La presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, llegó este martes a Taiwán, ignorando las advertencias que hiciera el gobierno Chino, que denunció las acciones «extremadamente peligrosas» de Washington y amenazó con ataques «selectivos» de represalia.

Las imágenes difundidas por cadenas internacionales mostraron a la legisladora demócrata, de 82 años, a su llegada al aeropuerto Songshan de Taipéi, donde fue recibida por el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu.

La visita muestra el «apoyo incondicional» de Estados Unidos a la isla, aunque «no contradice» la política de Washington hacia China, dijo un comunicado del gabinete de Pelosi. En tanto la cancillería taiwanesa aseguró que la visita muestra el apoyo «sólido» de Washington a la isla.

China, que considera a Taiwán como una provincia rebelde, anunció poco antes que sus aviones caza habían cruzado el estrecho de Taiwán y prometió «acciones militares selectivas» de represalia.

Advirtió que Estados Unidos cargará con la responsabilidad y «pagará el precio por socavar la soberanía y la seguridad de China», según una portavoz de la diplomacia china.

El gobierno de Pekín afirmó que Estados Unidos está desplegando acciones «extremadamente peligrosas» y advirtió que «quienes juegan con fuego, morirán quemados». El ejército taiwanés negó que aviones chinos hubiesen cruzado el estrecho.

China y Taiwán están separadas de hecho desde 1949, cuando las tropas comunistas de Mao Zedong derrotaron a los nacionalistas, que se refugiaron en la isla. Estados Unidos reconoció en 1979 al gobierno de Pekín como representante de China, aunque siguió dando respaldo militar a Taiwán.

Pelosi, que llegó a la isla en el marco de una gira asiática, es la funcionaria de más alto rango en visitar Taiwán desde su predecesor Newt Gingrich en 1997.

Rusia se sumó al tema y expresó su «solidaridad absoluta» con su aliado chino, en un gesto en concomitancia con la negativa de Pekín a condenar la invasión rusa de Ucrania.

La «reunificación» de China es un objetivo prioritario para el presidente chino, Xi Jinping, quien la semana pasada le dijo formalmente a Biden por teléfono que evitara «jugar con fuego».

Expertos han señalado que los políticos y altos funcionarios estadounidenses suelen mantener sus visitas a Taiwán en completo secreto hasta que aterrizan, con el fin de no provocar reacciones por parte del gobierno chino. Además, la visita de Pelosi a Taiwán fue objeto de todo tipo de conjeturas en los últimos días.

La prensa destacó que la visita de Pelosi a Taiwán podría tener un trasfondo: se produciría en momentos en que el Senado de Estados Unidos se prepara para aprobar una legislación que destinaría cerca de 52 mil millones de dólares en subsidios a la producción de semiconductores, así como créditos fiscales de 24 mil millones para sus plantas.

Pero, ¿cuál sería la relación de esto con Pelosi? Su esposo Paul Pelosi, compró y vendió en días recientes acciones de NVIDIA, una empresa de chips, cuyas acciones se dispararon en ese lapso, cerca del 10% de su valor. Y es justo en Taiwán donde tiene su sede TSMC, el fabricante de chips más grande del mundo, la cual podría ser una de las empresas que recibiría subsidios para la planta que tiene en Arizona.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario