Tag

Banxico

Browsing

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) advirtió de inflación al alza, mayores riesgos y presiones inflacionarias externas ante el aumento de precios y «los cuellos de botella» en la producción en la reunión de política monetaria del pasado 30 de septiembre.

«La mayoría consideró que el balance de riesgos para la inflación en el horizonte de pronóstico es al alza», reveló este jueves la minuta de Banxico.

Y es que la inflación general subió en septiembre a 6% anual, el doble de la meta de Banxico, además de que es la cifra más alta desde abril de este año, impulsada por el alza de los agropecuarios y los energéticos.

Los pronósticos de la inflación para 2021 han aumentado, como reflejó el último sondeo del Banco de México a especialistas del sector privado, que ahora estiman un incremento general de 6.26%.

«Entre los riesgos al alza para la inflación, la mayoría (de la Junta de Gobierno) destacó las presiones inflacionarias externas. Algunos agregaron presiones de costos y una depreciación cambiaria», refiere el documento publicado hoy por Banxico.

Recordemos que la minuta corresponde a la reunión en la que Banxico elevó la tasa de interés a 4.75%, el tercer aumento consecutivo de 25 puntos base, que se había mantenido hasta junio en 4%, el nivel más bajo desde 2016.

Tal como se informó en su momento, el subgobernador Gerardo Esquivel fue el único que votó en contra de la medida al considerar que aumentar la tasa de interés en la coyuntura actual era inefectivo e ineficiente.

«Es inefectivo porque una mayor tasa no resuelve los factores que originan las presiones inflacionarias: aumento en precios internacionales de los insumos y disrupciones en las cadenas de suministro. Es ineficiente porque el aumento sí podría afectar a la economía», argumentó, según la minuta.

Pese al panorama inflacionario, los funcionarios del Banco de México coincidieron en la recuperación de la economía nacional, cuyo pronóstico de crecimiento para 2021 se elevó a 6.15%, según la última encuesta de Banxico.

«La mayoría destacó que se prevé que la recuperación de la economía mexicana se mantenga para el resto del año y 2022. Uno detalló que esta previsión se apoya en los avances en el proceso de vacunación, el impulso de la demanda externa y la recuperación del gasto interno», añade la minuta.

Al respecto, este jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó que el país debe de tener mucho cuidado con la inflación.

Atribuyó el aumento a la escasez de materias primas por la crisis y porque hay mucho dinero, sobre todo en Estados Unidos. «Se inyectaron muchos fondos y hace falta producción, entonces esto está calentando la economía y por eso la inflación, y nos llega a México y tenemos que cuidar nosotros, porque no es conveniente que haya inflación, tenemos que cuidar deuda, tenemos que cuidar inflación y que no deje de crecer la economía».

Y añadió que tal como él lo proyectó, todos los especialistas están aceptando de que México va a crecer por encima del 6% este año.

Analistas del sector privados estiman que la economía crecerá un 6.20% en 2021, una leve mejora frente al 6.18% proyectado el mes previo, según la encuesta sobre las expectativas de los especialistas elaborado por el Banco de México (Banxico) correspondiente a septiembre.

Para el 2022, los analistas elevaron de 2.90% a 3.0% el pronóstico de crecimiento del PIB, según la media de la consulta realizada entre 34 grupos de análisis económico.

Recordemos que la economía nacional se contrajo un 8.3% en 2020, el peor desempeño desde la década de 1930, como consecuencia de las afectaciones derivadas de la pandemia de COVID-19.

Por su parte la Secretaría de Hacienda calcula para el crecimiento económico sea de hasta 6%, en la medida en la que se normalizan las actividades productivas mientras avanza la estrategia nacional de vacunación contra el COVID-19, que inició en diciembre pasado.

Por lo que respecta a la inflación, el sondeo del Banxico mostró una aceleración entre las expectativas de los analistas de un 6.28% para el cierre de año, desde el 6.05% previo. Para el cierre de 2022, los expertos estiman una inflación del 3.80%, por encima del 3.75% estimado en agosto.

El año pasado, la inflación cerró en 3.15%, en línea con el objetivo de Banxico que es del 3% +/- un punto porcentual.

Respecto al peso mexicano, los expertos consultados por el Banxico proyectan una paridad cambiaria de 20.30 unidades por dólar a finales de año, ligeramente por abajo de los 20.36 pesos estimados en la consulta del mes pasado.

Los analistas también fueron consultado por Banxico en relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses. Los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con la gobernanza (42%) y las condiciones económicas internas (26%). A nivel particular, los principales factores son: los problemas de inseguridad pública (14% de las respuestas); la incertidumbre política interna (13% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (11% de las respuestas); la política de gasto público (10% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (8% de las respuestas); y las presiones inflacionarias en el país (8% de las respuestas).

El Banco de México también reportó este viernes que entre enero y agosto sumaron 32,930.9 millones de dólares en remesas, un aumento del 24.76% respecto al mismo periodo de 2020 luego de que en el octavo mes del año se llegara a un récord de 4,743.6 millones de dólares.

La remesa promedio entre enero y agosto fue de 373 dólares, un 10.4% mayor que en el mismo lapso de 2020, cuando fue de 338 dólares, mientras que el número de operaciones pasó de 78.04 millones a 88.21 millones, la mayoría de ellas fueron por transferencia electrónica.

El Banco de México (Banxico) elevó este jueves la tasa de interés a 4.7 %, lo que representa el tercer aumento consecutivo de 25 puntos base debido a las presiones inflacionarias.

«La Junta de Gobierno del Banco de México decidió incrementar en 25 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día a un nivel de 4,75 %, con efectos a partir del 1 de octubre de 2021», informó la entidad en su anuncio de política monetaria.

La Junta de Gobierno aprobó la decisión con una votación en la que cuatro integrantes: Alejandro Díaz de León, Irene Espinosa, Galia Borja y Jonathan Heath apoyaron la nueva tasa y solamente uno de ellos, Gerardo Esquivel, se mostró a favor de mantenerla en el 4.5%

«A fin de evitar dichos riesgos (inflacionarios) se consideró necesario reforzar la postura monetaria, ajustándola a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3 % en el horizonte de pronóstico», argumentó la junta en su pronunciamiento.

Recordemos que el 24 de junio Banxico elevó la tasa del 4% al 4.25 %, y el 12 de agosto la aumentó otros 25 puntos base para quedar en 4.50%.  Antes, se había mantenido desde febrero la tasa de referencia en 4%, la más baja desde mediados de 2020.

El próximo anuncio de política monetaria del Banco de México está programado para el 11 de noviembre.

El Banco de México puso este lunes en circulación seis monedas conmemorativas de los 700 años de la fundación de la ciudad de Tenochtitlan (1321), los 500 de la conquista de Hernán Cortés (1521) y los 200 años de la consumación de independencia (1821).

«El Banco de México informa que a partir de hoy pondrá en circulación tres monedas bimetálicas de 20 pesos y tres monedas de plata con valor facial de 10 pesos, conmemorativas» de estas fechas, indicó Banxico en un comunicado.

Las monedas de 20 pesos son de forma dodecagonal y cuentan con una imagen latente y un micro texto como elementos de seguridad.

La moneda conmemorativa de los 500 años de la conquista tiene un diseño «innovador» ya que es la primera moneda en mostrar una imagen «en forma de reflejo» en su reverso, con lo que ofrece dos puntos de vista dependiendo de la orientación de la moneda.

El reverso de la moneda bimetálica de los 700 años de la fundación de Tenochtitlán tiene al centro el águila y sobre ella el micro texto de teocalli, referido a los templos prehispánicos. A la derecha se ve un glifo de la luna. En el borde superior la leyenda “700 años fundación lunar de la Ciudad de México-tenochtitlán». Además, los datos referente al valor y a la fecha.

La moneda bimetálica que hace referencia a los 500 años de la conquista muestra formando un reflejo la Catedral Metropolitana y el Templo Mayor, además se ve el micro texto “fusión cultural”.

El reverso de la moneda bimetálica que conmemora el bicentenario de la independencia muestra al centro las efigies de Miguel Hidalgo, José María Morelos y Vicente Guerrero de perfil hacia la izquierda. También, en la parte superior el Ángel de la Independencia como imagen latente, a la izquierda el micro texto “libertad”.

La moneda de plata de los 700 años tiene un águila sobre un nopal y la leyenda códica mendoza, además de la leyenda de «700 años de la fundación de la Ciudad de México-Tenochtitlan».

En referencia a los 500 años de la conquista muestra parte del templo mayor, la plaza de la Constitución con la bandera de México, el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana.

El reverso de la moneda del bicentenario tiene en la parte central las efigies de perfil de Miguel Hidalgo, José María Morelos y Vicente Guerrero. A la izquierda el perfil de la victoria alada del el Ángel de la Independencia

«Con estas monedas cuyas características fueron establecidas por el Congreso de la Unión, el Banco de México se une al programa de conmemoraciones del año 2021, que reconocen la grandeza de nuestro pasado prehispánico, la riqueza cultural de las comunidades originarias y a México como nación independiente», expresó el Banco de México.

El Banco de México (Banxico) confirmó la puesta en circulación del nuevo billete de 20 pesos, que es conmemorativo del Bicentenario de la Independencia Nacional.

El billete está en circulación a partir de hoy viernes 24 de septiembre. Banxico destacó que el billete presenta mejoras en sus características de seguridad, durabilidad y funcionalidad.

Enfatizaron que las medidas de seguridad reforzadas harán más difícil su falsificación y, al mismo tiempo, de sencilla autenticación por las personas usuarias, incluyendo a las personas ciegas y débiles visuales.

Destaca que este es el primer billete mexicano con formato mixto, es decir, su anverso es horizontal y su reverso es vertical.

En el anverso se representa la entrada triunfal del Ejército de las Tres Garantías a la Ciudad de México y en el reverso, el ecosistema de manglares con su fauna y flora representativa, en un sitio reconocido en la lista del “Patrimonio Mundial” de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), como muestra de la riqueza natural que se encuentra distribuida a lo largo del territorio nacional.

Los colores de este nuevo billete son el verde y el rojo, lo cual ayudará a diferenciarlo del billete de 500 que tantos dolores de cabeza dio a los mexicanos; y está fabricado en polímero y sus dimensiones son 120 mm de largo x 65 mm de alto.

Especialistas del sector privado ajustaron a la baja su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), hasta el 5.99%, para el 2021, según la encuesta mensual correspondiente a agosto que realiza el Banco de México (Banxico).

Esta estimación es inferior a la prevista en julio, cuando los especialistas consultados por el Banco Central calculaban un crecimiento del 6.06% de la economía nacional para este año.

Sin embargo, el sector privado considera que la economía repuntará en 2021 tras el desplome histórico de 8.2% registrado en 2020 por la crisis del coronavirus, la peor contracción desde la Gran Depresión.

El pronóstico develado este miércoles es ligeramente menor al del propio Banco de México, que ayer elevó su previsión al 6.2% para 2021.

Los analistas consultados en el estudio también bajaron las perspectivas para 2022, del 2.83% previsto el mes pasado al 2.81%.

Las respuestas a la encuesta se recogieron entre el 20 y el 30 de agosto, y en el sondeo participaron 35 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado mexicano y extranjero.

La encuesta también apunta una subida en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2021, la cual esperan se sitúe en 6.06%, frente al 5.94% estimado el mes anterior. Esto es más del doble de la meta de Banxico, que es mantenerla cercana al 3% anual.

Para 2022, la nueva expectativa es que la inflación general cierre en 3.79%, una cifra superior al 3.70% proyectado por los especialistas en julio.

Sobre el tipo de cambio, los analistas previeron que el peso cierre este año en 20.28 unidades por dólares. Para el final de 2022, los analistas calculan que se intercambiará en 20.83 unidades por dólar. Recordemos que en los niveles previos a la pandemia de la COVID-19 el tipo de cambio era cercano a los 18.5 pesos por dólar.

Para 2021, las expectativas sobre la balanza comercial se revisaron al alza al pasar de un superávit estimado de 5,239 millones de dólares a uno de 5,477 millones de dólares para este año. Mientras que el pronóstico de inversión extranjera directa (IED) se elevó a 27,863 millones de dólares de una proyección previa de 27,787 millones de dólares.

El Banco de México (Banxico) elevó este martes a 6.2%, su pronóstico de crecimiento económico para este 2021, en su escenario central, el cual era de 6.0%.

No obstante, redujo a 6.7% su escenario de incremento del Producto Interno Bruto (PIB) más optimista, cuando antes esta estimación era del 7%.

«Dada la incertidumbre que persiste alrededor de la dinámica prevista para la actividad económica, se considera que el crecimiento podría ubicarse entre 5.7% y 6.7% en 2021 y entre 2.0% y 4.0% en 2022», expuso Banxico en el Informe trimestral abril-junio 2021 que presentó este martes.

El organismo justificó su ajuste «principalmente, por un crecimiento mayor al anticipado durante el segundo trimestre del año», que registró un aumento interanual del PIB del 19.6%, según confirmó la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

También destacó el avance en el proceso de vacunación y un contexto de mayor movilidad y apertura de diversas actividades, por lo que se mantiene la expectativa de que la reactivación gradual de la actividad económica continúe en el segundo semestre del año y en 2022.

«De materializarse un crecimiento en 2021 cercano a la parte superior del intervalo señalado, la actividad económica recuperaría en el cuarto trimestre del año el nivel observado al cierre de 2019», es decir, alcanzaría los niveles prepandemia.

No obstante, considerando la persistencia de algunas disrupciones en las cadenas globales de suministro y el reciente aumento en el número de contagios de COVID-19, se mantiene una elevada incertidumbre sobre el ritmo de recuperación.

El pronóstico de Banxico es cercano al de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que espera un repunte superior al 6% anclado al comercio exterior por el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá , el T-MEC.

Banxico también elevó su pronóstico de creación de empleos formales a un rango de 640,000 a 840,000 nuevos puestos registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), frente a una proyección anterior de 370,000 a 570,000.

En contraste, el organismo autónomo empeoró su previsión de la inflación general, que cerraría el año en un 5,7%, casi el doble de la meta oficial. Esto es un incremento de casi 1 punto porcentual frente al pronóstico previo, que era de 4.8%. En tanto, para la inflación subyacente, Banxico subió su previsión al 5% desde un 3.9% anterior.

«La pandemia ha implicado un entorno incierto y complicado para la inflación. Durante 2020, los choques registrados presionaron a la inflación en distintas direcciones, contrarrestándose entre sí. En 2021, se ha observado que algunas de las presiones al alza se han acentuado», apuntó.

La histórica asignación de 650,000 millones de dólares en derechos especiales de giro (DEG), el activo de reserva del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha entrado en vigor este lunes, según ha confirmado la directora gerente de la
institución, Kristalina Georgieva.

La distribución de los DEG se realiza en función de la cuota de participación de cada uno de los 190 países miembros del FMI, por lo que a México le corresponden lo equivalente a 12,200 millones de dólares en derechos asignados.

De este modo, alrededor de 375,000 millones de dólares corresponden a las economías avanzadas y otros 275,000 millones de dólares se destinarán a los países emergentes y en desarrollo, de los cuales los países de bajos ingresos recibirán alrededor de 21,000 millones de dólares, lo que equivale a un 6% del PIB en algunos casos.

La institución internacional ha destacado que los miembros disfrutan de un alto grado de libertad para gestionar los DEG’s asignados y ha expresado su confianza en que la asignación tenga importantes beneficios macroeconómicos para la economía global y para los países miembros, ya que se trata de un instrumento único que apoya a todos los países miembros del FMI, aumenta las reservas, ayuda a generar confianza y envía una poderosa señal de cooperación frente a la crisis de la COVID-19.

«Los países pueden utilizar el espacio proporcionado por la asignación de DEG para apoyar sus economías e intensificar su lucha contra la crisis», precisó Georgieva.

«Para maximizar los beneficios de esta asignación, el FMI impulsa la canalización voluntaria de algunos DEG desde países con posiciones externas sólidas hacia otros más necesitados», ha añadido la directora del FMI.

En este sentido, la economista búlgara ha recordado que algunos miembros ya se han comprometido a prestar 24,000 millones de dólares, incluidos 15,000 millones de sus DEG existentes, al Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza del FMI, que ofrece préstamos en condiciones favorables a países de bajos ingresos.

«El FMI también está colaborando con sus países miembros sobre la posibilidad de un nuevo Fondo Fiduciario de Resiliencia y Sostenibilidad, que podría utilizar DEG canalizados para ayudar a los países más vulnerables con la transformación estructural, incluso enfrentando desafíos relacionados con el clima», ha apuntado Georgieva, para quien otra posibilidad podría ser canalizar los DEG para respaldar los préstamos de los bancos multilaterales de desarrollo.

La junta de gobernadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el pasado 3 de agosto la asignación de DEG, la primera desde agosto de 2009.

El DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros y que se puede intercambiar por monedas de libre uso. En marzo de 2016 se habían creado y asignado a los países miembros 204,100 millones en DEG.

Su valor se calcula en función de una canasta de cinco monedas: dólar de Estados Unidos, euro, yuan, yen y libra esterlina.

Recordemos que en el caso de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que realizará una solicitud formal al Banco de México (Banxico) para que transfiera los DEG que recibirá el país del FMI y se pueda utilizar el recurso para pagar deuda.

Distintas voces han señalado que la asignación de DEG no se podía utilizar como López Obrador pretendía, a lo que el mandatario explicando que “no se puede porque no se quiere, porque con todo respeto, son muy cuadrados”.

Y es que un DEG no puede estar en manos de entidades privadas ni particulares. La única forma de hacerlos líquidos es que el banco central los canjee con otro instituto emisor por divisas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este miércoles que «está de acuerdo» con que el Banco de México (Banxico) suba las tasas de interés para contener la inflación, aunque criticó al organismo por no enfocarse en el crecimiento.

«Como ahora ha habido un incremento en inflación, ellos están tomando como medida aumentar la tasa de interés, esto lo están llevando a cabo y yo respeto esa decisión que toman, porque se tiene que tener control de la inflación», dijo el mandatario al ser cuestionado sobre el tema.

Sus declaraciones se producen después de que el banco central elevara la semana pasada la tasa de interés en 25 puntos base, para ubicarse en 4.5%, segundo aumento consecutivo.

La Junta de Gobierno de Banxico coincidió en presiones en la inflación general y subyacente, que en julio registraron tasas anuales de 5.81% y 4.66%, respectivamente, muy por encima del objetivo del 3% que tiene Banxico. La votación fue dividida, con las opiniones en contra del aumento de los subgobernadores Galia Borja y Gerardo Esquivel, ambos nombrados por López Obrador.

Sin embargo, AMLO dijo que desde su punto de vista, el Banco de México debería estar atento a la inflación y al crecimiento, a las dos cosas, pues acusó que desde hace mucho tiempo solo atienden lo de la inflación y no voltean a ver lo del crecimiento.

López Obrador sostuvo que su gobierno actúa en materia económica, sobre todo en el control de los precios de los energéticos. Presumió de que durante su administración se ha incrementado casi en un 50 % real el salario mínimo, que ahora es de 141.7 pesos diarios.

«Todo lo que sean bienes, que podamos garantizar nosotros que no aumenten los precios, lo vamos a hacer», dijo.

Y aunque el mandatario se dijo «respetuoso» de la autonomía del Banco de México, también criticó a algunos de los miembros de su Junta de Gobierno, por oponerse a usar el crédito de 12,200 millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional (FMI) otorgará a México, para pagar deuda.

Recordemos que el presidente había anunciado la semana pasada su intención de usar el monto que le corresponde a México por la nueva asignación de derechos especiales de giro (DEG) del FMI para pagar deuda pública, aunque los miembros de Banxico respondieron que no era posible.

«No lo deben olvidar los que trabajan en el Banco de México porque son servidores públicos, no empleados de los financieros, eso que se atesora en el Banco de México es dinero del pueblo y de la nación», sentenció.

Así, el presidente López Obrador informó que enviará un planteamiento formal al Banxico para usar los recursos que entregará el FMI. Insistió en que sí se puede usar.

«Que se use ese dinero para pagar deuda; se va a hacer el planteamiento formal al Banco de México para que se beneficie la Hacienda pública, se beneficie al pueblo». Consideró que con el uso de estos recursos la Hacienda pública podría disminuir el pago de intereses de la deuda externa, mientras que al ser colocados en el mercado financiero nacional, únicamente generarían 1% de interés.

“Si llegan 12 mil millones de dólares más al Banco de México y resulta que se van a colocar el mercado financiero y vamos a recibir uno por ciento por el manejo de dinero y la Hacienda pública tiene que pagar intereses por su deuda, del 4 por ciento, por qué no se utiliza ese dinero para pagar deuda y nos ahorramos intereses”, afirmó.

Tal como se analistas y grupos de análisis financiero lo habían proyectado, este jueves el Banco de México (Banxico) anunció su decisión de subir la tasa de interés en 25 puntos base, para situarse en 4.50%, esto en línea con la recuperación de la actividad económica global de los últimos meses.

La Junta de Gobierno de Banxico aprobó esta decisión con una votación divida en la que tres integrantes apoyaron la nueva tasa y dos preferían mantenerla en 4.25%, nivel que tenía desde febrero.

A favor de la decisión votaron Alejandro Díaz de León, Irene Espinosa y Jonathan Heath, mientras que los subgobernadores que apoyaron la idea de mantener la Tasa de Interés Interbancaria en 4.25% fueron Galia Borja Gómez y Gerardo Esquivel Hernández

«Se consideró necesario reforzar la postura monetaria a fin de evitar afectaciones en las expectativas de inflación y propiciar un ajuste ordenado de precios relativos y la convergencia de la inflación a la meta de 3%. La Junta de Gobierno decidió incrementar en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4.5%», informó Banxico.

Banxico señaló que los mercados financieros nacionales han mostrado estabilidad en la cotización del peso y aumentos en las tasas de interés, particularmente en las de corto plazo.

