La Coordinación General de Investigación Forense y Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) dio a conocer este viernes los resultados de los estudios periciales que se realizaron con motivo del incendio registrado en una de las instalaciones centrales del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

María Seberina Ortega señaló que el incendio se originó en la Planta Baja del edificio, específicamente en el Transformador denominado “TA-1”, el cual fue causado por un corto circuito en sus componentes, es decir, que se trató de un accidente fortuito y no previsible.

Aclaró que, con motivo de dicho incendio, se iniciaron dos carpetas de investigación. La primera, en la Fiscalía de Investigación Territorial en Cuauhtémoc, con motivo del fallecimiento de una mujer, integrante de la Policía Bancaria e Industrial, quien sufrió una caída por la que perdió la vida; la causa de muerte fue traumatismo craneoencefálico.

La segunda carpeta se inició en la agencia del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, con motivo de los daños causados en el inmueble, derivados del incendio.

Indicó que para la integración de los dictámenes correspondientes, se contó con la participación de un equipo multidisciplinario de la Coordinación General de Investigación Forense y Servicios Periciales, integrado por expertos en 11 diferentes especialidades.

«Fue causado por un corto circuito en sus componentes. Fue fortuito y no se trató de un hecho previsible», dijo Manuel Izquierdo Plata, Director de Criminalística, encargado de explicar la labor de cada uno de los expertos que participaron en los trabajos y las conclusiones que se alcanzaron.

Añadió que en menos de 15 minutos, el área del transformador “TA-1” se encontraba completamente incendiada, lo que provocó temperaturas entre mil y mil quinientos grados centígrados, lo que provocó que se expandiera rápidamente el incendio.

Resaltaron que si bien el edificio contaba con un sistema de supresión de incendios que funciona con base al uso de CO2 o bióxido de carbono, el cual sofoca el incendio al desplazar el oxígeno, dicho sistema, localizado en Planta Baja, operó durante el siniestro, pero dada la velocidad de la propagación del fuego y con una de sus puertas abiertas, favoreció a la propagación.

Recordemos que el pasado sábado 9 de enero, al rededor de las 05:25 horas, el Puesto Central de Control, IPCC1 que se ubica en la calle de Delicias, número 67, colonia Centro, en la alcaldía Cuauhtémoc, se incendió, provocando la muerte de la policía, y dejara sin operación a las líneas 1, 2,3, 4, 5 y 6 del Metro.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario