Ruy López, director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud, informó que durante la pandemia de Covid-19, las muertes en gran parte del país aumentaron 55%.

Según un estudio con base en 20 de los 32 estados del país, el mayor aumento en la mortalidad se dio en los adultos de 45 a 64 años; en este grupo se esperaban 32 mil 300 muertes, pero hubo 63 mil 548.

«Las muertes que esperábamos, son 130 mil según la historia de los últimos cuatro años o de los últimos años y observamos 202 mil, o sea, que hay un 71 mil 315 de exceso en estos 20 estados, y esto representa un 55 por ciento», declaró el funcionario.

Sobre el tema de las muertes el gobierno de la Ciudad de México informó que, de mediados de abril a finales de junio, cuando la pandemia por Covid-19 pegaba con más fuerza en la capital del país, murieron 17,800 personas más que otros años, aunque las autoridades no pueden confirmar si todos estos decesos se deben al nuevo coronavirus.

Arturo Galindo, representante del gobierno capitalino, presentó el sábado por la noche un «adelanto» de los datos elaborados por una comisión del gobierno de la Ciudad que tenía como objetivo analizar las causas reales de las muertes dictaminadas como sospechosas de Covid-19 ya que las propias autoridades habían estimado que las cifras de fallecidos reales por la pandemia posiblemente eran hasta tres veces más de las confirmadas mediante pruebas de laboratorio.

Los datos ofrecidos el sábado por la noche confirman esas sospechas aunque, según Galindo, todavía no son definitivos.

La capital mexicana registra oficialmente unas 7,000 muertes confirmadas por coronavirus, con lo que la cifra ofrecida por Galindo casi las triplica.

Según sus datos, el exceso de mortalidad en la capital entre el 19 de abril y el 30 de junio fue de más de 17,800 personas. Si se toma en cuenta la muerte de personas residentes en la capital y de no residentes, la cifra supera los 22,000 fallecimientos.

La mayoría, dijo Galindo, sufría hipertensión, diabetes u obesidad, enfermedades crónicas que generalmente han hecho que la propagación del coronavirus sea más grave o incluso letal.

En la mayoría de la gente, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. En algunas personas, sobre todos los adultos mayores y las que padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario