Tag

UNAM

Browsing

Tres sismos de magnitud superior han ocurrido en los últimos 37 años un 19 de septiembre, lo que de acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional (SSN)  es una simple coincidencia, pues no hay ninguna razón científica que lo explique o justifique.

El SSN, que depende de la UNAM, recordó que México es una zona sísmica, por lo que se debe estar preparados permanentemente, todo el año, para actuar ante un sismo. Aclaró que estos pueden ocurrir con alta magnitud en cualquier momento, y no precisamente en septiembre o específicamente un 19 de septiembre, como se ha especulado en redes sociales.

«La coincidencia de fechas de los sismos del 19 de septiembre merece abrir nuevas líneas de investigación científica. Hay que hacerlo con seriedad y metodología. En la ciencia, las nuevas preguntas requieren respuestas apropiadas», dijo el SSN.

Por su parte la Secretaría de Marina emitió dos boletines informativos de alerta de tsunami, aunque precisó que no se esperaba el incremento significativo de nivel del mar.

Sobre este tema, y los señalamientos que comenzaron a hacerse en redes sociales a raíz del sismo, el Servicio Sismológico Nacional aclaró que el sismo ocurrido ayer no tuvo su epicentro en una zona que ameritara emitir una alerta de tsunami.

Sin embargo, reconoció que se han registrado variaciones anómalas del nivel del mar en algunas zonas, ya que las estaciones de monitoreo en la región cercana al epicentro  en el Pacífico mexicano registraron un levantamiento del nivel del mar.

La UNAM recordó que desde el 20 de enero de 1900, el SSN guarda el registro de más de 201 mil sismos en catálogo y registros en papel desde 1906. Además, indicó que cuenta con cerca de 70 estaciones de banda ancha que transmiten vía satélite cerca de mil datos por segundo.

Y es que ayer, coincidiendo con el 37 y el quinto aniversario respectivamente de los sismos de 1985 y 2017, se registró un sismo magnitud 7.7 localizado en las cercanías de Coalcomán, en el estado de Michoacán.

Hasta las 07:00 horas de este martes 20 de septiembre, el SSN informó que se habían registrado 692 réplicas del sismo de ayer, siendo la más grande un de magnitud 5.8 esta madrugada.

El secretario General de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas, explicó que el regreso a los distintos campus es seguro, ya que la Universidad ha sido muy cuidadosa en retomar las actividades presenciales, hasta que toda la población estudiantil estuviera vacunada contra COVID-19.

La mayor parte de los más de 366 mil estudiantes, comentó, están ansiosos de regresar a las instalaciones, porque hay quienes conocerán por primera vez sus escuelas o físicamente a sus compañeros y a más de 42 mil profesoras y profesores.

Lomelí Vanegas explicó que en los últimos meses se ha trabajado para contar con las medidas que ayuden a reducir la posibilidad de contagio, por ejemplo se busca que los salones tengan las mejores condiciones de ventilación. Además, se mantendrán medidas eficaces, como el uso de cubrebocas en espacios cerrados.

Recordó que la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia Coronavirus considera viable el regreso presencial, pues aunque estamos saliendo de un brote, de la llamada quinta ola, es evidente que ha bajado la letalidad de la enfermedad, «lo cual da esperanza de que estemos realmente ingresando a una nueva normalidad».

El funcionario expuso que la pandemia ha permitido ver el potencial de la educación a distancia, por lo que se mantendrán actividades de aprendizaje, difusión y divulgación de la ciencia, de cultura y arte, en esta modalidad.

«Para la UNAM es un gusto el recibir a quienes se incorporan a este nuevo ciclo escolar: A las y los 34 mil alumnos que ingresan a iniciación universitaria o a nuestro bachillerato; a más de 50 mil que lo hacen en alguna de nuestras 132 licenciaturas; y miles de ustedes que se incorporan a estudios de posgrado.  Los recibimos con gran entusiasmo en la Universidad Nacional Autónoma de México; la mejor universidad de México, la más grande de Iberoamérica y una de las mejores universidades del mundo y, desde hoy, su Universidad», dijo el rector de la UNAM, Enrique Graue, en su mensaje de bienvenida este lunes.

Respecto a los 34 mil alumnos de nivel medio superior de nuevo ingreso, se indicó que iniciarán sus clases el próximo lunes 29 de agosto debido a que apenas el 19 se publicarán los resultados del examen, junto con los de la Comipems.

Los huracanes intensos se han incrementado hasta un 7% en el Atlántico debido a efectos del cambio climático, como el calentamiento de los océanos, afirmó la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Christian Domínguez.

La experta del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático de la UNAM señaló que existe la posibilidad de que los ciclones que se formen en el Atlántico puedan llegar a categorías muy intensas como 4 o 5, esta última la de mayor intensidad.

«Para que los huracanes sean más intensos sucede algo que se llama ‘contenido de calor oceánico’, un factor relacionado con el cambio climático y que ha sido determinante para que los ciclones impacten con mayor fuerza», explicó Domínguez en entrevista con la agencia Xinhua.

La experta señaló que la presencia de huracanes más intensos puede traer como consecuencia severas inundaciones y deslaves, que a su vez pueden ocasionar la pérdida de vidas humanas. Este incremento se comienza a notar más en la costa oriental de Estados Unidos.

«El peor escenario que se podría presentar en el Atlántico es ver varios ciclones tropicales categoría 5, algo parecido a lo que pasó en el 2005, cuando hubo tres o cuatro ciclones tropicales en categoría 5 que tocaron tierra en Estados Unidos y uno en México», sostuvo.

Por lo que se refiere al lado del Pacífico, la investigadora comentó que se ha registrado un aumento en las lluvias producidas por ciclones tropicales. «Las lluvias están aumentando en regiones como el noroeste de México, en la península de Baja California, Sonora, Sinaloa», puntualizó, aunque también aumentan en estados con litoral en el Atlántico como el sur de Veracruz, parte de Tabasco y la península de Yucatán.

Ante este panorama, la académica de la UNAM recomendó tomar medidas urgentes para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, como evitar en la medida de lo posible el uso del automóvil e invitar a las grandes empresas a disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Y es que el CO2 es el principal gas de efecto invernadero que se emite a la atmósfera como resultado de las actividades del ser humano.

Domínguez aconsejó que una vez que se sabe que un ciclón tropical va a afectar la región, hay que hacer caso a las emisiones de alerta de las autoridades de Protección Civil para evitar daños materiales y fallecimientos.

La temporada oficial de huracanes 2022 dio inicio el 15 de mayo pasado en el océano Pacífico y el 1 de junio en el océano Atlántico, y en ambos casos finalizarán el 30 de noviembre, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), anunció el regreso de todas sus actividades en todos sus planteles y niveles de enseñanza en formato presencial, esto luego de la suspensión a raíz de la pandemia de COVID-19.

La máxima casa de estudios indicó que gracias a la inmunidad alcanzada entre la población, por el efecto combinado de vacunación y contagios previos, las afectaciones originadas por los brotes recientes del COVID han resultado sensiblemente menos severas que las anteriores.

Es por este motivo, dio a conocer que dará inicio al ciclo escolar 2022-2023, que iniciará en agosto próximo, con actividades presenciales, por lo que las y los directores de las entidades académicas, así como los consejos técnicos respectivos, deberán tomar las medidas pertinentes para que ello ocurra, preservando la seguridad y la salud de sus comunidades.

«La Universidad seguirá atenta a la evolución del virus que causa la COVID-19, y exhorta a toda la comunidad a retomar las medidas recomendadas por los expertos universitarios y que han demostrado su eficacia: uso correcto del cubrebocas, lavado de manos, sana distancia, espacios bien ventilados, evitar aglomeraciones y reforzar la vacunación», señaló la UNAM en su gaceta de esta semana.

Recordemos que fue desde marzo de 2020 que la UNAM anunció la suspensión de actividades presenciales, y aunque ha mantenido clases a distancia, y ha implementado en los últimos meses un regreso paulatino a ciertas actividades, no será hasta el inicio del próximo ciclo escolar que los más de 350 mil estudiantes regresen a las aulas.

El rechazo de haber regresado antes a clases presenciales, ha suscitado la crítica y señalamientos del propio presidente. López Obrador ha lamentado la política sanitaria de la UNAM y otras Universidades.

«Vuelvo a hacer un llamado a las universidades porque ya se pasaron, hay muchas que no regresan a clases presenciales. Hago el llamado respetuosamente, porque nada sustituye las clases presenciales, además, no todos tienen la oportunidad de contar con Internet», ha señalado en reiteradas ocasiones en sus conferencias matutinas.

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reclamó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) haber enviado a sus estudiantes de medicina a casa, en lugar de sumar su apoyo a los trabajos que se  hicieron en contra de la pandemia de COVID-19.

«Es como el caso, con todo respeto, de mi alma mater, de la UNAM, y como yo siempre digo lo que pienso, no me voy a callar, a reclamarles de que enfrentamos la pandemia y, en vez de convocar a todos los médicos estudiantes a enfrentarla, a ayudar, se fueron a sus casas. Eso no deben hacer las universidades, ni públicas ni privadas, pero mucho menos las públicas y mucho menos la UNAM», dijo AMLO en su conferencia de ayer.

Al respecto, la Máxima Casa de Estudios emitió un posicionamiento en la que rechazó los señalamientos del mandatario, sobre que impidió a sus estudiantes participar con las autoridades sanitarias federales y locales en la lucha contra la crisis sanitaria.

Indicó que los estudiantes de las licenciaturas de medicina y alumnos de los posgrados de especialidades médicas se retiraron de los hospitales pues la autoridad sanitaria suspendió en marzo de 2020 todas las actividades de los ciclos clínicos de pregrado, solicitando a los directores y directoras de Hospitales y Jurisdicciones sanitarias que los estudiantes no acudieran a las instituciones de salud.

Precisó que se impidió el acceso a los internos de pregrado en los hospitales del primer y segundo nivel de atención, por lo que la UNAM se apegó a dichas medidas instruidas por la propia autoridad sanitaria y por considerarlas pertinentes para contener contagios y proteger la salud.

Afirmó que los pasantes del servicio social que se encontraban en unidades hospitalarias fueron, por instrucciones de la autoridad sanitaria, trasladados a centros de salud, para apoyar al Programa Nacional de Salud, donde continuaron prestando sus servicios de manera ininterrumpida, mientras que los pasantes en áreas rurales permanecieron en ellas, afrontando los efectos de la pandemia.

Señaló que los más de mil quinientos pasantes de medicina de la UNAM se sumaron a los 14 mil pasantes de otras instituciones educativas del país, por lo que cerca de 15 mil médicos residentes, estudiantes de los posgrados de especialidad, estuvieron siempre presentes durante los meses más álgidos de la pandemia, mostrando gran profesionalismo, empatía y dedicación en jornadas extenuantes de trabajo, no obstante los riesgos a su salud y la de sus familiares.

«Los médicos, investigadores, docentes, y estudiantes de medicina y enfermería de la UNAM se mantuvieron siempre en la primera línea de contención al virus SARS-CoV-2 y en la atención a pacientes infectados», sostuvo la UNAM.

Además, resaltaron que la Universidad participó de manera relevante en la operación médica de la Unidad Temporal COVID-19, instalada en el Centro Citibanamex, donde médicas y médicos pasantes, egresados y egresadas, fisioterapeutas; enfermeros y enfermeras, de las entidades académicas de la Facultad de Medicina, FES Iztacala y Zaragoza, así como de la ENEO, fueron parte del equipo que atendió a alrededor de 9 mil pacientes.

También destacaron que personal médico universitario realizó 23 mil pruebas COVID en diferentes sedes de la CDMX, mientras que a través de la iniciativa “Juntos por la salud”, los y las médicas universitarias colaboraron para que 226 hospitales privados siguieran atendiendo a pacientes no COVID.

«Fueron miles, los universitarios y universitarias que en la crisis sanitaria se entregaron con pasión. Sirvan estos datos y esta aclaración para que la sociedad esté debidamente informada sobre el quehacer académico y el compromiso de la Universidad Nacional Autónoma de México», concluyó la UNAM.

México, a través de un proyecto impulsado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), enviará a la superficie lunar cinco robots para estudiar el montaje de estructuras de la Luna en una misión denominada Colmena, informaron este martes autoridades del país.

«Colmena es un conjunto de cinco robots con menos de 65 gramos de masa y 12 centímetros de diámetro. (El proyecto) demostrará que robots muy pequeños, pero trabajando en forma coordinada, pueden ser los exploradores y los mineros de ese nuevo futuro», dijo Gustavo Medina Tanco, jefe del Laboratorio de Instrumentación Espacial (Linx) de la UNAM y líder del proyecto.

Dichos robots recorrerán el próximo junio los 384,400 kilómetros que separan a la Tierra de la Luna con dos objetivos concretos: analizar la posibilidad del montaje de estructuras en la superficie lunar y estudiar polvo lunar como recurso para la producción de oxígeno y metales.

Medina Tanco resaltó que esta misión tiene el objetivo de desarrollar en México las capacidades de micro robótica para uso en ambientes espaciales, en superficies de cuerpos que carecen de atmósfera, con la meta de que el país se integre a consorcios de investigación, exploración o explotación comercial, mediante actividades como minería en el espacio.

Los robots fueron creados por 200 alumnos de especialidades como ingeniería, física, matemática, química, geología o psicología. La misión, que se empezó a planear en 2016, tendrá una duración de entre 9 y 10 días terrestres.

En el evento de presentación participó el canciller Marcelo Ebrard, quien destacó la importancia de la misión y afirmó que no se debe considerar que México tiene un rol «secundario» en las misiones espaciales; afirmó que el proyecto Colmena es prueba de ello.

«Queremos estar en todo, en todo lo que sea avance tecnológico y científico todo lo que convenga a México», puntualizó el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Recordemos que en 2021 se formalizó la constitución de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE), que impulsada por México y suscrita por 18 países, busca insertar a la región en el desarrollo espacial.

Salvador Landeros, director de la Agencia Espacial Mexicana, explicó que esta no es la única misión que tendrán en la Luna; mencionó otros proyectos, por ejemplo, uno con la empresa europea Airbus y la mexicana Dereum Labs donde se trabaja en un proyecto cuyo objetivo principal es la producción de oxígeno a través del regolito lunar, capa de materiales depositados en la superficie lunar.

Además de otro con la NASA para conformar una constelación de nanosatélites que va a apoyar las misiones a la Luna, el cual iniciará en marzo próximo.

Pese al alza en contagios de COVID-19, derivado del avance de su nueva variante Ómicron, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), informó que ante  la persistencia del semáforo epidemiológico en color verde en la mayor parte del país, hay condiciones para el regreso a las actividades universitarias tal y como se venían teniendo, es decir, en forma híbrido.

La UNAM indicó que las actividades académico-administrativas se realizarán con el aforo que sea requerido por las distintas dependencias, procurando el ingreso del personal en horarios escalonados y en observancia de todas las medidas sanitarias que han sido difundidas con antelación.

Precisó que el uso de cubrebocas tendrá carácter obligatorio en todos los espacios cerrados de la Universidad.

De igual manera, detalló que las actividades docentes (prácticas y teóricas), de investigación y de difusión de la cultura, se efectuarán con los aforos reducidos aprobados con anterioridad por los consejos técnicos e internos y por el Consejo de Difusión Cultural.

Recordemos que fue en noviembre pasado cuando la UNAM convocó a los cuerpos colegiados de las distintas unidades universitarias a que llevaran a cabo las adecuaciones para lograr un retorno seguro a las instalaciones.

Apenas ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió en su llamado a  todas las universidades del país para que regresen a las clases presenciales. Indicó que no todos los jóvenes tienen la oportunidad de contar con acceso a internet y a algún dispositivo, esto para seguir sus clases de forma remota, por lo que dijo  es necesario que las casas de estudio regresen a la brevedad a las aulas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió en sus señalamientos contra la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a quien acusa de de haberse «derechizado» y no haber estado «a la altura de las circunstancias» durante el periodo neoliberal.

«Es lamentable que la UNAM se haya derechizado como sucedió en los últimos tiempos», insistió el mandatario durante su conferencia de prensa matutina. Agregó que la Máxima Casa de Estudios no estuvo «a la altura de las circunstancias» en décadas pasadas.

López Obrador se pronunció así luego de que ayer criticara a la Universidad al decir que «perdió su esencia» en gobiernos anteriores, y se volvió defensora del neoliberalismo y fomentó el pensamiento «individualista».

En un intento por matizar sus declaraciones, el mandatario dijo que esto no fue exclusivo de la UNAM sino que todas las Universidades fueron «sometidas» por el pensamiento neoliberal.

Recordó que el exrector de la UNAM, José Narro, se convirtió en secretario de Salud tras dejar el cargo académico en el sexenio de Enrique Peña Nieto, y se convirtió en operador político del PRI en Ecatepec, Estado de México, y además respaldó los dichos contra los jóvenes del país, al llamarlos NINIS.

Cuestionó a los economistas de la institución que defendían un modelo alternativo al neoliberal no se pronunciaron durante esa etapa. «Se quedaron callados, los silenciaron, y así en general».

Sostuvo que la UNAM requiere «una sacudida». Además, dijo que le gustaría que hubiesen más economistas y abogados de dicha universidad en el gobierno pero «no hay, están en despachos». «Se perdió la emoción social», subrayó.

Las declaraciones de AMLO han causado gran revuelo, en donde liderazgos de la oposición han salido a defender a la UNAM y han reprochado al presidente que se lance contra la Máxima Casa de Estudios siendo que es egresado de la Universidad.

Recordemos que López Obrador es egresado de la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública aunque tardó 15 años en concluirla.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), calificó como una «buena noticia» que a partir de hoy, lunes 18 de  octubre,  la Zona Metropolitana de la Ciudad de México y varias entidades del país se encuentran en el semáforo epidemiológico de color verde.

«Esta es una buena noticia respecto a la superación de la emergencia sanitaria y a la reactivación de diversos sectores de la economía y para la sociedad», detalló la Máxima Casa de Estudios a través de un comunicado.

Recordó que desde hace algunas semanas, cuando el semáforo epidemiológico estaba en color amarillo, con el personal académico y administrativo vacunado y el estudiantado mayor de 18 años en proceso de vacunación, los consejos técnicos e internos de distintas entidades universitarias fueron facultados para convocar al estudiantado y al personal académico y administrativo, a acudir a las instalaciones para retomar diversas actividades de manera presencial.

Indicó que ahora, con el cambio del semáforo sanitario a verde, la Universidad está en posibilidades de incrementar gradualmente la presencia física de los estudiantes, así como del personal docente y administrativo.

Señaló que los consejos técnicos continuarán siendo los encargados de determinar las modalidades y los tiempos para un adecuado retorno presencial, además de las condiciones y las medidas sanitarias para evitar contagios.

Puntualizó que el uso del cubrebocas será obligatorio para toda la comunidad universitaria, mientras que la sana distancia deberá observarse en todo momento y las actividades se llevarán a cabo en espacios físicos bien ventilados.

Aclaró que la asistencia de las y los estudiantes que no estén vacunados todavía será voluntaria, por lo que la educación a distancia o en modalidades mixtas se mantendrá durante el tiempo que se considere necesario.

Recordemos que la UNAM suspendió las actividades presenciales el 17 de marzo de 2020 y desde entonces ha desarrollado todas sus actividades en línea debido a la pandemia.

Desde el pasado 6 de agosto, en la UNAM se reanudaron las clases presenciales en educación básica con el inicio del curso escolar y después de más de un año suspendidas, aunque la asistencia es todavía voluntaria.

En los últimos 70 años en el mes de septiembre se concentran en México el mayor número de sismo de magnitud 7 o mayor; sin embargo, si se contemplan en una escala más amplia, el mes con mayor frecuencia de sismos es diciembre, señalaron investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«En los últimos 70 años septiembre ha ocupado un lugar preponderante en la ocurrencia de sismos fuertes, aquellos sismos que tienen una magnitud mayor o igual a 7», explicó el secretario académico del Instituto de Geofísica de la UNAM, Luis Quintanar.

Pero sostuvo que si se analiza desde una escala más correcta, que es una escala de tiempo mayor y se toma en cuenta el catálogo completo de sismos del Servicio Sismológico Nacional (SSN) desde que fue inaugurado, ya no es septiembre el mes con mayor ocurrencia de sismos, «de hecho es diciembre en los últimos 120 años».

Los investigadores del SSM y de la UNAM ofrecieron esa información en relación al sismo del pasado 7 de septiembre, de magnitud 7,1 con epicentro cerca de Acapulco, del que hasta este martes a las 08:00 horas,  han ocurrido 849 réplicas, la más grande de magnitud 5.2.

Detallaron que un millón 113 mil personas lo sintieron de manera muy fuerte; alrededor de 22 millones 450 ciudadanos lo sintieron de manera moderada y 16 mil 516 de forma leve.

Recordaron que la región de la costa de Guerrero, epicentro del reciente sismo, es una zona del país con gran potencial de sismos y tsunamis, junto a la zona costera de Oaxaca.

Señalaron que esta zona es la que contiene la famosa brecha sísmica, una zona donde no ha ocurrido un sismo grande desde 1911, entre Acapulco y Zihuatanejo, y el cual podría causar daños catastróficos a la Ciudad de México dada su cercanía. “Todos estos sismos se deben a la subducción de la placa oceánica, o de Cocos, por debajo de la placa continental, o de Norteamérica», señalaron los expertos.

En tanto, la directora del Instituto de Ingeniería, Rosa María Ramírez Zamora, manifestó que a la problemática de los sismos hay que añadir el cambio climático, que trae como consecuencia la ocurrencia de otros fenómenos de desastre, como son los huracanes que ocasionan inundaciones, pérdidas humanas y materiales en Hidalgo, Veracruz y el Estado de México.

Recordó que el SSN, operado por la UNAM, es una entidad creada en 1910, que tiene 111 años de vida, y su misión principal «es localizar los sismos, dar su magnitud y participar en la toma de decisiones».

Investigadores mexicanos crearon un novedoso cubrebocas con nanocapas de plata y cobre que, aseguran, es capaz de inactivar el SARS-CoV-2, virus causante del COVID-19.

El proyecto se desarrolló en colaboración con la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México.

El equipo de científicos, que trabaja en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), bautizó el cubrebocas como SakCu, un acrónimo del vocablo maya Sak, que significa plata, y Cu, que es el símbolo químico del cobre.

SakCu está hecho de tres capas. La externa y la interna son de algodón y la intermedia está formada por nanocapas de plata-cobre depositadas en polipropileno.

Para probar la mascarilla, los investigadores tomaron gotas con el virus de pacientes positivos y las colocaron sobre la película de plata y cobre, explicó la Máxima Casa de Estudios.

Añadió que se utilizaron esos metales por sus comprobadas propiedades antivirales, antibacteriales e incluso antifúngicas. Recordó que como se publicó en The New England Journal of Medicine, las superficies de cobre son las que más rápidamente reducen al virus que causa la infección por la COVID-19.

Especificaron que en colaboración con el Hospital Juárez de México, el equipo de la UNAM demostró que la nanocapa de plata y cobre inactiva al SARS-CoV-2, y que al usar una mezcla de plata-cobre formando una nanocapa de espesor entre 30 y 40 nanómetros, se ofrece una doble protección contra el virus y bacterias.

La institución agregó que, si la concentración viral era alta, el virus desaparecía en más del 80% en unas ocho horas y, si la carga viral era baja, en dos horas no se detectaba ningún ARN del virus.

«Al contacto con la nanocapa de plata-cobre, la membrana del SARS-CoV-2 se rompe y se daña su ARN», agregaron los desarrolladores. «Así, aunque el SakCu se deseche de manera inadecuada, no será un problema al no permanecer contaminado, como muchos de los cubrebocas que se tiran a la basura».

La mascarilla antimicrobiana es reutilizable y puede ser lavada hasta 10 veces sin que pierda sus propiedades. La UNAM dijo que actualmente tiene capacidad para producir 200 piezas por día.

Profesores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se manifestaron esta mañana frente a Palacio Nacional, para exigir al gobierno federal el pago de sueldos atrasados, así como para exigir una revisión a un reciente ajuste que sus salarios sufrieron recientemente.

Los inconformes denunciaron que autoridades de la UNAM no han cumplido con los compromisos adquiridos para realizar el pago correspondiente a profesores y ayudantes.

«Somos profesores de asignatura y ayudantes de la Universidad Nacional Autonomía de México (UNAM), somos ayudantes de profesores que en conjunto con el profesor titular damos ayuda, se ha hecho viral ese cheque, el chiste es que los salarios a los profesores de asignatura son extremadamente bajos, alrededor de 800 pesos a la quincena por dar un curso universitario y entonces por eso estamos aquí protestando porque además de que son muy bajos han estado pagando con un meses de retraso en esta situación de pandemia» declaró al diario Milenio, Efraín Vega ayudante de Asignatura.

Sobre las manifestaciones y denuncias en redes sociales, la Máxima Casa de Estudios emitió un comunicado en el que indicó que derivado del confinamiento obligado del personal por la emergencia sanitaria, que se tradujo en complicaciones de carácter administrativo, se han enfrentado problemas de retraso en el pago de las percepciones de profesores y profesoras de asignatura en algunas facultades.

«En la Universidad, sensibles a los inconvenientes que esta situación inédita ha causado a sus docentes, hemos podido cubrir a la fecha los adeudos que se tenían con un número importante de ellos y ellas. Sin embargo, todavía falta por resolverse la situación de algunos docentes», reconoció la UNAM.

Indicó que la Secretaría General y la Secretaría Administrativa han tomado medidas extraordinarias para regularizar los pagos de los  profesores y profesoras, así como de ayudantes de profesor, en el transcurso de esta semana.

 

Foto: Twitter @QuePocaMadre_Mx

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, salió en defensa de los organismos autónomos, contra quienes se ha emprendido desde Palacio Nacional en las últimas semanas por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Indicó que el papel de los organismos autónomos es actuar en beneficio del ejercicio de los derechos fundamentales, así como del equilibrio y control que deben existir en una democracia constitucional moderna y no buscan enfrentarse a ningún poder.

“Desde una óptica estructural es comprensible que los órganos constitucionales autónomos sean incómodos para cualquier gobierno. Por su propia naturaleza han sido incómodos, porque son incómodos en su diseño, porque buscan ser incómodos porque buscan, precisamente, los equilibrios constitucionales”, indico.

Córdova Vianello afirmó que estos organismos no son una invención mexicana, sino que son producto de una evolución de 200 años que busca fortalecer la división de poderes a través de los controles y contrapesos.

Recordó que los organismos autónomos han existido a lo largo de diversos gobiernos y han emanado de distintas fuerzas políticas, por lo que se convierten en organismos aún más incómodos en un contexto de pluralismo intenso.

El consejero presidente del INE agregó que el ejercicio de sus funciones de control y contrapesos está estrechamente vinculado con una división de poderes fuerte, típica de un Estado constitucional democrático.

“Me atrevo a decir que la fortaleza del Estado mexicano, de la historia de la transición democrática en buena medida se refleja en la coexistencia de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial con los órganos autónomos para recrear los equilibrios y contrapesos necesarios en una democracia”.

Por su parte la presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Blanca Lilia Ibarra Cadena, enfatizó que los organismos constitucionales autónomos son producto de una exigencia ciudadana de rendición de cuentas.

El Coordinador del Programa de Posgrado en Derecho de la UNAM, Fernando Flores Trejo, afirmó que la función principal de los organismos constitucionales autónomos es constituir un contrapeso para balancear el funcionamiento de la estructura del Estado mexicano.

En este sentido rechazó que se pueda considerar que estos organismos busquen constituirse en un cuarto poder, ya que su función real es un equilibrio dentro de la estructura de manera democrática y, sobre todo participativa con lo que van generando el perfeccionamiento institucional del país.

El rector de la UNAM, Enrique Graue, emitió un acuerdo por el cual se prolonga hasta el próximo 31 de marzo de 2021 la suspensión labores presenciales, con el propósito de prevenir la propagación de la pandemia entre la comunidad universitaria.

El acuerdo señala que se prolonga la suspensión de la asistencia de universitarias y universitarios a reuniones académicas, de difusión y culturales como: cursos, conferencias, congresos, seminarios, mesas redondas y talleres, entre otros. También quedan interrumpidas las visitas de intercambio académico internacional y la recepción de visitantes para la realización de estancias académicas o de investigación.

Adicional, se indicó que no habrá ningún tipo de apoyo económico institucional para movilidad (viáticos, pasajes terrestres o aéreos, inscripciones, entre otros), ya sea a cuenta de ingresos ordinarios o extraordinarios, para comisiones, licencias académicas, permisos, estancias académicas o de investigación, ni para recibir a académicas o académicos visitantes.

“En atención a las medidas necesarias que se requiere tomar para proteger a la comunidad universitaria de la pandemia que afecta al país, la Universidad Nacional Autónoma de México en pleno ejercicio de su autonomía realiza las acciones necesarias para ayudar a prevenir y controlar dicha pandemia”, puntualiza el acuerdo que emitió el Rector.

Se aclaró que las entidades académicas y dependencias universitarias, procurarán efectuar actividades académicas y culturales a distancia o vía remota, además de que la realización de trabajos y prácticas de campo o estancias académicas dentro del territorio nacional se autorizará una vez que se evalúen los riesgos para quienes pudieran asistir en cada uno de los casos solicitados.

Esta tarde se ha dado a conocer la muerte del Dr. José Mario Molina Pasquel Henríquez, mexicano premio Nobel de Química en 1995. Su deceso coincide con el día en que la Academia Sueca de Ciencias dio a conocer a las ganadores de la edición 2020 del Nobel de Química.

El Centro Mario Molina, que dirigía el científico mexicano, confirmó el deceso. «Con profundo dolor, comunicamos el fallecimiento del Dr. José Mario Molina Pasquel Henríquez (…) Su esposa, sus hijos y sus hermanos agradecen las muestras de cariño y pensamientos en estos difíciles momentos».

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) también informó sobre la muerte del premio Nobel. Minutos después, el canciller Marcelo Ebrard comentó en sus redes sociales sobre el fallecimiento.

«Antes de entrar a la secundaria ya me fascinaba la ciencia. Aun recuerdo mi emoción cuando vi por primera vez paramecios y amibas a través de un microscopio de juguete más bien primitivo. Convertí entonces en laboratorio un baño de la casa que apenas usábamos y pasé largas horas ahí entreteniéndome con juegos de química», narró Molina en su autobiografía que publica la UNAM.

Mario Molina es uno de los tres mexicanos que han obtenido el reconocimiento de la Academia con sede en Estocolmo.

Junto a Mario Molina, Alfonso García Robles fue galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1982 y Octavio Paz, Nobel de Literatura en 1990.

El 11 de octubre de 1995, se informó que Mario Molina, junto a el estadounidense Frank Shewood Rowland y el holandés Paul Crutzen, habían obtenido el Premio Nobel de Química por haber advertido al mundo sobre el peligro del adelgazamiento de la delgada capa de ozono.

El propio Molina relataba que un año después de que terminó sus estudios de posgrado, se unió al equipo del profesor Sherwood (Sherry) Rowland como becario de posdoctorado; Sherry le ofreció una lista de opciones de investigación, siendo el proyecto que más llamó su atención el que consistía en averiguar el destino de ciertos productos químicos industriales muy inertes, los clorofluorocarbones (CFCs), que se habían estado acumulando en la atmósfera, y que no parecían tener para entonces ningún efecto significativo en el medio ambiente.

«Tres meses después de mi llegada a Irvine, Sherry y yo habíamos creado la “Teoría del agotamiento del ozono por los CFCs”. El científico reconocía que en un principio la investigación realizada no parecía particularmente interesante.

«Advertimos que los átomos de cloro producidos por la descomposición de los CFCs destruyen por catálisis al ozono. Nos hicimos realmente conscientes de la seriedad del problema cuando comparamos las cantidades industriales de CFCs con las de óxidos de nitrógeno que controlan los niveles de ozono; Paul Crutzen había identificado el papel de estos catalizadores de origen natural unos cuantos años antes. Nos alarmaba la posibilidad de que la liberación continua de CFCs en la atmósfera pudiera causar una degradación significativa de la capa de ozono estratosférica de la Tierra».

El mexicano señalaba que cuando eligió por vez primera el proyecto de investigación sobre el devenir de los clorofluorocarbonos en la atmósfera, fue simplemente por curiosidad científica.

 Molina Pasquel Henríquez fue asesor de los presidentes de Estados Unidos Barack Obama y Bill Clinton en temas de calentamiento global.

En los últimos meses, en el marco de la pandemia mundial de Covid-19, Molina participó en una investigación sobre la propagación del Covid-19 a través de los aerosoles que permanecen en la atmósfera. Defendió el uso del cubrebocas como medida para prevenir la propagación del virus.

Mario Molina señaló que el uso del cubrebocas contribuía a disminuir los contagios en el transporte público, además de que representaba una medida determinante para definir la forma de propagación de la pandemia entre la población.

«El Dr. Mario Molina parte siendo un mexicano ejemplar que dedicó su vida a investigar y a trabajar en favor de proteger nuestro medio ambiente. Será siempre recordado con orgullo y agradecimiento», añadió el Centro Mario Molina.

México es uno de los países con mayor estrés laboral a nivel mundial, pues aproximadamente el 75% de la fuerza de trabajo lo padece, y la pandemia agrava la situación con la aparición del tecnoestrés.

De acuerdo con Erika Villavicencio-Ayub, de la Facultad de Psicología de la UNAM, previo a la pandemia de COVID-19, hasta el 25% de los trabajadores tenía algún trastorno mental como depresión, aunque no necesariamente requerían tratamiento psiquiátrico.

Según sus estimaciones, es muy probable que esa cifra ascendiera para tener hoy uno de cada dos trabajadores con algún padecimiento mental.

Ante esto, la investigadora sugirió a instituciones y empresas establecer programas de contención emocional, reforzar las habilidades de los líderes que son el eje central de los equipos de trabajo en la función de facilitadores, así como proveer una cultura laboral enfocada al bienestar de la persona.

La Coordinadora de Psicología Organizacional de la Facultad expuso que alrededor del 70% del trabajo en México se realiza en la modalidad de teletrabajo, aunque la cifra está en constante cambio por las medidas implementadas por la Secretaría de Salud en algunas entidades federativas.

Hay personas, explicó, que siguen en confinamiento, en el llamado home office.  Otras tienen un esquema mixto para evitar saturar los centros laborales, y una parte ‘en el sitio’, porque su cometido es la producción o el trabajo físico.

Para la especialista no hay que olvidar que el empleado es un ser biopsicosocial, y cuando en su labor la fórmula se desequilibra y se le asignan jornadas y cargas más fuertes, incluidos fines de semana, obviamente se considera una cultura laboral tóxica que conlleva al estrés, y que repercute en la productividad.

“Ahí aparece el denominado tecnoestrés, derivado del uso desadaptativo de las tecnologías. Aunque depende de la situación, también podemos hablar de una tecnofatiga, cuando se está expuesto a largas horas con exceso de carga laboral”, añadió.

Esto sucede porque el cerebro está acostumbrado y reacciona a estímulos que son físicos. Migrarlo a las plataformas digitales trae una serie de configuraciones distintas en donde hace un esfuerzo adicional mientras se habitúa a interactuar con estas distintas expresiones de comunicación, precisó.

Villavicencio-Ayub indicó que algunos de los síntomas son compartidos con otros trastornos, aunque una de las primeras señales se manifiesta en la piel, la caída del cabello y algunas otras como la afectación del ciclo sueño-vigilia, además de presentar dificultades para conciliarlo.

Otro trastorno es el consumo excesivo de alimentos. Hay personas a las que se les suma el exceso de conectividad con preocupaciones y angustias, depresión, miedos, y pudiera ser que los índices de estos se eleven y se acompañen con el mismo tecnoestrés.