno de los principales temas de la agenda durante la gira regional, y los precios del petróleo estarán en el centro de sus conversaciones con las autoridades sauditas.

El presidente buscará convencer a Riad de producir más petróleo con la finalidad de bajar los precios y anclar el mayor brote inflacionario que ha sufrido Estados Unidos en décadas. Además, con su visita Biden busca contrarrestar la influencia china en la región.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario