Miriam Esther Veras Godoy, directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia), quien encabezaba el Programa de Vacunación Universal, presentó este domingo su renuncia, a solo tres semanas de haber iniciado el proceso de vacunación contra la Covid-19.

Según versiones recogidas por medios nacionales, su renuncia se derivó al no estar de acuerdo con la forma en que se realiza la vacunación contra el virus SARS-CoV-2, aunque la Secretaría de Salud se limitó a decir que la renuncia fue presentada por la funcionaria por razones personales.

Ricardo Alcalá, titular de la Dirección General de Promoción de la Salud, y quien encabezó la noche de ayer la conferencia vespertina, negó que la renuncia de Veras Godoy vaya a afectar la estrategia de vacunación que se ha establecido.

«No deja un hoyo, simplemente la doctora Veras Godoy toma esta decisión y seguiremos caminando con un operativo que tiene grandes retos, los cuales los estamos enfrentando y vamos a cumplir todas las metas que tenemos trazadas», sostuvo el funcionario federal.

Incluso dijo que la atención del coronavirus no tiene los mismos mecanismos que el Programa de Vacunación Universal, sino que en el plan de vacunación contra la Covid-19 hay otras instituciones participando.

Sobre el tema de la vacunación, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que aceptó reducir el número de dosis que Pfizer-BioNTech entregará a México como parte de los contratos firmados, esto luego de una propuesta que hiciera la ONU, para destinar dichas vacunas a países pobres y así evitar también el acaparamiento de las mismas.

«La ONU le ha pedido a Pfizer que baje sus entregas a los países en los que se tiene contrato, como es el caso nuestro, los países europeos, para que se disponga una cantidad de vacunas a la ONU y que no haya acaparamiento, y que la ONU también ponga esas vacunas a disposición de países más pobres. Nosotros estuvimos de acuerdo con eso, que nos bajen y luego nos repongan lo que nos corresponde», dijo AMLO.

Pese a la disminución de dosis, el mandatario indicó que no cambiará el plan de vacunación que se tiene en México; informó que para que el plan de vacunación siga adelante, ya se están buscando otras vacunas, como la de CanSino, la rusa Sputnik V y la de AstraZeneca-Oxford, a fin de tener las vacunas suficientes para inmunizar a todos los mexicanos.

Explicó que a diferencia de lo que está pasando en el mundo, y las denuncias que se han hecho, en México se están aplicando todas las vacunas que se van recibiendo, y no se ha optado por tener una reserva de las mismas «congeladas», como está pasando en algunos países europeos.

Al respecto, Ricardo Cortés informó que más de la mitad de las entidades federativas del país han aplicado 95% de las dosis de vacunas, recibidas hasta el 12 de enero.

Detalló que en total se han vacunado 468 mil 708 profesionales de la salud, de los cuales tres mil 434 cuentan con su esquema completo; es decir, de las dos dosis con 21 días de diferencia entre una y otra.

Cortés Alcalá explicó que del total de vacunas enviadas por la farmacéutica Pfizer-BioNTech a nuestro país, hasta el momento se ha utilizado 100% de los primeros cuatro cargamentos recibidos los días 23, 26 y 30 de diciembre y del 5 de enero, así como 82% de las dosis que arribaron el 12 de enero.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario