El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el viernes por unanimidad una resolución impulsada por el Reino Unido que exige equidad en el acceso a las vacunas contra el Covid-19, dando señales de cierta unidad en la comunidad internacional.

La resolución, la segunda que adopta el Consejo sobre la pandemia, insta asimismo a la solidaridad y a un alto el fuego en los países en conflicto para luchar mejor contra el virus y llevar a cabo las jornadas de vacunación.

«El voto a favor de la equidad en las vacunas es importante y lo apreciamos», dijo el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Pero hay que tomar medidas concretas, como renunciar a la propiedad intelectual de las patentes para aumentar la producción, la cobertura de la vacuna y deshacerse de este virus lo antes posible», añadió.

En un hecho poco común en la ONU, la resolución, redactada por el Reino Unido, fue copatrocinada por los 15 miembros del Consejo de Seguridad, según fuentes diplomáticas.

Tras apenas una semana de negociaciones, esta resolución representa un giro para la comunidad internacional hacia una unidad que a menudo ha fallado desde el inicio de la pandemia hace un año.

También refleja un claro acercamiento en la relación entre Estados Unidos y China desde la llegada al poder del demócrata Joe Biden.

La resolución aprobada este viernes «subraya la urgente necesidad de solidaridad, equidad y eficiencia» y pide la «donación» de vacunas a «las economías desarrolladas y de todos aquellos en condiciones de hacerlo a los países de ingresos bajos y medianos o que lo necesiten (…) para un acceso equitativo a los productos sanitarios contra el Covid-19».

Asimismo, el Consejo llama al fortalecimiento de los enfoques nacionales y multilaterales y la cooperación internacional para facilitar un acceso equitativo y asequible a las vacunas contra el Covid-19 en países en conflicto armado o en situaciones de pos-conflicto o de emergencia humanitaria compleja.

El Consejo llamó al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a «evaluar con frecuencia y en forma integral los obstáculos al acceso a las vacunas» e instó a los países miembro a tomar «medidas para evitar la especulación y almacenamiento inadecuado que podría dificultar el acceso a vacunas seguras y eficaces, especialmente en situaciones de conflicto armado».

Recordemos que este es un tema que el gobierno de México ha respaldo y en el que ha insistido. Apenas el martes pasado, en el marco de la visita del presidente de Argentina, Alberto Fernández, el presidente López Obrador llamó a que se garantice la distribución de las vacunas de forma equitativa, universal y sin acaparamiento.

Sin embargo ha sido un tema en el que ha venido insistiendo. El fin de semana pasado, el mandatario hizo un llamado urgente a evitar el acaparamiento y facilitar a todo el mundo el acceso equitativo a las vacunas, acusando que 10 países concentran el 80% de estas, mientras que 70 países, incluido México, solo acceden al 20%.

“Lo más grave, lamentable, reprobable, es que cerca de 120 países no tienen ni una sola dosis de vacunas y esto no puede pasar de noche, desapercibido; se tiene que decir para llamar a los gobiernos donde están las plantas de producción de vacuna a que actúen con más solidaridad, con fraternidad. Es el momento de demostrar con hechos que hay una política en el mundo en favor de los derechos humanos y en este caso en favor del derecho a la salud, del derecho a la vida, que es el principal de los derechos humanos”, expresó López Obrador.

En el mismo sentido, el canciller Marcelo Ebrard denunció el acceso inequitativo de vacunas contra COVID-19 en sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (CSONU) del pasado 17 de febrero.

Durante su participación, el secretario de Relaciones Exteriores recalcó que era necesario que el mecanismo de vacunación Covax, coordinado mediante la vía multilateral por casi todos los países del mundo, acelere la distribución de las vacunas y se revierta el acaparamiento por parte de diez países que concentran tres cuartas partes de todas las vacunas.

Subrayó que «se estima, conservadoramente, que hay más de 100 países en los que no se ha aplicado ni una sola dosis […] nunca habíamos visto una división tan profunda que afectase a tantos en tan poco tiempo»

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario