La vida de un espía colocado por Israel dentro de ISIS está en riesgo, según funcionarios de Estados Unidos, luego de que el presidente Donald Trump divulgara información clasificada en una reunión con funcionarios rusos la semana pasada.

 

El espía proporcionó información de inteligencia de una trama activa de ISIS, que pretendía derribar un avión de pasajeros en una ruta hacia Estados Unidos, con una bomba escondida en una computadora portátil, lo que de acuerdo a funcionarios estadounidenses, creen que pudo haber pasado a través de las máquinas de detección de metales en el aeropuerto sin ser detectado. La información era lo suficientemente confiable como para que los Estados Unidos estuvieran considerando la posibilidad de prohibir las computadoras portátiles en todos los vuelos provenientes de Europa.

 

La inteligencia sensible fue compartida con los Estados Unidos, dicen las autoridades, con la condición de que la fuente se mantuviera confidencial.  «El verdadero riesgo no es sólo esta fuente», dijo Matt Olsen, ex director del Centro Nacional Contra el Terrorismo y colaborador de ABC News, «pero futuras fuentes de información podrían ponerse contra nosotros».

 

ISIS ya se había adjudicado el haber explotado un avión de pasajeros ruso hace dos años, matando a más de 200 personas, afirmando que la bomba estaba escondida en una lata de refrescos. Por su parte el Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca dice que justifica las revelaciones del Presidente Trump a los rusos.

 

«Y así fue este el contexto de la conversación en el que fue totalmente apropiado compartir cuál era la amenaza como base para una acción y coordinación común», dijo el General H. McMasters el martes.

 

Trump dijo en un par de tweets el martes que tenía el «derecho absoluto» de compartir «hechos» con los rusos. Pero muchos en la comunidad antiterrorista dicen que lo que hizo el presidente fue un error. «Rusia no es parte de la coalición ISIS», dijo Olsen. «Ellos no son nuestro socio.»

 

Dan Shapiro, ex embajador de Estados Unidos en Israel, ahora un compañero visitante en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv, llamó al presidente y su equipo «descuidados», diciendo que las revelaciones revelaron una «pobre comprensión de cómo guardar información confidencial».

 

Shapiro sostuvo que la decisión del presidente podría hacer que Israel piense dos veces compartir información con Estados Unidos, advirtiendo que «inevitablemente hará que elementos del servicio de inteligencia de Israel demuestren más cautela».

Con información de ABC News / Foto: Archivo APO

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario