Tag

refinería

Browsing

La agencia Moody’s bajó la calificación de riesgo de las obligaciones senior no garantizadas de Deer Park Refining Limited Partnership, a Baa3 desde Baa2, y colocó las notas en revisión para rebajarlas, luego de que se anunciara que Pemex compraría la totalidad de sus acciones.

Una subsidiaria de Royal Dutch Shell acordó vender su 50% en la refinería ubicada en Texas a Pemex en 596 millones de dólares, para convertirse la estatal en la dueña absoluta de la instalación. Se espera que la transacción se cierre en el cuarto trimestre de este año.

«La rebaja de las calificaciones senior no garantizadas de Deer Park a Baa3 refleja la expectativa de Moody’s de que la recuperación total en las ganancias de la compañía y el perfil de apalancamiento se extenderá más allá de 2021», dijo Moody’s en un comunicado la noche de ayer.

La calificadora espera que Deer Park administre proactivamente sus requisitos de liquidez y refinanciamiento en 2021, incluido el de una línea de crédito renovable a corto plazo de 130 millones de dólares con vencimiento en julio de 2021 con los ingresos de los préstamos de los socios.

La agencia también explicó que la revisión a la baja de las calificaciones de Baa3 «refleja aún más la expectativa de Moody’s de que luego de la venta, las calificaciones de Deer Park serán impulsadas principalmente por su dinámica crediticia independiente y el perfil de deuda mucho más débil de Pemex».

Recordemos que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que se recuperaría en dos o tres años la inversión realizada para hacerse del control de la refinería Deer Park.

La evaluación crediticia independiente de Deer Park está limitada por su configuración de refinería única que, según el comunicado, Moody’s no considera acorde con la calificación de grado de inversión, a pesar de la alta complejidad, la escala significativa y alto nivel de flexibilidad en las materias primas.

Tal como lo había adelantado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), esta mañana durante la conferencia en Palacio Nacional, se abordó la compra de Pemex del total de acciones de la refinería Deer Park de Shell en Houston, Texas.

Pemex justificó la compra por 596 millones de dólares, retomando el discurso presidencial de que es necesaria para alcanzar la autosuficiencia energética del país.

“Será un paso muy importante para el cumplimiento de la autosuficiencia en la producción de combustibles planteada por el presidente de la República», sostuvo el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza. Añadió que en los próximos 30 años se incrementará la demanda de combustibles fósiles en el mundo.

“En los próximos 30 años se va a incrementar la demanda (de combustibles fósiles) no obstante los esfuerzos internacionales para transitar hacía energías limpias», señaló el director de Pemex. Y aunque reconoció que países europeos y Estados Unidos reducirán su demanda, no desaparecerá por completo su consumo, además de que economías emergentes como China, India y América Latina incrementarán significativamente su consumo

El directivo detalló que Pemex contaba con el 49.95% de las acciones tras una asociación de 1993 con Shell, que controlaba el 50.005% restante; detalló que se espera concretar la transacción en el último trimestre de este año.

La operación, que también incluye el inventario de crudo y petrolíferos, consistirá en 106 millones de dólares en efectivo y 490 millones de dólares de deuda de Shell, precisó Oropeza.

Reiteraron que la refinería tiene una capacidad de producción de 340,000 barriles diarios, de los que 110,000 son de gasolina, 90,000 de diésel, 90,000 de turbosina y el resto de otros productos.

«Esta decisión se inscribe en el objetivo de lograr a corto plazo producir el total de combustibles que se requieren en México y para lo cual se están rehabilitando las seis refinerías del sistema nacional, se está construyendo la refinería de Dos Bocas”, manifestó el director de Pemex.

Y es que la compra del total de acciones de la refinería ha generado diversas críticas porque Shell había anunciado en febrero pasado el cierre de la planta Deer Park porque no se podía costear, además de que se ajustaba a su plan de reestructuración para deshacerse de la mitad de sus refinerías para dar paso a la transición energética.

Romero Oropeza aseguró que Deer Park no estaba contemplada dentro de las refinerías que Shell pretendía vender, pero el presidente López Obrador insistió en su adquisición.

«Se llevó a cabo toda la operación en sigilo porque así se hacen estas operaciones, sino se hubiese roto la negociación, pero además imagínense si lo hacemos público desde el principio, a nuestros adversarios los conservadores no les gusta nada», dijo López Obrador.

Se informó que el Consejo de Administración de Pemex aprobó por unanimidad la compra de la refinería, y esta mañana se presentó en la rueda de prensa.

“Consideramos que se trata de una excelente iniciativa respaldada por los grupos técnicos expertos de Pemex que incrementa de forma inmediata y, sobre todo, a muy bajo costo, el procesamiento del crudo y la producción de petrolíferos”, indicó la consejera independiente, Laura Itzel Castillo.

En el video que subió el lunes a redes sociales el presidente López Obrador anunciando que Pemex había comprado a Shell el 50% de las acciones de la refinería de Deer Park, en Texas, fue un triunfo político del director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, sobre la Secretaria de Energía, Rocío Nahle.

Al hacer el anuncio el presidente dijo con emoción que el 50% de la refinería se estará comprando por $600 millones de dólares y se podrán refinar 340 mil barriles al día. La construcción de la refinería de Dos Bocas, cuya principal promotora es Nahle, va a costar entre 9 y 12 mil millones de dólares y se refinará la misma cantidad de barriles si es que se logra terminar algún día. Con esto, Romero le demostró al presidente que por un costo mucho menor a la construcción de Dos Bocas se puede refinar la misma cantidad de barriles.

Ahora, aunque Romero le ganó a Nahle esta partida política, el anuncio demuestra una enorme ignorancia del gobierno de López Obrador en materia energética. ¿Por qué es para el presidente digno de presumir que se está tirando tanto dinero a la basura en Dos Bocas?

El anuncio es también una trampa con una enorme mentira. Según dice AMLO en su video, para el año 2023 vamos a lograr la autosuficiencia energética gracias a esta compra; la construcción de Dos Bocas y la modernización de las seis refinerías existentes. Pues ahí AMLO está asumiendo, primero, que las refinerías van a estar operando al 100 por ciento de su capacidad, cosa que no sucede. Segundo, que Dos Bocas va a estar lista en menos de dos años cuando actualmente lleva un avance del 15%. También está haciendo un cambio importante en la definición de soberanía energética. Si la gasolina que se compra a una refinería en Texas, aunque sea propiedad de México, se considera parte de la producción nacional de gasolinas ¿por qué no mejor opta Pemex por comprar otras refinerías en Estados Unidos en lugar de construir Dos Bocas? Sale más barato.

Todo esto es asumiendo que Pemex logrará la misma eficiencia en Deer Park que actualmente logra Shell. Al comprar Pemex el 100 por ciento de Deer Park, la operación de la refinería dejará de estar en manos de Shell y recaerá en Pemex. La regulación de las refinerías en Estados Unidos es muy diferente a la que existe en México. Allá Pemex tendrá que competir con las demás petroleras como un jugador más, no como el consentido que es en México.

Este anuncio muestra además que el presidente sigue empecinado en llegar a una fiesta que ya se está acabando. Basta ver la votación que se dará hoy en ExxonMobil. Esta es la más grande de las petroleras occidentales y también la más reacia a la transformación hacia energías renovables y limpias. El actual director de ExxonMobil, Darren Woods, se enfrentará hoy a una brutal junta de consejo en la cual fondos de inversión están exigiendo que el consejo se integre por cuatro personas que lleven a la empresa hacia la transición a energías renovables y limpias porque saben que ahí está el futuro.

Lo mismo saben en Shell. Este mes, los accionistas de la empresa aprobaron el plan para ser una empresa de cero emisiones, incluyendo a los usuarios finales de sus productos, para el año 2050. Recibir dinero y deshacerse de la refinería, que es de las áreas que menos ayudan a esta meta, es un doble hit para Shell.

Romero le ganó a Nahle pero México sale perdiendo porque esta realidad de transformación energética está lejos de permear en el ideario del presidente López Obrador.

 

Columna completa en El Universal

México pagará unos 600 millones de dólares para adquirir el 50% de participación de Shell en la refinería Deer Park cuya propiedad comparten cerca de Houston, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La medida forma parte de las políticas de López Obrador de construir, adquirir o renovar refinerías en un momento en que la mayoría de los países intentan reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

«Vamos a dejar de comprar combustibles en el extranjero. Vamos a ser autosuficientes para 2023», dijo el mandatario en un mensaje compartido en sus redes sociales.

En un comunicado, Shell escribió que «Shell Chemical L.P. continuará operando la instalación adyacente Deer Park Chemicals, que posee al 100%».

«Shell no tenía planeado vender su participación en la refinería de Deer Park», declaró Huibert Vigeveno, director de refinación de la compañía. «Sin embargo, luego de una oferta no solicitada por parte de Pemex, hemos llegado a un acuerdo para transferirles nuestra participación».

López Obrador se había quejado recientemente de que Deer Park no había rendido beneficios para el país desde 1993, aparentemente debido a que la mayoría de las ganancias se habían reinvertido. Sin embargo, también reconoció que la refinería procesa 340,000 barriles de crudo al día, la mayoría de ellos de origen mexicano.

Pemex se comprometió a operar la planta de manera responsable con el medio ambiente.

López Obrador considera que la industria petrolera es un sector clave para la soberanía del país y para su futuro económico, y ha promulgado reglas que limitan el uso de energías renovables como la solar o la eólica.

Aunque un pago de 600 millones de dólares por media refinería parece ser un buen acuerdo para México, también genera interrogantes sobre la decisión del país de invertir 9,000 millones de dólares en la construcción de una instalación nueva y similar a la recién adquirida, la de Dos Bocas.

El beneficio añadido de Deer Park es que puede refinar el crudo mexicano más pesado sin producir combustóleo como derivado. Las refinerías mexicanas actuales difícilmente pueden lograr eso, por lo que las reservas de combustóleo (combustible altamente contaminante con un mercado de exportación reducido) se han acumulado en el país, y el gobierno lo consume cada vez con mayor frecuencia en las plantas eléctricas del Estado.

La decisión de Shell parece formar parte de una estrategia internacional a gran escala para consolidar sus refinerías e iniciar una transición hacia los recursos energéticos renovables.

El objetivo es que las refinerías estén más integradas con los complejos químicos y produzcan más biocombustibles, hidrógeno y combustibles sintéticos.

La compra, que está sujeta a aprobaciones regulatorias, podría consolidarse hasta el cuarto trimestre del 2021.

Dos explosiones se registraron este jueves en la refinería de Pemex en Cadereyta, Nuevo León, informó el gobernador Jaime Rodríguez Calderón «El Bronco», a través de sus redes sociales.

De acuerdo a lo informado por el gobernador, las explosiones se pudieron deber a una acumulación de gas.

El funcionario afirmó que hubo cinco personas heridas, con lesiones leves, quienes dijo fueron trasladadas al hospital de Pemex para su atención.

Sin embargo, fuentes no identificadas especificaron que las personas fueron heridas afuera de la instalación y que había ocurrido una reacción de un fluido de la refinería en una alcantarilla.

La refinería, con capacidad de 275,000 barriles por día (bpd), que actualmente procesa menos de 100,000 bpd, continuó operando con normalidad.

La obra por la que Odebrecht pagó 6 millones de dólares en sobornos en México, la refinería de Tula, Hidalgo, fue impulsada, supervisada y validada por Leonardo Cornejo Serrano, actual jefe del proyecto de la refinería de Dos Bocas.

Una nueva investigación de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) revela que cuando era colaborador de Emilio Lozoya, nadie vio más veces en la torre de Pemex a Luis Weyll, el hombre que personifica en México la corrupción de la empresa brasileña, que Leonardo Cornejo.

«En total, se encontraron en 46 ocasiones. Pero además de la frecuencia de esas entrevistas, Cornejo se encargó de montar, de principio a fin, el mecanismo para entregar a Odebrecht obras en Tula, operaciones con sobrecosto que los brasileños han reconocido que se lograron gracias a los sobornos entregados al exdirector de Petróleos Mexicanos», señala MCCI.

Pese a los vínculos que tuvo con Odebrecht, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que prometió combatir la corrupción, puso en las manos de Cornejo la direción del proyecto de Dos Bocas.

Según consta en decenas de documentos de la carpeta de investigación del caso, en poder de la Fiscalía General de la República (FGR), Cornejo intercambió con el entonces director de Odebrecht en México, Luis Weyll, desde que lo invitó a participar como contratista hasta que le anunció que se le había asignado sin licitación una obra en la refinería de Tula por 1,436 millones de pesos.

En la confesión de Weyll se hace referencia a que dicha obra fue obtenida mediante el pago de sobornos.

Además, en el expediente se encuentra la relación de los 56 encuentros que el directivo de Odebrecht y Cornejo acordaron sostener en el piso 7 de la torre de Pemex para dar seguimiento al contrato, y los procedimientos en los que proactivamente intervino el ahora jefe de Dos Bocas.

En su confesión sobre los sobornos de Odebrecht, Weyll dijo que le pagó por anticipado dos millones de dólares a Emilio Lozoya en 2013 por la promesa de obtener una obra en la refinería de Tula, y que se comprometió a pagarle otros cuatro millones de dólares en el momento en que se asignara y firmara el contrato, lo cual ocurrió en 2014.

Para que la obra acordada entre Lozoya y Weyll se asignara directamente, sin licitación, a Odebrecht, fue clave la intervención de Cornejo, según consta en los documentos recopilados por la PGR.

 

Investigación completa en MCCI

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que durante su administración se concluirán todas las obras iniciadas como el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, la Refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el Corredor Transístmico.

En conferencia de prensa indicó que la obra que llevará más tiempo será el Tren Maya, de la cual ya se están realizando las licitaciones de los tramos que cubrirán la ruta de este medio de transporte y para el cual se disponen de 35 mil millones de pesos para iniciarlo.

“Afortunadamente ya comenzaron con las licitaciones y espero que en este primer trimestre se otorguen los contratos para cinco tramos, de Escárcega, Campeche, Mérida, Valladolid, Tulum, Cancún. Van a quedar pendientes dos tramos para licitarse en Tulum-Kalakmul y Kalakmul-Escárcega», explicó el mandatario.

López Obrador añadió que para el Corredor Transístmico se harán parques industriales en Salina Cruz, Oaxaca, y Coatzacoalcos, Veracruz, y se asignarán los contratos de construcción.

“Ya se hicieron los estudios. Habrá carga de contenedores de puerto a puerto, con estaciones en el caso de la carga en los parques industriales para ensamblar mercancías, refirió en conferencia de prensa matutina.

Al preguntarle sobre el impacto ambiental por el Tren Maya, aseguró que a pesar de que se habla de posibles daños al medio ambiente con la construcción de esta obra, la mayoría de los habitantes de la zona están de acuerdo con el proyecto que «va aparejado del desarrollo de la región».

«No vamos a afectar a nadie, al contrario, esto va a ser para lograr el renacimiento del sureste», aseguró AMLO al tiempo en que enfatizó que en lugar de quitar árboles, de arrasar con el medio ambiente se reforestará y no se despojará a nadie de sus tierras.

El presidente agregó que con la construcción del Tren Maya se «llevará a cabo el seguimiento semanal y la empresa que incumpla, y no actúe con responsabilidad, se va a volver «famosísima, porque aquí la vamos a estar mencionando».

Al respecto, López Obrador aseguró que su gobierno tiene contemplado hacer entrega de todas las obras antes de que concluya su administración, “decidimos no iniciar obras que no se vayan a terminar».

Detalló que el 21 de marzo de 2022 concluirá la construcción del aeropuerto “Felipe Ángeles, en la base aérea de Santa Lucía, mientras que la refinería en Dos Bocas, Tabasco será terminada en tres años.

La titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, asistió esta mañana a la conferencia matutina de la Presidencia de la República, para informar sobre el avance del proyecto de construcción de la nueva refinería de Pemex que estará en Paraíso, en Dos Bocas, Tabasco.

Destacó que la ubicación de la nueva refinería se decidió al considerar la cercanía de almacenamiento y distribución del crudo, pues ahí es donde llega más de un millón de barriles de petróleo al día. Indicó que Dos Bocas tiene una cercanía con los sistemas de distribución de los productos, por lo que no se requerirá desarrollar infraestructura externa para enviar productos hacia el Valle de México.

Otro aspecto que se consideró es que el terreno donde se construirá la refinería es propiedad de Pemex, es propiedad federal, por lo que no se desembolsó un solo peso para su adquisición.

Nahle dijo que con la refinería se va a contribuir a la recuperación de la autosuficiencia energética, y se va a garantizar el abasto permanente, eficiente, oportuno y sustentable.

«Vamos a detonar el desarrollo económico en el sureste de México, vamos a contar con combustibles limpios, más limpios al producir gasolinas y diésel de ultrabajo azufre, que es la nueva norma internacional; y, por supuesto, también va a haber un impacto positivo en la industria y la sociedad mexicana debido al incremento de empleos e infraestructura, todo esto conlleva una nueva infraestructura de este tamaño», sostuvo la funcionaria.

Explicó que el proyecto se está desarrollando en tres etapas, actualmente se trabaja en la preparación del sitio que es de más de 500 hectáreas: mejoramiento de suelos, terracería, la residencia de obra, el despalme, el desmonte y la construcción.

Detalló que la refinería va a tener 17 plantas de proceso, va a tener almacenamiento y la integración de servicios auxiliares. En ese sentido dijo que el tiempo mínimo de vida útil de la refinería será de 20 años y se va a producir gasolina, diésel, propileno, gas licuado, coque y azufre.

Reiteró que los recursos totales requeridos para la construcción de la refinería serán de un máximo de 8 mil 134 millones de dólares, de ellos, 4 mil 587 serán para la construcción de las plantas, 2 mil 191 para servicios auxiliares y mil 300 de acondicionamiento y planificación.

Precisó que al mismo tiempo que se está acondicionando el sitio, se está haciendo la ingeniería de detalles, la ingeniería de construcción, además de que los paquetes ya se licitaron. Dijo que en cada licitación participaron el menos tres empresas.

Informó que el proceso de construcción comenzará el próximo 1 de agoto, pues las empresas tienen que empezar a hacer la ingeniería de detalle, que enfatizó, es trabajo de escritorio, no un trabajo que requieran ir al predio en donde se está acondicionando la refinería.

En ese sentido dijo que para el acondicionamiento del sitio, el Manifiesto de Impacto Ambiental ya está probado desde hace tiempo.

Sobre el resto de los estudios que la ley señala para poder iniciar con la construcción, específicamente el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) que debe expedir la Semarnat, Nahle señaló que han cumplido con el 100% de los requisitos.

«Se entregaron más de cinco mil hojas de estudio de MIA, todos los estudios que solicita lo que es una Manifestación de Impacto Ambiental para esta obra, todo se entregó, mecánica de suelos, sismología, todos los estudios que se tuvieron que realizar están entregados. Nosotros no le vemos ningún problema y estamos dándole tiempo a que la Semarnat, la ASEA, hagan la propia evaluación», precisó.

Remató indicando que la Semarnat ya están en evaluación y como fecha límite para entregar los resultados tiene a más tardar el 12 de agosto.

La tarde de este viernes, la Secretaría de Energía dio a conocer a las seis compañías que fueron las ganadoras de los paquetes que conforman la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

El consorcio formado por las compañías, Fluor Enterprises e ICA Fluor se adjudicaron el paquete 1 de la refinería, que consiste en la planta combinada y coquizadora de productos.

Los paquetes 2 y 3 a Samsung Engineering y Asociados Constructores DBNR.

El segundo contiene la edificación de plantas hidrodesulfuradoras de diésel; las hidrodesulfuradoras de gasóleos y naftas.

El tercero abarca la planta de desintegración catalítica, la recuperadora de azufre y la productora de hidrógeno.

Los paquetes 4 y 6 fueron otorgados a Kellogg Brown and Root en conjunto con Constructora Hostotipaquillo.

En este caso, el cuarto se trata de la planta generadora de gases y las plantas regeneradoras de aminas, entre otras cosas. El sexto está formado por los servicios de integración, edificios y la urbanización interna.

El quinto paquete solo toma en cuenta lo referente al almacenamiento y manejo de producto. Según un comunicado de la dependencia federal, la contratación de esta sección iniciará a principios de 2020.

La Sener invitó inicialmente a siete empresas para competir por la construcción, pero la firma Bechtel decidió abandonar el proceso de licitación.

De las siete empresas, solo una es mexicana: ICA Fluor. Tres de estas son de origen estadounidense, y de Italia, Escocia y Corea.

La Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) informó esta tarde que dio inicio la fase de consulta pública en relación a la construcción de la Refinería Dos Bocas, Tabasco.

Señaló que la consulta se hace con el objeto de «fomentar la participación ciudadana en la toma de decisiones, garantizar la integridad del medio ambiente con justicia para las comunidades y para brindar certeza jurídica, procedimental y de costos a las actividades del sector hidrocarburos de nuestro país».

El organismo refirió que la consulta forma parte del procedimiento de evaluación de la manifestación de impacto ambiental y su plazo legal empezó a correr a partir del 18 de junio de 2019, fecha en la que fue solicitada por un residente de la comunidad; tendrá una duración de 20 días hábiles.

Dentro de esta fase de consulta, la ASEA realizará una reunión pública en la que, los asistentes debidamente acreditados, podrán acceder a los datos del expediente garantizando así el derecho de acceso a la información medio ambiental durante la etapa de evaluación.

Se busca explicar el desarrollo del proyecto, así como las medidas de mitigación y prevención de daño al ambiente.

Recordemos que el gobierno federal pretende construir una nueva refinería de Pemex en el municipio de Paraíso, que de acuerdo a los cálculos expuestos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, tendrá la capacidad de procesar 340,000 barriles diarios de crudo.

Adicional, el gobierno ha anunciado un presupuesto de 8,000 millones de dólares (mdd) para su construcción, y deberá estar construida en tres años.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a Petróleos Mexicanos informar sobre el estudio de impacto ambiental y presupuesto del proyecto para la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco.

EL INAI reveló que un particular solicitó la información y en respuesta, Pemex informó que después de una exhaustiva búsqueda de la información solicitada no fue localizada en razón de que la Gerencia de Desarrollo de Proyectos no es la responsable del proyecto y de la construcción de la refinería Dos Bocas en el municipio de Paraíso, Tabasco.

“Desde la perspectiva de un servidor, el proyecto de Dos Bocas es de gran envergadura por el nuevo gobierno y es de suma trascendencia e interés para la ciudadanía”, puntualizó el comisionado Rosendoevgueni Monterrey Chepo.

Dada la respuesta recibida, el particular interpuso un recurso de revisión pues alegó que no puede existir una obra en construcción, sin la documentación que justifique el impacto ambiental y presupuesto.

“De sí este asunto ha cobrado una especial relevancia en la vida pública del país al ser una obra estandarte del nuevo gobierno, incluso, hace algunos días el presidente de la República informó a la ciudadanía que a pesar de haberse declarado desierta la licitación la obra va y cuenta con los recursos económicos para llevarse a cabo”, subrayó.

El Pleno del INAI determinó que si bien el proyecto es responsabilidad de Pemex Transformación Industrial, al tratarse de sus empresas subsidiarias, Petróleos Mexicanos es el encargado de dirigir la estrategia integral de alianzas y nuevos negocios, así como definir y proponer las directrices, prioridades, criterios y mecanismos generales para tal fin.

Refirieron que existen implicaciones ambientales que atender en relación a Dos Bocas, por lo que la transparencia es el vehículo ideal para gozar a plenitud el derecho humano de un ambiente sano. Recordaron que el terreno donde se pretende llevar a cabo la construcción de la refinería está integrado por 400 hectáreas que resentirán un impacto ambiental considerable y que deberá hacerse público.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre qué sucederá con el terreno (700 hectáreas) donde se iba a construir la refinería Bicentenario en el gobierno de Felipe Calderón.

“Se está hablando de que puedan servir para almacenar combustible, para un centro de distribución de combustible, porque está en un lugar estratégico para distribuir gasolinas, un centro de acopio de gasolinas para distribuir en la región, darle un uso al terreno”, expuso AMLO.

Al respecto, presumió que fue él el primero en alertar que dicha refinería no se iba a terminar, que cuando mucho iban a hacer la barda, situación que se hizo realidad y ahora el tiempo le dio la razón.

“Fui el primero que lo dije y podría yo decir: duele tener la razón”, sostuvo el presidente.

Señaló que no sólo no se hizo la refinería nueva, sino que empezaron a hacer una planta nueva para exprimir más el crudo y obtener más gasolinas, una planta de coque. Fue en ese punto donde apuntó que dicho proyecto lo comenzó Odebrecht.

Indicó que su gobierno ya trabaja en un proyecto para buscar la forma de darle uso a ese terreno, pues reconoció que se tiene que resolver lo que quedó a medias.

Sobre si estaría considerando terminar la refinería, AMLO indicó que, aunque permitiría tener un mínimo de diez mil barriles diarios más de gasolinas, concluirla costaría dos mil millones de dólares.

La firma HR Ratings dio a conocer un ejercicio hipotético que realizó para medir el impacto que tendría sobre la deuda presupuestaria del sector público federal la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, que en días pasados anunció el gobierno federal correrá a cargo de Pemex y la Secretaría de Energía.

Al reconocer que el costo de la construcción de Dos Bocas ha sido un tema polémico, indicaron que consideran un gasto de aproximadamente $50 mil millones de pesos cada año por los siguientes tres años, que es el tiempo en que el gobierno anunció estaría lista la refinería, aunque la firma aclaró, desconocen si la construcción de la refinería habría finalizado para el cierre de 2022 o no.

«El escenario únicamente pretende determinar el impacto en la deuda después de un gasto de inversión física acumulado de US $10.45 mm y suponiendo, entre otras cosas, que el presupuesto no lo incorpora dentro de los límites del marco fiscal actual», dijo HR Ratings, con lo que su proyección de costo se elevaría en 2.45 mil millones a lo presupuestado por el gobierno federal.

Indicó que según el ejercicio, la relación Deuda/ PIB aumentaría en aproximadamente 0.73% del PIB. Tomando en cuenta los supuestos en la construcción de la refinería, señala que la deuda del gobierno se ubicaría en 13 billones 156 mil millones de pesos o 45.12% del PIB al cierre de 2022.

La relación Deuda/PIB subiría en casi 1.3 puntos porcentuales respecto a una estimación del cierre de 2018 de 43.87%. “El incremento de 1.24 por ciento no es dramático y en sí no necesariamente produciría una reducción en la calificación”, señaló.

Recordemos que la calificación de México para la agencia es “A-“ con perspectiva negativa, lo que significa por encima del grado de inversión; por la perspectiva, “está sensible a cualquier deterioro en la calidad crediticia de México”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre si José Antonio Meade, ex candidato presidencial, en su calidad de consejero de HSBC México participó en las negociaciones que propiciaron la firma del acuerdo para fortalecer a Pemex

“No, él no. Es una negociación que como se dijo ayer se llevó como cuatro meses antes de que se nombrara a Meade, consejero de un banco. No sé exactamente qué cargo, pero sí fue mucho antes. No tiene nada que ver”, respondió AMLO.

López Obrador dijo que el acuerdo fue un “trato institucional”, en el que no participó el priísta.

Al respecto, insistió en que lo importante del acuerdo que se firmó ayer fue que se amplió el plazo para la utilización del fondo, pues de tres años se amplió a cinco.

Indicó que cuando no hay confianza, por lo general, los acuerdos con los bancos se dan a corto plazo y con una mayor tasa, por lo que enfatizó, como hay confianza, el acuerdo firmado fue a largo plazo y con menores tasas de interés.

Lamentó que a la par de la firma de ayer, los adversarios inmediatamente fueron a buscar a Moody´s para que opinara sobre la refinería de Dos Bocas que construirá el gobierno. La agencia dijo que la refinería va a costar más de lo que el gobierno tiene estimado, por lo que la nota que se movió en medios fue esa, reconoció AMLO.

En ese sentido,  el mandatario reiteró que la refinería costará en ocho mil millones de dólares o incluso en un poco menos, pues se pueden tener algunos ahorros. Dijo que, con las conferencias matutinas, todo queda grabado.

“Son desafíos, son retos, a ver quién tiene la razón y a mí me importa tomar estos desafíos, porque permiten también demostrar con hechos lo ineficiente, además de corruptos que eran los tecnócratas que mal gobernaron México en 36 años. Entonces, es un desafío. A ver, vamos a demostrarles que se pueden hacer mucho mejor las cosas con menos tiempo, con menos recursos. Por eso es importante aceptar estos planteamientos”, remató el presidente.

La calificafora Moody’s dijo este lunes que la decisión del Gobierno de México de levantar por sí mismo una nueva refinería será costosa dada la falta de experiencia gubernamental así como de la Pemex en la construcción de este tipo de infraestructura.

Moody’s advirtió que la refinería de Dos Bocas, Tabasco, podría terminar costando más de lo proyectado por el presidente, entre 10,000 y 12,000 millones de dólares y llevaría a un «drenaje de recursos fiscales».

Y es que recordemos que la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) declaró desierta la licitación restringida para elegir a la empresa encargada del proyecto, argumentando que las firmas invitadas excedieron el presupuesto de 8,000 millones de dólares y el plazo límite de tres años que el mismo gobierno dio.

Dijo que la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco comenzará el 2 de junio y se comprometió a que estará  terminada en mayo de 2022.

«Van a ser tres años (de construcción), no más y con este presupuesto necesitamos hacerla nosotros de manera directa y para eso lo haremos con ingenieros, especialistas de Pemex, del sector energético», señaló el mandatario.

Adicional detalló que Pemex «va a destinar todo su departamento de proyectos para la realización de la refinería», y que la encargada de supervisar la construcción será la secretaria de Energía, Rocío Nahle, quien operará desde Villahermosa, Tabasco.

AMLO afirmó que los que se oponen a la refinería es porque «no les gusta que cambie la política económica» del país.

Una de las voces que se opuso al proyecto, fue el Partido Acción Nacional (PAN), quien calificó dicha encomienda como un proyecto demencial. Indicó que Dos Bocas era tirar el dinero de los mexicanos a la basura porque si ninguna empresa «quiso entrarle» es porque no es negocio en un mundo que va hacia las energías limpias.

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunciara que la construcción de la refineria de Dos Bocas, Tabasco correrá a cargo de Pemex en coordinación con la Secretaría de Energía, el Partido Acción Nacional (PAN) calificó dicha encomienda como un proyecto demencial.

De acuerdo al vocero del PAN, Fernando Herrera Ávila, el presidente es ese hombre de poder casi absoluto que ha tomado las decisiones más controvertidas y por tanto debe ser considerado como único o, al menos, como el principal responsable personal de la grave situación económica del país.

«Cuando un hombre concentra tanto poder y toma personalmente las decisiones más importantes, ese hombre debe responder por las consecuencias de sus actos», sentenció el panista.

Reiteró lo expuesto por el dirigente nacional del partido, Marko Cortés, quien afirmó que la decisión sobre Dos Bocas es tirar el dinero de los mexicanos a la basura porque si ninguna empresa «quiso entrarle» es porque no es negocio en un mundo que va hacia las energías limpias.

Dos Bocas, explicó, es el más reciente eslabón de una larga cadena de errores en materia económica del gobierno federal, la cual empieza con la cancelación del nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México, y que provocó una pérdida de 270 mil millones de pesos, según los cálculos más moderados de los especialistas en la materia.