Reconoció que la recuperación continuó durante el segundo trimestre y se prevé que se mantenga para el resto del año, aunque alertó que persisten riesgos por el aumento en los contagios.

Dijo que si bien la pandemia ha complicado la evaluación de la economía, se prevén condiciones de holgura con marcadas diferencias entre sectores.

Detalló que la inflación global y las afectaciones en las cadenas de suministro y en los procesos productivos de diversos bienes y servicios han presionado a la inflación general y subyacente, que registraron tasas anuales de 5.81% y 4.66% en julio, respectivamente.

La Junta de Gobierno del Banco de México indicó que en las siguientes decisiones de política monetaria se evaluarán los factores que inciden en la inflación, en su trayectoria prevista en el horizonte de pronóstico y en sus expectativas. Esto a fin de que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3% en el plazo en el que opera la política monetaria, así como propiciar un ajuste adecuado de la economía y de los mercados financieros.

Analistas del sector privado consultados por el Banco de México (Banxico), ajustaron al alza su previsión de crecimiento del Producto interno Bruto (PIB), pasando del 5.80% proyectado en junio pasado, al 6.10% para este 2021.

Para el 2022, los analistas también elevaron ligeramente el pronóstico de crecimiento del PIB a un 2.90% desde el 2.80%, según la mediana de la consulta realizada entre 37 grupos de análisis económico.

En lo que respecta a la inflación, el sondeo de Banxico mostró una aceleración para el indicador entre las expectativas de los analistas a un 6% para el cierre de este año, desde el 5.60%. Para el final del 2022, los expertos estiman una inflación del 3.67%.

En cuanto al tipo de cambio, los expertos consultados por Banxico proyectan para este año 20.38 pesos por dólar, poco mayor que los 20.35 pesos estimados en la consulta previa. Para 2022 el tipo de cambio se mantuvo sin cambio en 21.00 pesos por dólar.

Los especialistas consultados consideraron que, a nivel general, los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México, se asocian con la gobernanza (47%) y las condiciones económicas internas (29%).

A nivel particular, los principales factores son: los problemas de inseguridad pública (16% de las respuestas); la incertidumbre política interna (14% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (10% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (10% de las respuestas); y la política de gasto público (10% de las respuestas).

La encuesta de Banxico fue recabada entre 37 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero. Las respuestas se recibieron entre los días 20 y 29 de julio.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó esta mañana que en la primera quincena de julio de 2021 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una inflación de 0.37% respecto a la quincena inmediata anterior.

Con este resultado la inflación anual se colocó en 5.75%. En igual periodo de 2020 las cifras fueron de 0.36% quincenal y de 3.59% anual.

Así, la inflación interanual se aceleró ligeramente en la primera quincena de julio, contrario a las expectativas del mercado, abriendo la puerta a nuevos incrementos a la tasa de referencia del Banco de México (Banxico).

El índice de precios subyacente presentó un incremento de 0.31% quincenal y de 4.64% anual; por su parte, el índice de precios no subyacente subió 0.55% quincenal y 9.24% anual.

Al interior del índice de precios subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías aumentaron 0.37% y los de los servicios 0.24%.

Dentro del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.33% y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno lo hicieron en 0.72% quincenal.

Según los datos, mayores tarifas del gas doméstico y de los precios de la tortilla de maíz ayudaron a empujar la inflación, que desde marzo se mantiene oscilando por arriba de la meta permanente de Banxico de un 3% +/- un punto porcentual.

Recordemos que a fines del mes pasado, el Banco de México elevó sorpresivamente su tasa clave de interés en 25 puntos base, para ubicarla en un 4.25%, citando la necesidad de reforzar la postura monetaria a fin de evitar afectaciones en las expectativas de inflación.

La noche de ayer, Arturo Herrera se despidió de la Secretaría de Hacienda, luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) decidiera hacer cambios en su equipo económico.

Fue en mayo pasado cuando el mandatario anunció que, «por pertenecer al periodo neoliberal», Díaz de León, actual gobernador del Banco de México (Banxico), nombrado por el expresidente Enrique Peña Nieto, no permanecería en el cargo.

En su lugar, adelantó que propondría a un «economista con dimensión social, muy partidario de la economía moral», lo que despertó nerviosismo tanto en México como en el extranjero. Más tarde, al revelarse la propuesta de AMLO para Banxico, Arturo Herrera, llegó la tranquilidad al sector privado.

Entre los anuncios, López Obrador informó que el economista Rogelio Ramírez de la O, quien ha estado cerca de su proyecto desde años atrás, sería el nuevo titular de Hacienda.

Ramírez de la O, a quien el Congreso aún debe ratificar en el cargo, tiene también un perfil que ha agradado al sector privado y a los analistas. Es director de la firma Ecanal, de análisis macroeconómico para empresas, y tiene formación de economista por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Cambridge.

Diversos analistas han apuntado que Ramírez de la O conoce muy bien lo que la IP necesita, y cómo las finanzas públicas deben ser conducidas.

A través de un comunicado , Ramírez de la O reiteró su compromiso de mantener y afianzar la transformación en el país que inició en el 2018, enfatizando que se tendrá una óptima racionalidad en el uso de los recursos internos antes que recurrir a mayor endeudamiento.

Adelanto que promoverá un buen clima económico y la confianza con los empresarios inversionistas impulsando la recuperación económica del país; además dijo que se aprovechará la maduración de los programas inversión, así como los proyectos públicos-privados en infraestructura en favor del crecimiento económico incluyente en todo el país.

El nuevo secretario de Hacienda reconoció la importancia de la banca de desarrollo para impulsar el bienestar del país y los proyectos de desarrollo regional que tienen un papel clave en el crecimiento incluyente de largo plazo.

Ante la señalamientos de que habrá cambios en el equipo de hacienda el nuevo secretario indicó que esto se darán a conocer en su momento cuidando la marcha de la Secretaría.

Así, Herrera dejó el puesto a seis meses para que entre en relevo de Alejandro Díaz de León.

«El salir de la pandemia y de una de las crisis sanitaria y económica más serias en los últimos 100 años, debería ser motivo para reflexionar qué es lo que queremos hacer», manifestó Herrera en un evento realizado en el Colegio de México.

El funcionario encabezó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) desde julio de 2019, tras la renuncia del entonces secretario Carlos Urzúa, quien dimitió por «discrepancias económicas» con López Obrador.

Como secretario ha recibido críticas de la oposición por la austeridad del gobierno, reflejada en la desaparición en 2020 de 109 fideicomisos de ciencia, medioambiente, cultura, salud y deporte por un conjunto de 68,000 millones de pesos.

La austeridad no paró durante la pandemia de COVID-19, cuando México solo destinó 0.7% del PIB para afrontar los estragos económicos, el penúltimo lugar de toda América, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Herrera ha argumentado que esto corresponde a la realidad económica de México. «Los espacios financieros son distintos, no es lo mismo las decisiones que puede estar tomando hoy Alemania o Suiza».

La oposición también ha cuestionado a Herrera por su pasividad para detener una propuesta del oficialismo que arriesgaba la autonomía de Banxico al obligarlo a comprar dólares en efectivo de las remesas que la banca privada no pudiese repatriar.

Su eventual llegada a Banxico implicará que cuatro de los cinco miembros de su Junta de Gobierno habrán llegado a propuesta de López Obrador: Galia Borja, Gerardo Esquivel y Jonathan Heath.

El Banco de México (Banxico) percibe que el ritmo de la recuperación económica del país se ha «moderado» y aún es «incompleta», reveló este jueves la minuta de la última sesión de la Junta de Gobierno del banco central.

«Uno (de los miembros) señaló que el avance en el proceso de vacunación ha apoyado la reactivación de la economía. Otro enfatizó que, si bien la actividad económica sigue mejorando, la recuperación aún es frágil e incompleta y la economía se encuentra lejos de su potencial», indicó el informe.

La minuta corresponde a la sesión del 24 de junio, cuando Banxico aumentó 25 puntos base la tasa de interés, hasta el 4,25 %, el primer incremento desde febrero.

El documento evidenció divisiones entre los cinco miembros de la Junta de Gobierno, ya que la subgobernadora Galia Borja y el subgobernador Gerardo Esquivel, ambos propuestos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, preferían mantener la tasa en 4%.

«La inflación ha mostrado presiones significativas en meses recientes. No obstante, en su mayoría parecen estar asociadas a problemas en la oferta y cambios en patrones de consumo, atribuibles a la pandemia, que sigue siendo el reto más importante», argumentó Borja.

La mayoría de la Junta de Gobierno reconoció que la inversión y el consumo han mejorado, pero que «todavía permanecen por debajo de sus niveles previos a la pandemia».

También destacaron que han vuelto al mercado laboral 11.5 millones de personas después de la salida de 12.5 millones que se registró en abril de 2020, cuando se cerraron actividades no esenciales de la economía a raíz del confinamiento por la pandemia.

«La mayoría indicó que la tasa de subocupación disminuyó en abril. No obstante, algunos señalaron que su valor actual casi duplica al nivel observado normalmente», indicó el documento.

La minuta de Banxico se difunde horas después de revelarse que la tasa de inflación aumentó en junio hasta el 5.88%, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

«En este contexto, la mayoría mencionó que la inflación general ha presentado niveles cercanos a 6% y que se encuentra significativamente por arriba del objetivo del Banco (del +/- 3%)», indicó el reporte del banco central.

La mayoría de los miembros señaló que la inflación «sigue resintiendo los efectos de la pandemia» y que «se ha visto afectada por presiones originadas por el lado de la oferta».

Aunque la mayoría que votó a favor de aumentar la tasa de interés justificó la decisión por la inflación, Borja y Esquivel argumentaron que los efectos son «transitorios» y derivados de la pandemia, por lo que la política monetaria no incidirá mucho. «Considero que la decisión de aumentar la tasa de interés fue precipitada», indicó Esquivel.

Recordemos que Banxico ha pronosticado que el PIB crecerá hasta 7% en 2021 tras la contracción histórica de 8.2% de 2020.

El Banco de México (Banxico) anunció este jueves su decisión de subir la tasa de interés al 4.25%, esto tras aumentar 25 puntos base el objetivo ante la recuperación de la actividad económica global del segundo trimestre.

La Junta de Gobierno de Banxico aprobó esta decisión con una votación divida en la que tres integrantes apoyaron la nueva tasa y dos preferían mantenerla en 4%, nivel que tenía desde febrero.

«Desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano se depreció, las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mayor plazo disminuyeron. La recuperación de la economía mexicana registró un importante repunte en marzo y cierta moderación en abril», argumentó Banxico.

Al señalar que las cadenas de suministro y los procesos productivos de diversos bienes y servicios siguen afectados por la pandemia, advirtió que hubo choques adicionales a los previstos en la inflación general y subyacente, que alcanzaron 6.02% y 4.58% en la primera quincena de junio, tal como lo informó el INEGI.

Los integrantes de la Junta de Gobierno de Banxico indicaron que las expectativas de inflación general y subyacente en 2021 volvieron a aumentar y las de mediano y largo plazos se mantuvieron relativamente estables en niveles superiores a la meta de 3%. Adelantó que ahora se estima que la inflación general converja a la meta de 3% en el tercer trimestre de 2022.

Alertó que las previsiones que se tienen hasta ahora están sujetas a riesgos, entre las que mencionó las presiones inflacionarias externas; las presiones de costos o reasignaciones de gasto; la persistencia en la inflación subyacente;  la depreciación cambiaria; y que la sequía presione a los precios agropecuarios. Y aunque no los pasó por alto, dijo que los riesgos que persisten a la baja con los efectos de la brecha negativa del producto; las mayores medidas de distanciamiento social; y la apreciación cambiaria.

«Si bien se prevé que los choques que han incidido sobre la inflación son de carácter transitorio, por su diversidad, magnitud y el extendido horizonte en el que han venido afectando a la inflación, pueden implicar un riesgo para el proceso de formación de precios», dijo Banxico.

Por ello indicó que era necesario reforzar la postura monetaria a fin de evitar afectaciones en las expectativas de inflación, así como para lograr un ajuste ordenado de precios relativos y propiciar la convergencia de la inflación a la meta de 3%.

La inflación interanual de México superó las expectativas en la primera mitad de junio y duplicó la meta oficial del Banco de México (Banxico), por lo que no se vislumbran recortes en la tasa de interés referencial en lo que resta de año mientras crece la posibilidad de que haya al menos un alza.

En la primera quincena de junio de 2021, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo una inflación de 0.34% respecto a la quincena inmediata anterior; con este resultado la inflación anual se ubicó en 6.02%, según cifras divulgadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Recordemos que en el mismo periodo de 2020 las cifras correspondientes fueron de 0.32% quincenal y de 3.17% anual.

El índice de precios subyacente registró un aumento de 0.35% quincenal y de 4.58% anual; por su parte, el índice de precios no subyacente avanzó 0.31% quincenal y 10.61% anual.

Al interior del índice de precios subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías crecieron 0.42% y los de los servicios 0.28%.

Dentro del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios subieron 0.13% y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno lo hicieron en 0.45% quincenal.

Banxico, que tiene una meta permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual, ha mantenido en un 4% la tasa clave en sus últimas dos decisiones, citando la necesidad de consolidar una trayectoria decreciente de la inflación hacia su objetivo.