El primer ministro italiano, Mario Draghi, lamentó este miércoles que varios grupos de interés estén recibiendo vacunas de COVID-19 antes que las personas mayores de 80 años.

En un discurso ante el Senado, Draghi lamentó que no todas las regiones del país estén siguiendo las directivas del Ministerio de Salud que dan prioridad a los mayores de edad para vacunarlos.

«Algunas (regiones) están descuidando a sus ancianos en favor de grupos que proclaman prioridad, probablemente sobre la base de alguna influencia contractual», dijo Draghi. «Debemos estar unidos en la forma de emerger de la pandemia, tal como la hemos sufrido juntos en los meses anteriores».

Las regiones son casi autónomas en la forma en que brindan atención médica a sus residentes. Muchas han designado categorías de trabajadores o asociaciones profesionales para recibir las vacunas.

En la pequeña región sureña de Molise, los periodistas son un grupo prioritario. Los abogados tienen prioridad en Sicilia, sin importar que vayan o no a tribunales.

Ciudadanos mayores y sus hijos adultos ya han denunciado, incluso en programas de radio, que personas de entre 80 y 90 años no han podido vacunarse, mientras que, por ejemplo, profesores universitarios cuyas aulas es poco probable que abran pronto debido a las restricciones por el COVID-19 ya han recibido la inyección.

Adicional, se informó de un descubrimiento de una reserva de 29 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el Covid-19.

Las dosis fueron identificadas por funcionarios italianos durante una inspección de una planta de envasado en Anagni, cerca de Roma.

AstraZeneca se encuentra en el centro de una estruendosa controversia por los importantes retrasos en las entregas a que está comprometida con la Unión Europea (UE).

El anuncio de este descubrimiento, informado por la prensa italiana y luego confirmado por fuentes europeas, se conoció el mismo día en que la UE decidió fortalecer drásticamente su mecanismo para controlar las exportaciones de vacunas.

Bajo fuerte presión, el laboratorio aseguró que los 29 millones de dosis almacenados estaban pendientes de un «control de calidad». Además, señaló, 16 millones de dosis estaban destinados a países de la UE y 13 millones serían para el fondo internacional COVAX, de apoyo a países de bajos ingresos.

«Actualmente no se planean exportaciones fuera de los países del programa COVAX», dijo un portavoz de AstraZeneca. «Se entregarán casi 10 millones de dosis a los países de la UE en la última semana de marzo, el resto en abril», añadió.

Simultáneamente, una fuente del gobierno del Reino Unido negó que alguna de las dosis almacenadas en Italia fuese destinada a Londres, y un funcionario del gobierno italiano dijo que «parecían estar destinadas a Bélgica», un país que actúa como plataforma para la distribución de vacunas.

AstraZeneca produce sus vacunas dentro de la UE en dos fábricas en Bélgica y Holanda, al tiempo que la planta en Italia se encarga del embotellado.

La inspección del sitio italiano en Anagni había sido solicitada por el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, y la UE ahora comprobará a quién estaban destinadas estas vacunas. «Sospechamos que AstraZeneca tenía más capacidad de producción en Europa de la que se había registrado», observó.

AstraZeneca había prometido inicialmente 120 millones de dosis a los países de la UE en el primer trimestre, pero luego admitió que solo podría proporcionar 30 millones.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario