Tag

Calderon

Browsing

El expresidente Felipe Calderón denunció este martes una «persecución política» por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) luego de que este pidiera al Senado realizar una consulta para juzgar a sus cinco predecesores.

«Constituye un acto corruptor de la Justicia, pues ejerce una presión abrumadora e indebida sobre fiscales y juzgadores, a través de la manipulación de la opinión pública, con la utilización de recursos públicos. Una clara muestra de persecución política y de abuso de poder», dijo Calderón.

Hasta ahora, solo se ha pronunciado el expresidente Calderón, y que en los últimos meses se ha colocado como uno de los principales opositores al gobierno de la Cuarta Transformación.

«Si tiene pruebas fundadas contra mí, que vaya hoy y las presente ante el fiscal, sin necesidad de consulta. Pero si no tiene pruebas y ni acusaciones específicas, no hay consulta ni votación que valga, debe dejar de hostigarme», escribió Calderón en sus redes sociales.

Afirmó que la consulta es violatoria de garantías elementales, tales como la presunción de inocencia, el debido proceso legal, justicia por Tribunal independiente, investigación exclusiva del Ministerio Público, protección de vida, honra y dignidad.

Y es que esta mañana, el consejero jurídico de la Presidencia entregó a la Cámara de Senadores, una solicitud para realizar una consulta en las elecciones intermedias del 6 de junio de 2021, cuando los ciudadanos opinarían si debe haber un juicio contra los expresidentes. En el texto que leyó en su conferencia matutina, AMLO acusó que «el neoliberalismo dejó millones de víctimas» en los sexenios de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

El expanista aseguró que AMLO está confundiendo la República con un Circo Romano, donde en lugar de acudir con pruebas a la Fiscalía, prefiere pregunta a la multitud si se condena o perdona a inocentes, «mostrando un dedo pulgar hacia arriba o hacia abajo».

Resumió todo como un retroceso de miles de años en materia de justicia.

Quien también reaccionó fue el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el que militaron Salinas de Gortari, Zedillo y Peña Nieto, acusando a López Obrador de armar un espectáculo rumbo a 2021, cuando se renovará la Cámara de Diputados.

«En esta noche mexicana quedarán en evidencia los dos fracasos políticos de López Obrador: el juicio a expresidentes y la rifa simulada del avión. Ni se juntaron las firmas ni se vendieron los boletos», afirmó Héctor Yunes, vocero del grupo parlamentario del PRI.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió este viernes en que ayudaría mucho que declararan los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, en torno al caso de la red de corrupción que ha ventilado el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

Indicó que lo primero que tiene que suceder, es que Lozoya Austin pruebe sus acusaciones y conocer las pruebas con las que cuenta, pues en dado caso de que eso no ocurra no se estaría haciendo justicia; dijo que se necesita probar todo para no caer en un caso de linchamiento político.

En ese sentido, dijo que le gustaría se hiciera público el video que Lozoya entregó a la Fiscalía. Confirmó que no lo ha visto, pero si le gustaría hacerlo, pues «es como pago por evento, sí me gustaría verlo porque hay que poner al descubierto toda la corrupción. Esto sí ayuda mucho, eso sí me interesa».

Argumentó que el video se debe dar a conocer para estigmatizar a los corruptos; para que la gente vea, si es sobre dinero, cómo se repartía, se compraban voluntades, conciencias y cómo se compraban los votos.

En un segundo tema que AMLO señaló respecto a las acusaciones de Lozoya, mencionó la interpretación se le de al artículo 108 constitucional, pues hasta ahora se establece que los presidentes sólo pueden ser juzgados por traición a la patria.

En ese sentido dijo que él busca modificar dicho artículo, para lo cual ya mandó una iniciativa que está a la espera de que los legisladores la aprueben, y que busca quitar el fuero a cualquier autoridad, incluido el presidente, para que pueda ser juzgado por cualquier delito.

El tercero tema que se tiene que cuidar, según AMLO, es la parte política.

«Es mi manera de ver las cosas, yo siento que para juzgar a un expresidente en los casos en que se están dando las cosas, los acontecimientos en el país, tiene que haber una consulta ciudadana, que eso es lo que yo he sostenido siempre», explicó el mandatario.

Señaló que en caso de ser llevados ante la justicia, no solo se debe hacer con Peña y Calderón, sino que se tiene que hacer con los exmandatarios desde Carlos Salinas de Gortari.

Recordó que el expresidente Felipe Calderón está enojado con él y ha estado declarado que el gobierno de la Cuarta Transformación lleva acabo una persecución política en su contra.

«Nada de eso, yo ya lo perdoné. Nos robó la Presidencia, él lo sabe, pero yo no odio», sostuvo López Obrador.

Dijo que si Calderón está en el escrutinio público se debe a la investigación que se le sigue a quien fuera su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna; indicó que el tema es con el juez de Estados Unidos y no con él, como lo ha querido hacer ver el expanista.

Los expresidentes Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón tendrán que comparecer ante la Justicia tras la denuncia de hechos que presentó el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, la mañana de ayer ante la Fiscalía General de la República (FGR), dijo esta mañana López Obrador.

«Implica que sean llamados a comparecer, que declaren, los dos expresidentes, entre otros servidores públicos, o sea, tienen que declarar el expresidente Calderón, el expresidente Peña, el diputado al que hacen mención, los senadores, todos los mencionados», aseguró AMLO.

Dijo que el hecho de que sean llamado a declarar no significa que ya sean culpable, pero cuando hay una denuncia con dichas características, tienen que declarar los acusados.

El presidente se refirió a la denuncia de Lozoya Austin, en la que acusó formalmente a Peña Nieto y a Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda, de participar en la red de corrupción, dándole instrucciones de recibir el dinero de Odebrecht, y canalizarlos a la campaña electoral de 2012 y luego en sobornos a legisladores para las reformas estructurales que se llevaron a cabo en el sexenio de EPN.

Además, Lozoya apuntó al sexenio de Felipe Calderón por presuntos privilegios para la planta petroquímica Etileno XXI, vinculada con una compañía mexicana que es socia de Odebrecht.

López Obrador pidió difundir todo lo relacionado con dicha investigación. «Es conveniente el que se ventile este asunto y todos los que tienen que ver con la corrupción, estoy también de acuerdo en que se otorguen beneficios a los que aporten información, claro, con pruebas fehacientes», dijo el mandatario.

Al ser cuestionado sobre si a raíz de los señalamientos de Lozoya en contra de los expresidentes, apoyaría llevarlos ante la justicia, AMLO reiteró su «postura política» de que es necesaria una consulta pública para juzgar a los expresidentes.

«Hay quienes dicen cárcel, aunque sea un año pero cárcel, yo digo que lo que digan los jueces, pero a mí lo que más me importa es que moralicemos a México que se destierre la corrupción, que se purifique la vida pública», insistió.

Aun así, aseguró que él no obstaculizará el proceso judicial, y recordó que la Fiscalía es autónoma. Afirmó que no se convertirá en encubridor, en cómplice.

Reiteró su apoyo a que se ofrezcan beneficios a quienes aporten información sustentada en pruebas para conocer lo que pasó en las pasadas administraciones.

El titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, informó esta tarde que Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, presentó una denuncia de hechos respecto a su participación en la red de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, y de otros casos.

En el caso de Odebrecht, explicó el Fiscal, Lozoya aseguró que hubo una serie de sobornos por una cantidad superior a los 100 millones de pesos, los cuales fueron fundamentalmente utilizados para la campaña electoral de 2012, en las que Peña Nieto buscaba llegar a la Presidencia de la República.

Lozoya Austin señaló directamente a Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray de ser quienes le ordenaron que el dinero recibido de Odebrecht fuera entregado a varios asesores electorales extranjeros que colaboraron y trabajaron para la campaña electoral.

Gertz Manero explicó que en la denuncia presentada por el exdirector de Pemex, también se menciona la compra de votos a favor de las reformas estructurales que el gobierno de Peña Nieto impulsó en 2013 y 2014.

«En ese caso específico se habla de también 120 millones de pesos que fueron ordenados por las mismas personas (EPN y Videgaray) para un Diputado y cinco Senadores que él señala los nombres», detalló el fiscal. Indicó que dichos nombres quedarán en reserva hasta que la Fiscalía pueda judicializarlos en el caso de que se encuentren las pruebas suficientes.

También se menciona el caso del complejo petroquímico ‘Etileno XXI’, lo cual ocurrió durante la administración de Felipe Calderón. Lozoya asegura que hubo una serie de beneficios económico a favor de dicha empresa, que también está vinculada con una empresa mexicana que es socia de Odebrecht, y que se les dieron una serie de privilegios en los precios de los insumos en los que el gobierno federal tuvo pérdidas graves.

Alejandro Gertz Manero detalló que  el exfuncionario federal precisó los sistemas que se usaron para recibir los sobornos, los cuales también fueron ordenados por Peña Nieto y Videgaray para que se les entregaran 84 millones de pesos a un grupo de legisladores y a un secretario de finanzas de un partido político;

Añade que posteriormente se le dio una cantidad superior a los 200 millones de pesos para dirigirlos a la aprobación de la reforma electoral.

Se indicó que para soportar sus señalamientos, Lozoya Austin ha apuntado directamente a cuatro testigos, ha entregado un recibo y un video.

«A partir de este momento la Fiscalía General de la República ha abierto la carpeta de investigación correspondiente, y vamos a empezar a realizar todas las diligencias; en primer lugar las ratificaciones, después la presencia de los testigos, el análisis pericial de cada uno de los recibos y del video, y en caso de que sea procedente a las personas que él le imputa los llamaremos a declarar», remató el Fiscal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que los señalamientos que se le hacen al exmandatario Felipe Calderón, en torno al caso Genaro García Luna, no es algo que él haya provocado y de lo que se le tenga que acusar.

Incluso dijo que a todos los exfuncionarios que ahora están siendo señalados, Calderón hasta los premiaba.

«Ayer se enojó el expresidente Calderón conmigo. ¿Yo qué culpa tengo?, si no es conmigo, es con el juez de Estados Unidos. García Luna fue su secretario de Seguridad Pública y todos los que están siendo señalados ahora, Palomino, Pequeño, hasta los premiaba», dijo AMLO.

Ayer, Felipe Calderón rechazó un narco-Estado durante su administración, y dijo que si bien se le podrían criticar varias acciones, él no es quien anda saludando a la mamá de «El Chapo».

“Me podrán criticar muchas cosas, habrá quien incluso esté de acuerdo en desacuerdo con esa actitud y estrategia, pero yo no soy el Presidente que anda saludando a la mamá del «Chapo», no liberé a ningún criminal en ninguna circunstancia, ni a los hijos del «Chapo» ni a los sobrinos. Soy el Presidente del gobierno que más criminales ha extraditado ante la justicia de Estados Unidos, el que más ha capturado a los más buscados de la justicia, 25 de 34”, dijo el expresidente en entrevista con Grupo Fórmula.

En respuesta, AMLO aseguró que volvería a saludar a la mamá de Guzmán Loera; y dijo que asume la liberación de Ovidio Guzmán, pues justificó se tomó la de decisión de liberarlo porque no quería que se perdiera la vida de cientos de personas.

AMLO se lanzó de nuevo contra el gobierno del presiente Felipe Calderón al decir que fue durante su administración que se permitió que, en secreto, se introdujeran armas de Estados Unidos a México. Dijo que así como con García Luna, todo el gobierno de Calderón estaba infiltrado. «Por eso se habla de un narco-Estado (…) gobernaba el narco, la autoridad estaba al servicio del narco».

López Obrador finalizó «recomendando» a quienes han alzado la voz por el caso Genaro García Luna y Lozoya que «se serenen», que esperen a ver en qué va a terminar el juicio de ambos exfuncionarios, y recordó «el que nada debe nada teme».

«Si Calderón no tuvo nada que ver, si García Luna actuaba por su cuenta, si en seis años no se dio por enterado de lo que hacía García Luna, pues qué se va a preocupar, debería estar tranquilo, pero que no me eche la culpa a mí, ahora sí que como diría el clásico, ¿y yo por qué?», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que en el país se vivía un «narco-Estado» en las administraciones anteriores, debido a la corrupción y el contubernio que existía entre las autoridades y los grupos del crimen organizado.

«Pensaba que no era correcto clasificar de esa manera al Estado mexicano, pero luego, con todo esto que está saliendo a relucir, pues sí se puede hablar de un narco-Estado porque estaba tomado el Gobierno. Quienes tenían a su cargo combatir a la delincuencia estaban al servicio de la delincuencia», declaró.

El mandatario se refirió a dos «casos emblemáticos» que están en investigación: el de Lozoya, extraditado desde España el 17 de julio, y el de Genaro García Luna, secretario de Seguridad del expresidente Calderón.

Lozoya, extraditado desde España el 17 de julio, está acusado de recibir 10.5 millones de dólares en sobornos de la brasileña Odebrecht para la campaña de Peña Nieto y la aprobación de la reforma energética de 2013.

García Luna está detenido desde el 9 de diciembre pasado en Estados Unidos, donde afronta cargos de conspirar para traficar cocaína, falso testimonio y participar en un proyecto criminal por sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa.

Estas indagatorias representan la corrupción de «cuello blanco» y el contubernio con los narcotraficantes, respectivamente, expresó López Obrador desde Palacio Nacional.

«Las dos muy graves, ¿cuál es más grave? Eso cada quien debe revisarlo, pero era lo que se padecía, por un lado una gran corrupción que imperaba, tenían tomado al Gobierno, y por el otro lado los acuerdos con la delincuencia organizada», manifestó.

López Obrador negó que existan investigaciones abiertas contra Calderón y Peña Nieto al argumentar que el asunto es de «carácter estrictamente judicial». Para enjuiciar a los expresidentes, indicó, se necesita una consulta pública, que ha dicho en repetidas ocasiones, no apoyaría, aunque sería la ciudadanía quien lo tendría que decidir.

Al respecto, el expresidente Felipe Calderón acusó de «persecución política» a López Obrador, por las filtraciones de la Fiscalía General de la República (FGR) en el caso de Odebrecht.

«Lo que están haciendo es utilizar la Justicia o la Fiscalía, no para hacer justicia, sino para asustar o querer asustar o castigar a enemigos políticos, adversarios del Gobierno que saben que les pueden quitar la mayoría en el 2021, esta es una persecución política que no tiene base», dijo en entrevista con Radio Fórmula.

El exmandatario, cuestionó la filtración de documentos de la FGR a la revista Proceso que lo implican en el esquema de corrupción de Odebrecht mediante contratos de la planta petroquímica Etileno XXI.

Calderón, quien está por obtener el registro de su nuevo partido, México Libre, señaló como principal responsable de la trama de Odebrecht a Emilio Lozoya, director de Petróleos Mexicanos (Pemex) de 2012 a 2016 en la presidencia de Enrique Peña Nieto. Cuestionó el «trato preferencial» que el Gobierno de López Obrador ha dado a Lozoya Austin.

Calderón afirmó que López Obrador ha armado una «estrategia mediática» con estos casos (Lozoya y Genaro Gacía Luna) para distraer sobre la gestión de la pandemia de Covid-19, además de que busca descalificar a sus adversarios.

«Es una maquinación mediática para estar dañando o pretender dañar a quienes saben que le vamos a competir a López Obrador y le vamos a ganar a Morena en las elecciones de 2021», insistió.

El Presidente de Acción Nacional, Marko Cortés, calificó de histórica la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de invalidar por unanimidad la llamada ‘Ley Bonilla’, pues señaló que con el fallo se fortalece la democracia y el Estado de Derecho.

“Triunfó el orden constitucional sobre la marrullería, sobre la compra de voluntades y la ambición desmedida de poder de Bonilla y de Morena», dijo el dirigente nacional del PAN.

Aseguró que con la decisión de la Corte, se dio un claro mensaje de rechazo al autoritarismo y a las peores prácticas de la política mexicana.

En conferencia de prensa virtual, acompañado por el dirigente del PAN en Baja California, Enrique Méndez y la senadora Gina Cruz, Cortés Mendoza afirmó que Acción Nacional valora la prueba de valentía y honradez intelectual con la que actuaron los ministros de la SCJN.

“Hoy es un gran día para México porque es un golpe a la mesa. Bonilla utilizó todo tipo de artimañas, todos sus recursos, para tratarse de ampliar el mandato y con esta resolución ya queda claro que en México no hay, no existe la ampliación de mandato, no se permite, pues, que se vulnere el orden constitucional”, destacó.

Por su parte el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, coincidió en que con el fallo de hoy, se evita que en México regresen las reelecciones disfrazadas.

“Celebramos y reconocemos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación puso punto final a una aventura abusiva y desmedida de Poder. También reconozco al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y al Instituto Nacional Electoral, que hicieron su parte, dando opiniones técnicas apegadas a nuestras leyes”, subrayó.

En un video difundido en sus redes sociales, el líder priísta destacó que fue motivo de preocupación que en los últimos días los funcionarios de Baja California usaran el argumento del Coronavirus para extender su mandato,,

Reiteró que el PRI se opone a cualquier manifestación que busque reelecciones que no están previstas en la Constitución, y consideró que la democracia de México tiene que ser una «pared blindada para quienes intenten derrumbarla».

La Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del PRD reconoció a los ministros de la Suprema Corte por su decisión de no permitir un atropello a la Constitución.

La dirigencia del sol azteca afirmó que hoy se demuestra que la división y equilibrio de poderes le sirve al país y un Poder Judicial autónomo y no sometido al Poder Ejecutivo es primordial para la democracia.

Hicieron un reconocimiento a los 11 ministros de la SCJN por actuar con independencia, imparcialidad y autonomía, ya que la ampliación del mandato, de dos a cinco años, era «un atraco y una burla para el país».

Celebraron que no quedó impune el fraude a la Constitución, que se cometió desde las filas de Morena y en beneficio de Jaime Bonilla. Incluso planteó llevar a cabo el juicio político en contra de los legisladores del Congreso local de Baja california, por avalar la llamada “Ley Bonilla”.

Finalmente, el expresidente Felipe Calderón, ahora impulsor de México Libre, se unió a las felicitaciones a los ministros de la Corte, pues dijo que su decisión inyecta «aire fresco» a un ambiente enrarecido por desplantes de autoritarismo y quebrando de la ley.

En el mismo sentido se pronunció Margarita Zavala, la otra artífice de la asociación que busca convertirse en partido político.

Tr.as las declaraciones que emitió esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acerca de las investigaciones que se siguen en Estados Unidos contra el Secretario de Seguridad, Genaro García Luna, Felipe Calderón le recordó que la Justicia no es una asunto de consultas.

A través de su cuenta de Twitter, el exmandatario agradeció «la buena intención» de AMLO, quien declaró en la mañana que Calderón no estaba, hasta ahora, sujeto a investigaciones por parte del gobierno de Estados Unidos.

Al respecto, Calderón le recordó a AMLO que la «justicia no es una asunto de consultas, sino de pruebas y de leyes», pues AMLO declaró que para que su gobierno abriera una investigación, tendría que ser a partir de una consulta ciudadana que así lo avale.

Calderón respondió: «si la Fiscalía tiene pruebas de que he cometido algún delito, adelante, que proceda. Pero si no es así, no hay consulta que valga. Respete mis derechos».

AMLO dijo que la consulta ciudadana para decidir si se somete a juicio no sólo sería para el caso de Calderón, sino abrir juicios a los expresidentes del periodo neoliberal, desde Salinas hasta Peña Nieto, pasando por Zedillo y Fox.

López Obrador reiteró que él desde que asumió, dijo que él optaba por ver «hacia adelante, que se terminara con el periodo neoliberal, que es sinónimo de corrupción».

Finalmente, Felipe Calderón envió una sugerencia al presidente López Obrador «concéntrese en la pandemia, la mayor amenaza de salud a la humanidad en un siglo, y en la terrible recesión económica que viene, la peor en el México moderno. Lo necesitamos ahí».

Pidió que sus estrategas dejen de distraer a la opinión pública con temas relacionados a él.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguro esta mañana que si bien en Estados Unidos hay una investigación contra el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, no hay elementos que pudieran involucrar al expresidente Felipe Calderón.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador dijo que lo que puede suceder, y eso dependería de la investigación, es que en las declaraciones de García Luna impliquen al expresidente, aunque no está claro.

“Eso sería otra cosa, pero hasta ahora no hay elementos, que yo sepa, para que con el caso de García Luna se pueda implicar y juzgar al expresidente. Lo que hay ahora es un debate sobre este tema», dijo AMLO.

López Obrador reiteró que su gobierno iniciaría una investigación contra el exmandatario sólo si la gente así lo pide a través de una consulta ciudadana.

Sostuvo que su gobierno debe actuar con responsabilidad y no optar por la calumnia, no promover lo que se hacía antes sobre fabricar delitos, hacer a un lado a los adversarios acusándolos de cualquier cosa para deshacerse de ellos.

Dijo que en caso de que Estados Unidos le pida información de Felipe Calderón, en el marco de la legalidad y sólo si se les solicita, sería entregado lo solicitado.

«Pero no nos adelantamos, esperemos a que avance el juicio. Vamos a actuar siempre con rectitud, aunque se trate de nuestro adversario (Felipe Calderón), aunque, entre otras cosas, nos haya robado la Presidencia», dijo.

Y es que recordemos que los señalamientos en contra del exmandatario se intensificaron luego de que la revista Proceso publicara una entrevista con la exembajadora de EUA en nuestro país, Roberta Jacobson, en la que de acuerdo al periodista Jesús Esquivel, el gobierno de Calderón tenía en su poder la información sobre los nexos de Genaro García Luna con el narcotráfico.

«Conocíamos las andanzas de García Luna… pero debíamos trabajar con él», publicó Proceso el pasado domingo atribuyendo dichas declaraciones a la exdiplomática; sin embargo, bastó que la entrevista saliera a la luz para que Jacobson reaccionara y asegurara que había múltiples precisiones que hacer, pues lo publicado difería con lo que ella había declarado.

En entrevista con Broojula, Roberta Jacobson, aclara la información que ella recibió sobre García Luna nunca fue corroborada:

El expresidente Felipe Calderón aseguró esta mañana a través de su cuenta de Twitter, que aunque el presidente López Obrador se oponga, el gobierno federal tendrá que recurrir al endeudamiento.

Calderón explicó en un hilo de Twitter que contraer deuda es lo correcto dada las circunstancias que se viven en México y el mundo por la crisis generada por la pandemia del Covid-19. Indicó que para poder resistir el impacto de la recesión, el gobierno mexicano tendrá que endeudarse, principalmente debido a que ya se usó en gasto corriente la mitad del Fondo de Reserva creado para estas contingencias.

El exmandatario recordó que la deuda pública entre el 2006 y el 2012, tuvo tres modificaciones: se reconoció como deuda lo que antes se conocían como Pidiregas que era deuda oculta y se fondearon las pensiones de los servidores públicos (maestros, médicos del ISSSSTE) que no estaban fondeadas. Adicional, dijo que en la crisis financiera de 2009 y durante el golpe de la influenza AH1N1 se lanzó un programa de estímulos económicos con un fuerte componente de gasto público que calificó como exitosos.

En ese sentido dijo, la deuda quedó en 32% del Producto Interno Bruto (PIB) que aseguró es bajo comparado con los casos del resto de países en el mundo.

También señaló que durante su administración, las reservas internacionales alcanzaron su máximo histórico. Afirmó que mejoró la calificación crediticia  del país, la cual ahora con el nuevo gobierno ha sido degradada, mientras que el riesgo país llegó a ser menor en 2010 que el de España e Italia.

«La credibilidad y fortaleza financiera de México permitió la emisión de un bono a 100 años», remató Calderón.

Y es que esta mañana, durante su conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador indicó que no está de acuerdo con la cancelación de la deuda pública u obtener una prórroga como lo planteó el coordinador de la banca de Morena en la Cámara de Diputados, pues dijo, que México tiene la capacidad para hacer frente a los compromisos adquiridos.

Fue en ese sentido que recordó que el gobierno del presidente Vicente Fox dejó una deuda pública de un billón 700 mil millones de dólares, mientras que con Felipe Calderón aumentó alrededor de cinco billones, para finalmente con el expresidente Enrique Peña Nieto terminó en 10 billones.

«Nosotros en términos reales no la hemos aumentado, pero esto nos significa de 42, 45 por ciento del Producto Interno Bruto, tenemos que destinar como 600, 700 mil millones de pesos sólo al pago de intereses de deuda (…) . Lo que queremos es esperar a ver si hay estabilidad financiera para hacer bien las cuentas, no precipitarnos. De todas maneras, lo que tengamos de ahorro va para deuda», dijo AMLO.

Y es que admitió que ahora con la depreciación del peso significará un incremento, pues cerca del 20% de la deuda está contratada en dólares.

López Obrador dijo que ha recibido diversas recomendaciones de que sí se recurra al endeudamiento, pues es una circunstancia especial de crisis la que enfrenta el país, además de que cuando haya crecimiento y recuperación se puede volver al nivel en el que está actualmente. «Yo estoy procurando que no sea así, que hagamos todo el esfuerzo para que la mantengamos en los mismos términos, porque esa medida de acudir por deuda es sencilla», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) retomó este lunes el tema del asesinato de la menor de siete año, Fátima, en la Ciudad de México. Resaltó que ya se detuvieron a los presuntos responsables, lo que demuestra que ya no son los tiempos de Felipe Calderón y Genaro García Luna, donde imperaba la impunidad.

“El que la hace la paga, no es de que se comete un crimen y hay impunidad, eso se terminó, puede ser que lleve tiempo, porque hay que hacer investigaciones, pero se trabaja todos los días para el esclarecimiento de crímenes y castigo de responsables, ósea, no es el tiempo de Calderón en que el secretario de seguridad pública era García Luna, ya para que también se estén quietos los conservadores”, dijo AMLO.

Sobre la información que se dio a conocer respecto a que existen funcionarios y empresarios que siguen operando en favor de Genaro García Luna, quien se encuentra detenido en Estados Unidos, el presidente pidió esperar a que concluyan las indagatorias para poder saber de quiénes se trata, aunque descartó vínculos del investigado con funcionarios de su gobierno.

«En el caso nuestro no creo que haya funcionarios vinculados a García Luna, me refiero a los negocios que se hicieron o que presuntamente se llevaron a cabo, esto por el juicio que está enfrentando en Estados Unidos”, dijo AMLO en su mañanaera.

Explicó que a García Luna, secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, se le están señalando vínculos con una de las bandas del crimen organizado, y quien aseguró, posteriormente mantuvo relación con algunos funcionarios de la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.

Sobre el proceso judicial que se le sigue a García Luna en EUA, indicó que le rechazaron la solicitud de seguir su proceso en libertad, pues las autoridades estadounidenses consideraron que se podría fugar.

Refirió que de acuerdo a medios internacionales, Genaro García Luna tiene socios en el sector privado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) precisó esta mañana que la transferencia de 2 mil millones de pesos que la Secretaría de Gobernación (Segob) realizó a una cuenta de la familia de Genaro García Luna se realizó durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón.

Aunque no quiso revelar el nombre del secretario de Gobernación que encabezaba la dependencia cuando se hizo la operación, el mandatario expuso que la transferencia se realizó durante el gobierno calderonista.

“En efecto, se llevó a cabo esa operación de 2 mil millones y que de ese dinero, una parte se transfirió a una cuenta personal de la familia de García Luna. No tengo dato del año. Fue en el tiempo del gobierno de Calderón», dijo durante su conferencia matutina.

Cuestionado sobre si por el nivel de involucramiento de autoridades de alto nivel es creíble que el presidente en turno no supiera de dichas actividades ilícitas, AMLO pidió esperar a la declaración del exsecretario de Seguridad Pública.

Dijo que habría que esperar a que el juez resuelva en Estados Unidos; añadió que todo es cuestión de tiempo, pues al estar en un juicio, García Luna va a tener que declarar, ya que si no dice nada y oculta cosas, va a ser mayor la pena si resulta culpable.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, fue detenido la semana pasada en Texas, Estados Unidos, acusado de recibir sobornos millonarios por parte del Cártel de Sinaloa.

Sobre el caso del exfuncionario federal, su abogado Juan Pablo Morillo, descartó que se tenga la intención de declararse culpable en el proceso por corrupción y narcotráfico que enfrenta.

García Luna «no tiene ninguna intención de declararse culpable. Tiene toda la intención y voluntad de defenderse. Estamos en el proceso de armar su defensa», declaró el abogado. Precisó que el no haber impedido su traslado a Nueva York «no significa que no vamos a pelear el caso».

Una investigación especial de El Universal, revela esta lunes que entre 2006 y 2018, el gobierno federal gastó 675 millones 750 mil 402 dólares en la compra de aeronaves para la Fuerza Aérea Mexicana.

Entre las aeronaves destaca el avión Presidencial, un Boeing 787-8 Dreamliner, que representó un costo de 127 millones 348 mil 857 dólares; y aunque se adquirió durante la administración del expresidente Felipe Calderó, entró en funciones con Enrique Peña Nieto.

En el sexenio de Calderón, destacan las adquisiciones de un jet ejecutivo Challenger 605, en 26 millones 889 mil dólares, y del avión turbohélice King Air 350i, en 8 millones 86 mil dólares. Están, además, cinco helicópteros Cougar EC725, con un valor de 27 millones 500 mil dólares cada uno. En ese mismo lapso se compraron 11 aeronaves, cinco aviones y seis helicópteros.

Por su parte, en la administración de Peña Nieto las compras aumentaron 90%. De 2012 a 2018 se adquirieron 21 aeronaves: 16 aviones y cinco helicópteros. Destacan un Black Hawk UH-60M, en 14 millones 188 mil dólares; nueve aviones: un Challenger 605, un King Air 350R, un King Air 350i, un T-6C+, un CASA C 295W, un GRUOB G150 y tres Gulfstream 150, 450 y 550.

Debido al derroche de recursos que hubo en esta material, tan pronto llegó al poder, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) decidió no comprar ningún avión o helicóptero, además de que ordenó una revisión del catálogo de aeronaves, así como la venta de aquellas que no sean necesarias para el servicio público.

AMLO indicó que salvo los integrantes del gabinete de seguridad, todos los funcionarios, incluido él, deben hacer sus traslados en vuelos comerciales o por carretera.

Luego de que se diera a conocer que en los ataques en redes sociales contra la prensa fueron promovidos por usuarios reales y por «bots» relacionados con las cuentas de uno de los hijos de Felipe Calderón, Aurelio Nuño y Juan Carlos Romero Hicks, los señalados negaron rotundamente estar detrás de esa campaña.

El expresidente Felipe Calderón exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador retractarse de la acusación que se hizo en contra de su hijo Luis Felipe Calderón Zavala, a quien se vincula con cuentas de «bots» que también están asociadas a la propagación de un sentimiento negativo hacia el actual gobierno.

El exmandatario federal acusó a López Obrador de utilizar el poder del Estado a través de su rueda de prensa “para deslizar una mentira sobre mi hijo y exponiéndolo.

“Es una cobardía inadmisible. Si quiere distraer a la opinión pública de sus fracasos, hágalo de otra manera, indicó respecto al estudio de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana que el Ejecutivo federal presentó este lunes sobre tendencias en Twitter de ataques a la prensa.

Respecto al contenido de ese análisis, en el que también se involucra al exsecretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, fue el priísta quien utilizó sus redes para negar su participación.

Por su parte el panista Juan Carlos Romero Hicks negó estar detrás de esa campaña y señaló que “jamás le he faltado el respeto a la investidura presidencial; jamás he pagado ni pagaré una estrategia de redes que golpe al presidente».

En tanto, el administrador de la cuenta @tumbaburross en Twitter señaló que él no es Luis Felipe Calderón Hinojosa, “niego categóricamente que él tenga algo que ver con la creación o propiedad de @tumbaburross ni con el contenido de las publicaciones que se hacen en mis cuentas, señaló en esa cuenta.

El expresidente Felipe Calderón afirmó que la condonación de impuestos durante su administración no fue una facultad ni decisión de él como titular del Ejecutivo federal; dijo que se trató de un beneficio para los contribuyentes previsto en la ley fiscal.

Calderón Hinojosa explicó que las condonaciones de impuestos aplicadas en su gobierno estaban consideradas en un programa previsto en el artículo séptimo transitorio de la Ley de Ingresos vigente que buscaba recuperar la cartera vencida del SAT condonando recargos y multas muy onerosos.

Refirió que durante su gobierno se cobraba casi 2.0% por cada uno de estos conceptos al mes, lo que hacía impagables los créditos por gastos de ejecución, pero que se les condonaba sólo si los contribuyentes se ponían al corriente de 2004 a 2006 y hubieran sido objeto de revisión de sus cuentas.

Subrayó que en el caso de los créditos fiscales, para la autoridad hacendaria era mejor hacer un descuento y recuperar algo con un programa de pronto pago que perder recursos.

“No son decisiones que toma el presidente, yo no hice actos de condonación a favor de nadie, todas las personas que aparecen en esa lista fue porque se acogieron al programa del SAT y se refería en su mayoría a créditos fiscales a punto de prescribir y que buscaba dar incentivos para que la gente se regularizara», sostuvo el exmandatario.

Tras asegurar que desconocía la lista de beneficiarios dada a conocer ayer, el expresidente indicó que si hay algunos créditos fiscales que se hayan condonado irregularmente, “yo soy partidario de que se castigue.

Felipe Calderón descartó que el SAT hayan cometido alguna arbitrariedad, “lo dudo rotundamente, pero si la hay, soy el primero en exigir que vayan y les cobren, puntualizó.

Y es que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dio a conocer que en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto fueron condonados nueve mil 941 condonaciones de impuestos, lo que derivó en que 172 mil 335 millones 775 mil 366 pesos no ingresaran a las arcas del gobierno federal entre 2007 y 2015.

De acuerdo a información revelada por el periódico Reforma, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto las fiestas patrias costaron a los mexicanos 116 millones de pesos.

La información presentada indica que en los seis años de la administración de EPN acudieron a Palacio Nacional, tanto al Grito de Independencia como al Desfile, alrededor de 9 mil 150 invitados especiales.

Por su parte la Secretaría de Defensa Nacional y la Marina destinaron recursos superiores a los 2 millones de pesos cada una para la realización del desfile cívico-militar.

Fue con EPN con quien el gastó de las festividades patrias se disparó; con el presidente Felipe Calderón, las festividades tuvieron un costo de entre 10 y 13 millones de pesos. Con Peña Nieto el gasto incremento, alcanzó en 2018 un monto de 21 millones de pesos en 2018.

Entre los invitados que se solían recibir en Palacio Nacional figuraban amigos de la familia presidencial, incluso amigos de los hijos del mandatario.