Tag

Marcha

Browsing

Miles de estudiantes salieron a las calles este martes en Guanajuato capital, para exigir el esclarecimiento de la muerte de su compañero Ángel Yael Ignacio Rangel a manos de la Guardia Nacional.

“¡Ángel no murió, la Guardia lo mató!” y “¡Me quiero titular, no quiero que le lleven mi cuerpo a mi mamá!”, fueron algunas de las consignas que gritaron los alumnos de la Universidad de Guanajuato, donde Ángel Yael, de 19 años, estudiaba agronomía.

Fue el 27 de abril en Irapuato, cuando elementos de la Guardia Nacional dispararon en contra de la camioneta en la que circulaba Ángel, quien falleció en el lugar. En el ataque también resultó herida su compañera, Edith Alejandra Carrillo Franco, de 22 años, mientras que el conductor del vehículo, Aarón Eduardo Ramírez Jorge, de 19, salió ileso.

Derivado de este incidente, al menos dos agentes fueron detenidos. Sin embargo, uno de ellos, que había sido imputado por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa, fue liberado el pasado sábado, decisión que será apelada, según anunció la propia Fiscalía General de la República (FGR).

Sobre el tema, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta semana en su mañanera que los responsables deben ser sancionados. «La instrucción que se tiene es que todos los que participaron estén disponibles para la investigación, todos, y que se lleve a cabo un trabajo a fondo”, afirmó.

Los estudiantes se reunieron este martes por la mañana en las escalinatas del edificio central de la universidad, las cuales amanecieron con pintura roja derramada, simulando sangre. De ahí partieron hacia la Plaza de la Paz.

En la marcha también estuvo presente la mamá de Ángel Yael, Norma Lucía Rangel Sánchez, quien agradeció la solidaridad de los alumnos con su hijo fallecido. “Créanme que desde el cielo, mi hijo los estará apoyando”, dijo.

Será el próximo viernes cuando se reanude la audiencia de imputación en contra del elemento de la Guardia Nacional que está en prisión preventiva, como presunto responsable de la muerte del estudiante.

Miles de personas salieron este domingo a las calles de la Ciudad de México para exigir el esclarecimiento de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, cuando se cumplen siete años de los hechos.

Como cada año, la manifestación inició en el Ángel de la Independencia encabezada por los padres y madres de los jóvenes, quienes recorrieron calles del centro de la Ciudad hasta llegar a la plaza del Zócalo.

Antes de partir, un sacerdote ofició una misa en recuerdo de los desaparecidos, cuyos rostros estaban impresos en las pancartas que llevan sus familias.

La manifestación transcurrió entre consignas como «Vivos se los llevaron, vivos los queremos» y algunas pintadas en el mobiliario urbano, aunque sin dejar daños mayores.

Frente a un monumento con el símbolo «+43» instalado años atrás en Paseo de la Reforma y Bucareli, familiares y estudiantes corearon los nombres de los desaparecidos. En este punto, uno de los familiares recordó a los tres padres de familia que ya han fallecido sin saber qué ocurrió con sus hijos. «En memoria de ellos vamos a exigir justicia y vamos a seguir caminando hasta dar con el paradero de los 43 estudiantes», dijo.

Ya en el Zócalo, donde guardaron un minuto de silencio en recuerdo de los estudiantes, los familiares pidieron al presidente López Obrador que se investigue al Ejército «a fondo», pues aseguran que el Ejército manejó al C4 (centro de monitoreo de la Policía), por lo que ellos habrían tenido conocimiento de cómo estaban atacando a los normalistas.

Además, sostuvieron que hay pruebas y testimonios que elementos del 27º Batallón de Infantería de Iguala habrían participado en los hechos.

La desaparición de los 43 estudiantes cumplió este domingo siete años, tiempo en el que solo tres de los jóvenes han sido identificados y el responsable de la investigación en el gobierno de Enrique Peña Nieto, Tomás Zerón, se encuentra prófugo en Israel.

Según la versión del gobierno anterior, los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa fueron detenidos la noche del 26 de septiembre de 2014 por policías en Iguala, Guerrero, y entregados al cártel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el basurero de Cocula y tiró los restos en un río cercano.

Pero este relato, conocido como la «verdad histórica», fue cuestionado por los familiares y por una investigación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que señaló que los cuerpos no pudieron ser quemados en ese lugar.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reabrió el caso en 2018 y tiró definitivamente esta versión al identificar restos no calcinados de dos de los estudiantes, Christian Rodríguez en 2020 y de Jhosivani Guerrero en junio pasado, ambos en la barranca de la Carnicería, fuera del basurero.

Estas dos identificaciones se suman a la de Alexander Mora, cuyos restos fueron hallados en el río en 2014.

Omar Gómez Trejo, el principal investigador del caso, dijo la semana pasado que los resto óseos encontrados cerca de un basurero próximo a Iguala coinciden con tres de los 43 estudiantes.

Pero a diferencia de las investigaciones anteriores, ya desacreditadas porque presuntamente se torturó a sospechosos y hubo manipulación de pruebas, Gómez Trejo dijo que los restos de los estudiantes posiblemente fueron diseminados en diversos lugares.

En una reunión el pasado viernes, López Obrador explicó a los padres que pidió a Israel la extradición de Tomás Zerón, artífice de la «verdad histórica», mientras que las familias criticaron el desdén que perciben por parte de la Fiscalía y el Ejército para esclarecer lo sucedido.

Foto: Twitter @CentroProdh

Familiares de niños con cáncer preparan una gran manifestación el próximo sábado que, han anunciado, recorrerá el primer cuadro de la Ciudad de México, y con la que buscan exigir al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) garantizar el abastecimiento de medicamentos oncológicos tras tres años de escasez.

«Lo único que hemos encontrado son descalificaciones de la actual Administración. No vamos a permitir que más niños sigan perdiendo la vida», dijo la abogada Andrea Rocha, quien representa a 220 padres y madres de niños con cáncer.

Diversas organizaciones como el Movimiento Nacional por la Salud marcharán junto a familiares de niños con cáncer desde el Ángel de la Independencia, ubicado en Paseo de la Reforma, y que planea llegar hasta la plancha del Zócalo capitalino.

A la marcha acudirán padres y madres de diferentes estados como Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Puebla, Guerrero y Chiapas, dijo Rocha.

Los manifestantes llevarán al Palacio Nacional una petición para que el gobierno exhiba los contratos de compras de medicamentos oncológicos y el presupuesto para su adquisición. «Los papás y mamás están cansados de llegar a reuniones con el gobierno y que les muestren gráficas pero los medicamentos no lleguen a las clínicas», dijo la abogada.

Y es que la crisis por el desabastecimiento de medicamentos oncológicos se agudizó en 2019 tras la llegada al poder de López Obrador, cuyo gobierno modificó los métodos de adquisición de medicamentos para combatir la corrupción y los monopolios farmacéuticos, y además hizo recortes presupuestarios.

López Obrador ha atribuido en varias ocasiones la falta de medicinas para niños con cáncer a un sabotaje de las farmacéuticas y ha culpado a los gestores de los hospitales de que las medicinas no lleguen a los pacientes.

El gobierno anunció el pasado 1 de julio que distribuyó 30,000 unidades de medicamentos oncológicos después de varias manifestaciones de familiares que bloquearon el acceso del aeropuerto capitalino.

Recordemos que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, acusó a las familias de politizar el desbasto y dijo que la derecha usa el movimiento para promover un «golpe de Estado».

Foto: Twitter @EsTendenciaHoy

Luego de la manifestación de mujeres la tarde de ayer, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum,  aseguró que el movimiento feminista merece el nuestro respeto y simpatía, aunque rechazó los actos de violencia en las movilizaciones que se presenten en la capital.

Recordó que el aborto es legal desde 2007 en la Ciudad, y dijo que incluso durante la pandemia han estado funcionando nueve clínicas y hospitales que atienden la salud sexual y reproductiva de las mujeres, incluyendo la Interrupción Legal del Embarazo.

Sheinbaum Pardo dijo que siempre ha estado de acuerdo con que no se debe penalizar el aborto y que se deben dar las condiciones para el derecho a decidir.

Señaló que en la movilización que se presentó la tarde de ayer en las inmediaciones del Centro Histórico, venía un grupo de mujeres «muy violentas, con bombas molotov, martillos, pistolas con gasolina, cohetones, spray con gas y otros artefactos peligrosos».

Explicó que pese a que el objetivo del grupo era llegar al Zócalo, elementos de la policía les contuvo, siempre con el acompañamiento de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México. Incluso aseguró que se les invitó a que continuaran caminando si entregaban los objetos peligrosos que portaban aunque se negaron a hacerlo.

La mandataria capitalina refirió que como saldo de la movilización de ayer, hay 44 policías mujeres lesionadas, además de los daños a mobiliario urbano.

Indicó que en ocasiones anteriores, a los grupos de mujeres se les ha permitido entrar al Zócalo, sin embargo, en esta ocasión recordó el plantón de FRENAAA en el Zócalo, por lo que considerando el antecedente de agresión de algunos de los grupos feministas y el uso de objetos peligrosos, no había condiciones para que coexistieran las dos protestas en la plancha.

«El movimiento feminista merece todo nuestro respeto y simpatía. Yo me reconozco como feminista, lo que no estamos de acuerdo es con la violencia, no podemos aceptar la violencia de ningún tipo; siempre vamos a estar del lado de las víctimas, de las mujeres violentadas. Siempre vamos a estar del lado de la justicia», sostuvo la Jefa de Gobierno.

Sheinbaum Pardo dijo que cuando se ha presentado abuso policial, ha sido sancionado, por lo que ahora no se puede justificar la agresión de una persona a otra, específicamente de una mujer a otra mujer. Al respecto, la morenista reconoció la labor de las mujeres policías por su «entereza» en la movilización de ayer.

A las y los manifestantes les reiteró que siempre estará abierta la puerta del Gobierno de la Ciudad para dialogar, construir acciones y agendas de Gobierno.

«Todo protocolo se puede mejorar, pero pido, como Jefa de Gobierno, que entre todas y todos construyamos la paz en la ciudad; podemos no estar de acuerdo, pero no podemos justificar estos niveles de violencia», remató.

Diversos grupos de mujeres marchan esta tarde en la zona centro de la capital, en rechazo a la decisión de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de despenalizar el aborto en Veracruz.

Los contingentes, que salieron del Monumento a la Revolución, se dirigen a la sede la Suprema Corte, ubicada en el primer cuadro de la Ciudad.

Las asistentes, en su mayoría vestidas de negro y con un pañuelo verde, han realizado pintas en su paso por las calles de la Ciudad, mientras que otras lanzaban petardos, palos y cualquier objeto que encontraran en su camino.

En la zona del Caballito, en Paseo Paseo de la Reforma, así como en la Alameda Central y Bellas Artes, se registraron algunas pintas.

A su llegada al Zócalo, el contingente se dispersó y algunas de las manifestantes corrieron a la calle 20 de noviembre,  Ahí, los elementos de la policía encapsularon a parte de las manifestantes, provocando forcejeos.

El contingente de mujeres, desde que salió del Monumento a la Revolución, fue acompañado por el grupo Atenea de la Policía Femenil.

En las inmediaciones de la Suprema Corte, se encuentra otro contingente de mujeres desde hace varios días, en seguimiento a la discusión que se realizó sobre la despenalización del aborto en Veracruz.

Por segunda ocasión, un grupo de personas vestidas de negro y con el rostro cubierto, salieron a las calles del centro de la Ciudad de México en contra del abuso policial.

El grupo partió del Ángel de la Independencia sobre Paseo de la Reforma con rumbo al Zócalo; y lo que comenzó como un acto de protesta por la agresión de la joven Melanie, quien el viernes pasado resultó agredida por elementos de la policía capitalina, terminó en actos vandálicos.

Durante el recorrido se reportan daños y pintas a estaciones del Metrobús Línea 7, mobiliario público y establecimientos comerciales; algunas vallas que habían sido colocadas para resguardar los comercios, fueron derribadas e incluso utilizadas como armas para seguir ocasionando daños.

Y aunque elementos de la policía capitalina avanzaban a la par del contingente, no intervinieron ni detuvieron los destrozos que hicieron.

Debido al paso del contingente, varias estaciones del Metrobús y del Metro tuvieron que cerrar.

A su paso por Bellas Artes, los encapuchados siguieron con las pintas, en las que exigían justicia para el caso de la menor, así como por la muerte de Giovanni López en Jalisco.

Una vez que se perfilaron para entrar al Zócalo, en la calle 5 de mayo, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, lograron entrar a una tienda deportiva y saquearla. Quebraron cristales de los establecimientos, arrancaron cámara de seguridad y pintaron las fachadas.

Adicional se registraron diversos ataques a los representantes de los medios de comunicación, quienes cubrían su marcha. Exigían no ser grabados.

Finalmente, una parte del contingente llegó al Zócalo capitalino, donde se manifiestan frente a las oficina de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Otro grupo, se dirigió a la Fiscalía General de Justicia capitalina.

¿Cuántas mujeres salieron a la calle el domingo? ¿Cuántas marcharon? El gobierno da una cifra a la baja, mostrando una vez más que no entiende. Pero dejemos de lado cuántas marcharon. Si queremos hablar de número es mejor voltear a ver otros datos. En México, de los 123.5 millones de habitantes, 65 millones somos mujeres. Aline Ross estuvo en mi podcast Broojula en una edición especial sobre el Día Internacional de la Mujer hablando de unos números, datos del INEGI, que dejan en claro lo que está ocurriendo en México en materia de violencia hacia la mujer.

Casos de violencia intrafamiliar: 76% de las víctimas son mujeres; 82% de los imputados son hombres. Abuso sexual: el 75% de las víctimas son mujeres; el 93% de los imputados son hombres. Hostigamiento sexual: el 80% de las víctimas son mujeres; el 95% de los imputados son hombres. Violación sexual: 80% de las víctimas son mujeres; 90% de los imputados son hombres. Rapto: 92% de las víctimas son mujeres; 86% de los imputados son hombres. Acoso: 90% de las víctimas son mujeres; 88% de los imputados son hombres. Y homicidio: 74% de las víctimas son hombres; 90% de las imputadas son hombres.

Esto deja en claro, con datos duros, que los hombres en México nos están violentando; abusando; hostigando; violando; raptando y acosando a las mujeres. En México, la anatomía es destino. ¿Qué queremos entonces? ¿Por qué se marchó el domingo y se hizo un paro el lunes? Porque se quiere poner estos datos en la mesa, en la agenda, para que sociedad y gobierno logremos un cambio.

La exigencia en la marcha del domingo y en el paro de #UnDíaSinNosotras no es para pedir que ocupemos el lugar que tienen los hombres. Las mujeres no queremos imitar a los hombres. La marcha y el paro es para exigir algo distinto. Es para exigir más igualdad, que no significa desplazar ni imitar al género masculino. Sin duda hemos avanzado en todos los ámbitos – laboral; doméstico y de derechos políticos – pero dentro de un sistema que no se ha reformado; que se rige por las reglas masculinas. Hay todavía un largo camino por recorrer para hacer que el sistema sea horizontal.

Exigimos más porque queremos un sistema económico basado en el mérito y no en el género. Eso implica no solo acceso a espacios de trabajo, sino un sueldo parejo. Un piso parejo. Ganar el mismo sueldo por el mismo trabajo que un hombre. Actualmente el salario de la mujer es 1.5 veces menor que el de los hombres. No se pide un régimen especial. Se quiere igualdad. Y, evidentemente, se quiere seguridad. Fin a la impunidad por las muertes y la violencia hacia las mujeres por parte de los hombres. No más feminicidios.

La activista Gloria Steinem escribió un ensayo en la revista TIME en 1970 señalando el mundo ideal al que aspiraría para Estados Unidos. Un mundo que hoy ha logrado avances, sin duda, pero tremendos retrocesos, como lo muestra tener a un presidente misógino al mando: Donald Trump. Retomando su aspiración, yo pienso en el México utópico en el cual la anatomía no sea el destino de hombres y mujeres. En donde no ocurra que 63 de cada 100 mujeres reporte haber padecido algún incidente de violencia.

Columna completa en El Universal

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, grupos de mujeres llevaron a cabo dos manifestaciones en la Ciudad de México, las cuales registraron una asistencia de poco más de 3 mil personas, de acuerdo a datos del gobierno capitalino.

La administración local señaló que una primera marcha inició cerca de las 17:40 horas del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, en la que participaron cerca de 3 mil personas; y una segunda marcha partió a las 19:00 horas del Monumento de la Revolución al Zócalo, en la que participaron cerca de 150 personas.

Se indicó que la mayor parte de las asistentes a la marcha se manifestaron de forma pacífica, sin embargo, durante la ruta se identificó un grupo de personas con el rostro cubierto que ocasionaron daños en algunos parabuses de Paseo de la Reforma, así como pintas en diversos monumentos; incluso señalaron que en algunos casos intentaron prender fuego, mismo que fue controlado de manera inmediata por las policías capitalinas.

«En todo momento, tanto mujeres policías como servidoras públicas realizaron su labor bajo la consgina reiterada del Gobierno de no caer en provocaciones, ni en confrontaciones, ya que la violencia genera más violencia, por lo que las uniformadas realizaron acciones de contención y protección para preservar el derecho a la manifestación y el respeto a los Derechos Humanos», señaló el gobierno de Claudia Sheinbaum.

De acuerdo con el reporte policial, se registraron dos lesionados, una asistente a la marcha y un periodista; ambos fueron atendidos en el sitio por elementos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), y no requirieron traslado al hospital.

El gobierno detalló que se contó con el apoyo voluntario de 2 mil servidoras públicas, y se desplegaron 2 mil 516 mujeres policías adscritas al agrupamiento Atenea de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC). Adicional, al finalizar la movilización, la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México implementó un dispositivo de limpieza con 150 elementos, 15 vehículos y dos barredoras que intervinieron inmediatamente para realizar labores de eliminación de grafiti, de barrido y limpia, por el recorrido de la marcha.

Foto: Twitter

Diversas organizaciones que conforman el Frente Auténtico del Campo se preparan para marchar en las próximas horas hacia el Zócalo, en el marco del desfile por el Aniversario de la Revolución Mexicana.

En las inmediaciones de la Cámara de Diputados, los casi cinco mil manifestantes empezaron a preparar su salida hacia Fray Servando, para de ahí marchar hacia el Zócalo capitalino.

Debido a las movilizaciones de las organizaciones campesinas, se encuentran instalados varios retenes y cinturones de policías capitalinos para evitar la llegada de los manifiestantes al centro de la ciudad.

Marco Antonio Ortiz, dirigente de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (Coduc), informó que a pesar de un operativo de más de dos mil policías capitalinos que buscarán impedir su participación en el desfile «histórico», ingresarán al Zócalo y marcharán para exponer sus demandas presupuestarias.

“Vamos a marchar y vamos a llegar al Zócalo, aunque nos pongan retenes policiales, indicó el dirigente.

Estas organizaciones cumplen hoy 14 días de plantón en San Lázaro en demanda de reasignaciones al presupuesto de 2020 para programas del campo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó esta mañana que se haya expuesto a los trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México que participaron en el «cincturón de paz» durante la marcha por el 51 Aniversario de la matanza del 2 de octubre.

“Nada de gravedad… tengo otros datos y puedo decir que salieron bien las cosas. Nuestros adversarios se frotan las manos pero se quedan con las ganas», dijo AMLO al cuestionar que se hubiera acusado a su gobierno de represor si en lugar de cordón de paz hubieran participado granaderos.

Recordó que los participantes en el «cincurón» tenían la instrucción de no responder a una provocación.

AMLO agradeció a los ciudadanos por el buen comportamiento general durante la marcha porque «ayudaron mucho» para evitar violencia.

“Hubo hechos pero no como la vez pasada; ayudó la gente, por eso les agradecemos mucho. Los de camiseta blanca hicieron cordones de paz y evitaron a actos violentos, así como a la ciudadanía que se solidarizó y evitó mayores incidentes», sostuvo el presidente.

Dijo que el dispositivo de ayer fue conducido por el Gobierno de la Ciudad de México con el apoyo del Gobierno Federal.

Respecto a si acusará a quienes cometieron destrozos con sus mamás, como advirtió ayer, López Obrador dijo que “vamos a ver, eso ayuda porque las mamás, papás, abuelitos, abuelitas ayudan mucho a la familia porque muchas veces no se sabe en la familia que están haciendo los jóvenes y cuando se enteran ayudan, pero lo vamos a dejar así por ahora».

El Gobierno de la Ciudad de México informó que durante la marcha de ayer 2 de octubre de 2019, diversos contingentes encabezados por el Comité  del 68, salieron de la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, rumbo al Zócalo capitalino, en donde se registró una asistencia de  cerca de 10 mil personas.

Indicó que la mayoría de los asistentes se manifestaron de forma pacífica, sin embargo, reconoció que un grupo de alrededor de 100 personas encapuchadas se mezclaron entre los contingentes, quienes lanzaron petardos y rompieron vidrios en algunos puntos del recorrido.

«El objetivo de estos grupos era provocar un escenario de represión en donde los elementos de la Policía de la Ciudad de México, utilizaran la fuerza de forma generalizada contra los asistentes, lo cual no ocurrió», enfatizó el gobierno de la Ciudad de México.

Respecto al llamado “cinturón de paz”, que estuvo formado por ciudadanos y 12 mil servidores públicos, la administración capitalina sostuvo que fue exitoso en su acompañamiento a la marcha y para contener la violencia, agresiones y provocaciones.

El gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum indicó que se protegieron negocios, templos y áreas de patrimonio histórico de la capital, en atención a la solicitud planteada por los responsables de los inmuebles.

Adicional, la Secretaría de Seguridad Ciudadana apoyó con cerca de 2 mil 500 elementos policíacos que efectuaron labores de contención y aislamiento de grupos que esperaban que la policía reprimiera a los manifestantes con el objetivo de repetir conductas de años anteriores.

Reportaron que el saldo de la manifestación fue de 14 personas lesionadas, la mayoría elementos de la policía con heridas leves y tres que ameritaron traslado al hospital. Adicional, se detuvo, de manera momentánea, a tres personas que habían tirado petardos, aunque minutos después fueron liberadas ante la mediación de diversas organizaciones de la sociedad civil.

Foto: Twitter

Esta mañana, la jefa de goberno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ofreció una conferencia de prensa en la que habló sobre la movilización que se espera el día de mañana como parte de la conmemoración 51 de la represión al movimiento estudiantil de 1968.

«Hemos participado en distintas ocasiones en esta movilización porque siempre luchamos en contra de un régimen autoritario y represivo y hacemos un llamado para que la movilización del día de mañana sea una movilización pacífica», dijo la mandataria local.

Recordó que una de sus primeras acciones al asumir la administración capitalina, atendió una de las demandas del movimiento estudiantil: la desapareciera el cuerpo de granaderos. Indicó que la Secretaría de Seguridad Ciudadana está para proteger a la ciudadanía y no para reprimir ningún movimiento social.

Adelantó que para la movilización de mañana, su administración será «muy responsable». Detalló que han estado en comunicación con distintos grupos organizadores, quienes se han unido al llamado de que sea una movilización pacífica.

Aclaró que debido a los hechos que se han presentado en las últimas movilizaciones, y a que en años recientes algunos grupos han intentado generar violencia y agresiones, se ha optado por llevar a cabo diversas acciones.

Mencionó que la primera será el implementar un «cerco de paz”, es decir, un cinturón de paz de funcionarios públicos y ciudadanos que ayudarán a resguardar toda la movilización. Adicional, alejado de la manifestación,se contará con presencia policial para atender situaciones de violencia; detalló que será principalmente de mujeres policías.

Sheinbaum Pardo indicó que se está en plena coordinación con la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, quien tiene sus  propios protocolos para atender movilizaciones en la capital. En ese sentido dijo, no va a haber represión, pero tampoco serán permisivos de acciones de agresión.

En ese sentido, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, Nashieli Ramírez, indicó que su participación consistirá en acompañar la movilización como observadores y documentando qué pasa en ella.

En este caso vamos a tener dos ombudsmóvil, uno en la vanguardia y otro en la retaguardia. Vamos a tener alrededor de seis equipos que se manejan en diferentes tramos de la marcha -de los dos lados-, cubriendo los dos lados haciendo estas acciones que nos competen y las vamos a hacer con un equipo reforzado para el día de mañana.

Dijo que también participarán en el cinturón de paz que se implementará. En total participarán 12 mil servidores públicos y 25 altos directivos de la Comisión.

«Nosotros coincidimos con la postura del Gobierno de la Ciudad en torno a que no podemos en una marcha que es para conmemorar la represión, de que nunca más se repita, el tener de bote pronto posiciones que se acerquen a eso; y por lo tanto consideramos que este es un proceso además de aprendizaje», dijo Ramírez.

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habló sobre los actos vandálicos que se registraron ayer en la marcha por los cincos años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

«Dicen algunos y respeto desde luego ese punto de vista, que son anarquistas. No, el anarquismo es un movimiento muy profundo en ideales, productivo, propositivo; no es anarquismo lo de ayer, ahora sí que lo que diga mi dedito, esa es una variante del conservadurismo, de tantas variantes que tiene el conservadurismo», señaló el presidente.

Indicó que es fácil saber que no es anarquismo, pues el destruir una librería no tiene nada que ver con un movimiento de izquierda, con un movimiento progresista.

Dijo que aunque no se tiene detectados los nombres de dichos grupos, se sabe que son provocadores que se infiltran en las marchas. Hizo un llamado al gobierno de la Ciudad de México a hacer las investigaciones correspondientes y a actuar.

López Obrador dijo que otra variante del conservadurismo piden que se use la mano dura ante este tipo de actos, a lo que indicó que se tiene que respetar la ley, pero sin usar la fuerza, ya que para lograr eso es que se usa a los provocadores.

«Imagínense, 100, 50, que nos tienen aquí hablando del tema, logran su propósito; pero si se reprime, se les hace, como se dice coloquialmente, el caldo gordo. Entonces, vamos a hablar de otras cosas mejor y que la autoridad de la ciudad haga las investigaciones», sostuvo el mandatario.

Aprovechó para mandar un mensaje a los que hacen destrozos, que además de estarse portando muy mal, no tienen el respaldo de los ciudadanos.

Foto: Twitter

Policías federales inconformes con su traspaso a la Guardia Nacional anunciaron esta mañana su intención de manifestarse hoy en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Y aunque los elementos policiales comenzaron a reunirse al rededor de las 09:00 de la mañana en el Centro de Mando ubicado en Iztapalapa, para comenzar a movilizarse a la terminal aérea, la movilización no se concretó.

Sin embargo, cerca de este medio día, los elementos cumplieron su amenaza y procedieron al bloqueo de los carriles centrales del Circuito Interior, lo que ha afectado el ingreso a la terminal 1 del aeropuerto.

Sin embargo, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana llamó a los policías federales a no afectar a terceros con bloqueos de vialidades y a instalaciones sensibles.

A través de su cuenta de Twitter, la dependencia mencionó que permanece abierta al diálogo con los elementos federales inconformes y señaló que ningún policía de la corporación será cesado, además de que “cuentan con once opciones laborales para cambiar de adscripción y alternativas”.

La dependencia que encabeza Alfonso Durazo también pidió a los oficiales inconformes plantear sus inquietudes en un clima constructivo y de respeto.

“Hacemos un llamado a los compañeros policías federales a respetar los valores de la institución que representan, a no afectar a terceros con bloqueos de vialidades y a instalaciones sensibles y a plantear sus inquietudes en un clima constructivo y de respeto”, indicó la SSPC.

En la segunda audiencia, el juez de control Federico Mosso González vinculó a proceso a Luis Ángel «N», alias el «Chupas Estrada», por el delito de lesiones calificadas en contra del periodista Juan Manuel Jiménez.

El juez determinó dos años de prisión preventiva contra Luis «N», quien el pasado viernes 16 de agosto agredió al periodista en el marco de las movilizaciones que grupos de mujeres llevaron a cabo para exigir justicia y seguridad al gobierno capitalino.

La defensa del acusado presentó un recurso para impugnar los dos años de prisión preventiva que decretó el juez al considerar que es excesiva, para lo cual se fijó otra audiencia para el 26 de noviembre próximo para determinar si la solicitud es procedente.

«Insistimos que la medida cautelar es desproporcional y excesiva para la conducta que se le pretende que le pretende atribuir a mi representado, así como lo es el tiempo que piden de la investigación complementaria”, señaló Jonathan Solís, abogado de el «Chupas Estrada».

Sin embargo, el «Chupas Estrada» cuenta con antecedentes penales, fue recluido en mayo de 2014 en el Centro Preventivo y de Readaptación Social de Tlalnepantla por el delito de portación de arma de fuego sin licencia. Además de por robo de vehículo, posesión de estupefacientes y alteración del orden en la vía pública.