El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo coincidir con el mensaje que compartió el Papa Francisco en relación al asesinato de dos sacerdotes y un civil en Chihuahua, en especial en lo referente a que no es posible enfrentar la violencia con más violencia.

Pidió esperar las conclusiones de las investigaciones que se llevan a cabo sobre los asesinatos pues dijo, es «inaceptable y además muy sospechoso» que una persona como José Noriel Portillo, alias «El Chueco» llevara una vida tan normal ya que de acuerdo al informe de la fiscalía de Chihuahua, era patrocinador de un equipo de béisbol local pese a contar con antecedentes criminales, además de que era conocido en toda la región.

«Hay que ver si no había impunidad, protección, arreglos, acuerdos, con quiénes. Entonces, sí vamos ir a fondo, que se conozca toda la verdad», dijo el mandatario.

El tema sirvió para que el presidente fuera cuestionado sobre si ante la creciente violencia y los homicidios que han repuntado en las últimas semanas era necesario replantear la estrategia de seguridad que se adoptó desde el inicio de su administración, «abrazos, no balazos».

«No; al contrario, este es el camino. Todo esto es el fruto podrido de una política de corrupción, de impunidad, que se implementó desde los tiempos de Felipe Calderón», respondió tajantemente el presidente,

Afirmó que la inseguridad que se vive en el país es un mal que no se puede arrancar de raíz de la noche a la mañana, sino que es un problema que lleva años corregir, pues durante muchos años se alentó desde los niveles más altos de los gobiernos. Como ejemplo dijo, está el secretario de Seguridad Pública del expresidente Felipe Calderón que está acusado de ser protector de un grupo de la delincuencia.

Sostuvo que a diferencia de la política de antes, donde la instrucción era aplicar toda la fuerza, al grado que se les decían a los jefes militares que hicieran su trabajo sin ninguna consideración, porque el gobierno se hacía cargo de los derechos humanos, ahora la estrategia es distinta.

Señaló que ahora se atienden las causas que originan la violencia, algo que las autoridades del pasado nunca hicieron, en especial la atención a los jóvenes, pues acusó, anteriormente se desprecia a los pobres, al pueblo; pues dijo, los gobiernos eran clasistas y racistas.

El otro eje de la estrategia de seguridad dijo, es no permitir la corrupción y la impunidad, pues eso era lo que imperaba.

«No vamos a cambiar la estrategia. Que sigan con sus campañas de desprestigio, atacándonos con su prensa vendida o alquilada. Porque sólo si el pueblo en un proceso electoral decide que hay que cambiar, y llegan gobiernos como los de antes, entonces sí.

Fue en ese punto donde reconoció que en lo que va de su gobierno hay más asesinatos que en el sexenio de Felipe Calderón, aunque aseguró que no es lo mismo, pues él recibió un país con homicidios hasta “la punta”.

«Dicen que ahora hay más asesinatos que en la época de Felipe Calderón. Sí, nada más que nosotros recibimos los homicidios hasta la punta, hasta mero arriba, y Calderón no recibió así el país. Él lo llevó arriba y todavía en el gobierno pasado le subieron más (a los homicidios dolosos)», remató López Obrador,

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario