La empresa israelí NSO Group calificó este lunes de «endeble» la investigación que implica a su software ‘Pegasus’ en el espionaje de activistas, políticos, empresarios y nombres destacados, entre los que se menciona distintos casos en México.

Y es que una investigación del diario The Washington Post reveló este fin de semana una lista de 50,000 teléfonos de todo el mundo que podrían ser objetivo del software espía ‘Pegasus’ de la empresa israelí.

Según la investigación, al menos 37 contactos, fueron infiltrados con el programa de software, y este habría alcanzado a periodistas, defensores de derechos humanos y políticos de países como México, India, Hungría y Marruecos.

1,000 contactos habrían sido identificados, entre ellos, 65 altos cargos de empresas, 85 activistas de derechos humanos, 189 periodistas y más de 600 políticos, incluidos jefes de Estado y de gobierno.

En el listado de teléfonos espiados con ‘Pegasus’ presuntamente por gobiernos están, por ejemplo, la esposa y a la prometida del periodista disidente saudí Yamal Jashogi, asesinado en el Consulado saudí en Estambul. También están periodistas de la CNN, The Associated Press, Voice of America, ‘The New York Times’, ‘The Wall Street Journal’, Bloomberg, ‘Le Monde’, ‘Financial Times’ o Al Yazira.

La investigación está a cargo del consorcio de medios Forbidden Stories, con sede en París, que asegura que las pruebas han sido obtenidas de los propios teléfonos a través de un análisis forense realizado por el laboratorio de seguridad de Amnistía Internacional.

El software ‘Pegasus’ de NSO se utiliza para lograr acceso a teléfonos móviles de terroristas, traficantes o pedófilos, pero Amnistía y otras organizaciones de Derechos Humanos aseguran que también se ha usado para otros fines por parte de gobiernos.

El programa de espionaje se instala cuando el usuario da click en un enlace desde su teléfono y sirve para recopilar correos electrónicos, llamadas y mensajes de texto. En ocasiones se puede instalar sin el enlace, según The Washington Post, que indicó que se revelará más información en los tres próximos días.

El análisis que se realizó, se indicó que el mayor número, 15,000, estaban en México y pertenecían a políticos, periodistas y sindicalistas, entre otros.

Al respecto, el diario británico The Guardian, asegura que al menos 50 personas cercanas al presidente López Obrador, incluyendo su esposa e hijos, aparecen en la lista de números a los que se espió. La lista incluye a colaboradores e incluso a un médico de AMLO, pero también a políticos de todos los partidos, periodistas, activistas, diplomáticos, académicos y hasta sacerdotes.

El mes pasado NSO publicó su primer Informe Anual de Transparencia y Responsabilidad, en el que asegura que sus productos son utilizados por los estados para frustrar atentados terroristas de envergadura y desmantelar organizaciones del narcotráfico.

Recordemos que NSO ya protagonizó un escándalo en 2019 por el uso de sus equipos para espiar a periodistas, disidentes y activistas en varios países, tras lo cual se comprometió a respetar los Derechos Humanos e impedir el uso de sus productos para estos fines.

Además, NSO ha sido demanda por la empresa estadounidense de mensajería instantánea WhatsApp, propiedad de Facebook, que asegura que se utilizó ‘Pegasus’ contra 1,400 usuarios en 2019 durante un periodo de dos semanas. La empresa israelí niega la acusación y asegura que son sus clientes estatales los que son responsables en última instancia por el uso de esta tecnología.

Al respecto, Amnistía Internacional y la Federación Internacional de Periodistas (FIP) han denunciado este lunes el uso ‘Pegasus’ para «atacar» de forma «abusiva» a periodistas y activistas, por lo que han instado a proteger y respetar los Derechos Humanos.

En un comunicado, la secretaria general de Amnistía, Agnès Callamard, señaló que, tras una serie de investigaciones, ha quedado al descubierto que el software es «el arma preferida de los gobiernos represivos que intentan silenciar a
periodistas, atacar a activistas y aplastar la disidencia, poniendo en peligro innumerables vidas», ha aseverado.

«Estas revelaciones echan por tierra cualquier afirmación de NSO de que tales ataques son poco frecuentes y obedecen a un uso fraudulento de su tecnología», precisó antes de matizar que «aunque la empresa afirma que su software espía sólo se utiliza en investigaciones penales y de terrorismo legítimas, está claro que su tecnología facilita la comisión de abusos sistemáticos».

Hasta el momento, la investigación ha identificado al menos a 180 periodistas de 20 países que fueron seleccionados como posibles objetivos de ataques con el software espía de NSO entre 2016 y junio de 2021.

NSO Group rechazó la información obtenida por Forbidden Stories y Amnistía Internacional, y difundida ayer por The Washington Post.

«Los editores decidieron seguir adelante con esta historia, incluso después de que quedó claro que sus fuentes no identificadas los habían engañado, probablemente intencionalmente», dijo la empresa en un comunicado publicado ayer.

Aclaró que los gobiernos o agencias de seguridad que usaron ‘Pegasus’ para infiltrar los teléfonos de periodistas, activistas y otros políticos habrían supuestamente violado la licencia de uso creada. La compañía aseguró que «continuará investigando todas las denuncias creíbles de uso indebido y tomará las medidas adecuadas en función de los resultados de estas investigaciones» lo que incluye «apagar el sistema de un cliente».

‘Pegasus’ fue diseñado para perseguir a criminales y terroristas y está restringido a un número limitado de gobiernos y agencias gubernamentales.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario