Tag

CELAC

Browsing

Desde prisión, el expresidente de Perú, Pedro Castillo, agradeció este miércoles a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), «su solidaridad con el pueblo peruano», tras el mensaje que ofreció en el marco de la cumbre de la CELAC, en el que este afirmó que fue «una infamia» lo que pasó en su país.

A través de un mensaje en Twitter, Castillo agregó que «más pronto que tarde», estará junto a quienes califica como sus «hermanos y hermanas, construyendo un país lleno de esperanza».

Recordemos que Castillo fue destituido por el Congreso el pasado 7 de diciembre después de que anunciara el cierre del Parlamento, la intervención de la judicatura y el establecimiento de un gobierno de emergencia.

Debido al intento de golpe de Estado, la Fiscalía le abrió una investigación por rebelión y le impuso 18 meses de prisión preventiva, que las cumple actualmente en la prisión de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía en Lima.

Ayer, López Obrador pidió a los líderes de la CELAC, un pronunciamiento conjunto contra la «represión» en Perú y por la libertad del exmandatario Castillo.

«No debemos dejar solo al pueblo hermano del Perú, fue una infamia lo que hicieron con Pedro Castillo y la forma en que están reprimiendo al pueblo», declaró el mandatario en el mensaje que envió a la Cumbre, que se celebra en Buenos Aires, Argentina, y a la cual no asistió personalmente.

López Obrador indicó que habría que suscribir conjuntamente un comunicado para exigir que cese la represión, que se abra el diálogo y que sea el pueblo el que decida en democracia, es decir, en elecciones limpias, libres, sobre el destino del Perú.

«No al autoritarismo y la libertad a Pedro Castillo, porque está injustamente encarcelado», concluyó AMLO en su mensaje.

López Obrador ha cuestionado en repetidas ocasiones la violencia en las protestas contra el gobierno de Dina Boluarte en Perú, donde más de 60 personas han muerto desde que comenzaron las protestas.

Además, México ha otorgado asilo político a la esposa de Castillo, Lilia Paredes, que también es investigada por presunta corrupción junto a otros integrantes de su familia.

Arrancó la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Buenos Aires, Argentina, en la que destaca la reincorporación de Brasil al foro.

Bajo el llamado a una mayor integración regional y a defender la democracia de la extrema derecha, los representantes de 33 países se dieron cita en un hotel de la capital argentina, donde el presidente Alberto Fernández afirmó que «ha llegado la hora de hacer de América Latina y el Caribe una sola región que defienda los mismos intereses».

Fernández celebró el regreso de Brasil al foro político de la mano de su tres veces presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, luego de que su antecesor, el derechista Jair Bolsonaro, sacó al país hace tres años alegando que se había convertido en un escenario que daba protagonismo a los gobiernos izquierdistas y «autoritarios» de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

«Una CELAC sin Brasil es una CELAC mucho más vacía», sostuvo Fernández en su mensaje.

Recordemos que el foro nació en 2011 por iniciativa del entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para diferenciarse de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuestionada por ese y otros dirigentes izquierdistas por su «alineamiento» con Estados Unidos.

Alberto Fernández advirtió que la democracia de la región está en riesgo, luego de que sectores de la ultraderecha «se han puesto de pie» en algunos países; instó a no permitir que «la derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad».

«Lo vimos hace pocos días cuando la locura llegó a las calles de Brasilia… y aquí en Argentina también cuando alguien intentó matar a nuestra vicepresidenta (Cristina Fernández de Kirchner)», señaló Fernández en alusión al ataque a la dirigente peronista el pasado 1 de septiembre por el que tres jóvenes están detenidos y procesados.

La cita de CELAC se produce en momentos convulsos en Sudamérica a raíz también de las protestas de disidentes políticos en Perú y Bolivia, a las cuales Fernández no se refirió.

Fernández instó a «respetarnos en la diversidad» en alusión a las críticas que despierta la participación de los gobiernos de Venezuela, Nicaragua y Cuba en la cita entre la oposición argentina. «Todos los que están aquí han sido elegidos por sus pueblos», afirmó el mandatario.

También exhortó a «levantar la voz» en contra de los bloqueos económicos que Estados Unidos aplica a Cuba y Venezuela por ser «un método perverso» contra los pueblos.

Tal como es su costumbre en cada foro regional, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, reclamó dejar a un lado las discusiones ideológicas y avanzar en acuerdos comerciales que mejoren la calidad de vida de los países de la región.

«¿No será momento de sincerar estas relaciones y que desde CELAC se impulse una zona de libre comercio entre nuestros países? Desde México hasta el sur de América del Sur. ¿No podremos avanzar en ese sentido?», planteó el mandatario uruguayo. «Muchas de nuestras economías son complementarias. Estoy seguro que podríamos avanzar en ese sentido».

Por su parte, el presidente de Chile, Gabriel Boric, convocó a sus pares «a establecer responsabilidades compartidas frente a los flujos migratorios».

«No podemos responder de manera individual. Tenemos que abordarlo en conjunto, regionalmente», insistió. Y propuso «reactivar durante el primer semestre de este año las reuniones sobre migraciones de la CELAC, que han estado paralizadas varios años».

En tanto que el presidente colombiano Gustavo Petro exhortó a fortalecer el Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos. «¿Por qué presidentes elegidos popularmente hoy están presos en vez de estar en esta mesa?», reclamó.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, desistió en medio de las peticiones de opositores argentinos para que fuera detenido por la orden de arresto que pesa sobre él en Estados Unidos por presunto narcotráfico y envió a su canciller. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, tampoco acudió y envió a representantes de su gobierno.

En ese grupo se incrustó Andrés Manuel López Obrador, (AMLO), que como ya se ha hecho costumbre, no asistió la cumbre alegando que tiene compromisos en el país, aunque envió un mensaje.

López Obrador afirmó que trabaja para la «unidad» de un continente americano «sin hegemonías» y en el que se «respete la independencia» de los países.

«Nosotros buscamos la unidad, la integración. No solo en América Latina y el Caribe, sino en todo el continente. Vamos preparando las condiciones para toda la unidad», afirmó López Obrador, que se disculpó por no haber viajado a la cita, aunque señaló que México está representada por el canciller Marcelo Ebrard.

El mandatario reconoció, no obstante, que este objetivo «demanda de mucho esfuerzo», especialmente en lo que se refiere a la integración económica y comercial, y apuntó que la unidad debe implicar también a Estados Unidos y Canadá.

«Sobre todo que nos ayudemos mutuamente. Y que nos respetemos (…) que no haya hegemonías, que se respete la independencia de los países», recalcó.

López Obrador también pidió no dejar solo «al pueblo hermano del Perú» y acusó que «fue una infamia lo que hicieron con Pedro Castillo y la forma en que están reprimiendo al pueblo». Dijo que «hay que suscribir conjuntamente un comunicado para exigir que cese la represión, que se abra el diálogo, que sea el pueblo el que decida en democracia, es decir, en elecciones limpias, libres, sobre el destino del Perú».

«No al autoritarismo y la libertad a Pedro Castillo, porque está injustamente encarcelado», concluyó el mandatario.

El presidente argentino, Alberto Fernández, inauguró este martes la VII cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con un duro discurso en el que acusó a una «derecha recalcitrante y fascista» de amenazar la democracia en la región.

«Tenemos que trabajar para garantizar y fortalecer la institucionalidad de nuestra región. (…) La democracia está definitivamente en riesgo. Después de la pandemia hemos visto como sectores de ultraderecha se han puesto de pie y amenazan a cada uno de nuestros pueblos», dijo el mandatario argentino.

«No debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad de los pueblos», añadió, y se refirió en particular a los disturbios de simpatizantes del exmandatario brasileño Jair Bolsonaro contra los edificios de los poderes públicos en Brasilia para tratar de instigar un golpe de Estado contra Luiz Inacio Lula da Silva.

También se refirió al intento de asesinato contra la vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, el año pasado, cuyas motivaciones aún se desconocen.

Fernández pidió además un aplauso a los mandatarios presentes en la cumbre para su par brasileño Lula, cuya presencia marca el retorno de Brasil a la CELAC luego de que Brasil se retirara de este foro de concertación regional que reúne a 33 países, por decisión de Bolsonaro.

Recordemos que en 2020, Bolsonaro suspendió la participación de Brasil en la CELAC alegando que «daba protagonismo a regímenes no democráticos como los de Venezuela, Cuba, Nicaragua». En consecuencia, Brasil no participó en la sexta cumbre que se realizó en nuestro país en 2021.

Precisamente sobre Cuba y Venezuela, Fernández pidió el fin de los bloqueos que, dijo, son un método perverso de sanción, no a los gobiernos sino a los pueblos. Cuba lleva un bloqueo de más de seis décadas y Venezuela otro tanto, agregó Fernández con Miguel Díaz-Canel presente.

En cambio, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, no llegó a la cita de Buenos Aires. El mandatario fue denunciado ante la Justicia argentina por organizaciones civiles y particulares por violación de los derechos humanos, en un intento de que fuera investigado si llegaba al país.

Maduro tenía un encuentro previsto ayer con Lula, quien mantuvo en cambio en agenda la reunión con el cubano Díaz-Canel para este martes en el marco de la cumbre de la CELAC.

Sobre la celebración de la cumbre de la CELAC, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) justificó su ausencia, señalando «compromisos» en México, y respaldó la decisión de Nicolás Maduro de no asistir al evento.

«Hay mucha especulación del por qué no fui, tengo compromisos en el país, tenía que estar en el Tren Maya, en la supervisión de la obra, pues (si iba a Argentina) era viajar ayer todo el día, estar hoy, regresarme mañana, llegar aquí el jueves, y tengo trabajo bastante», declaró AMLO.

El mandatario es uno de los grandes ausentes de la cumbre de la CELAC, a la que asisten representantes de los 33 países integrantes, incluyendo cerca de 15 jefes de Estado o de Gobierno. En el caso de nuestro país, es el canciller Marcelo Ebrard quien representa al gobierno.

Si bien es conocido que López Obrador no viaja a foros multilaterales en el extranjero, también se ha especulado sobre un supuesto distanciamiento entre el gobierno de la 4T y el presidente de Argentina, esto luego de ambos presentaron candidatos para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Aún así, «estoy de acuerdo con lo que se va a plantear, hay muchas coincidencias, son más las coincidencias que las diferencias que podamos tener», sostuvo López Obrador.

«Estamos a favor de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, de las políticas que se están siguiendo, de la auténtica democracia, en contra de los golpes de Estado, tanto militares como mediáticos, o legales, entre comillas. Todo eso”, añadió.

AMLO también opinó que «hizo muy bien» el presidente de Venezuela en cancelar su asistencia para no caer en la «trampa mediática» y «evitar las provocaciones» de los medios «conservadores» de Argentina.

«Fue también prudente la postura del presidente Maduro de no asistir, porque la derecha, el conservadurismo muy beligerante de Argentina, tenían preparado un show mediático, y ahora sí que como diría el finado Juan Gabriel: pero qué necesidad», expresó.

López Obrador reiteró su respaldo a Alberto Fernández al acusar al Fondo Monetario Internacional (FMI) de «darle dinero al gobierno» del expresidente Mauricio Macri para «garantizar» su continuidad en las elecciones pasadas.

“Deberían estar avergonzados, ofreciendo disculpas los conservadores, que causaron el endeudamiento de Argentina en complicidad con el Fondo Monetario Internacional y que ahora, como son los conservadores de hipócritas, le echan la culpa de todo a Alberto Fernández”, reclamó.

La VII cumbre de la CELAC ocurre en medio de una nueva oleada de gobiernos de izquierda en la región y el regreso del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, pero también entre crisis políticas como la de Perú y tras el intento de golpe de Estado de Brasil.

El canciller Marcelo Ebrard representará a México en la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará el próximo martes en Buenos Aires, Argentina.

Ebrard suele ser el representante de México en este tipo de foros internacionales, ya que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se niega a participar en estos eventos, con la justificación de no querer salir del país para no descuidar la política nacional.

Hasta el momento, López Obrador solo ha realizado cinco viajes al extranjero; cuatro de ellos han sido a Estados Unidos, y la gira que realizó por Centroamérica y Cuba.

La CELAC es un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política que fue creado en 2010 y está conformado por los 33 países de América Latina y el Caribe. Argentina ejerce la presidencia pro tempore del foro, luego de que México se la entregara el año pasado.

Debido a que la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC se llevó a cabo en México, López Obrador encabezó la reunión a la que asistieron 18 homólogos, además de dos vicepresidentes, 12 cancilleres y otros funcionarios, de un total de 31 países de la región.

En esa ocasión, López Obrador ocupó el foro para reiterar su llamado a Washington de poner fin de las políticas de embargo, además de que propuso una «nueva y vigorosa relación entre los pueblos de América».

«Me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías», afirmó López Obrador en referencia a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Ahora, la novedad en esta ocasión será el retorno de Brasil a la CELAC, formalizado hace unos días por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva después de que el entonces mandatario Jair Bolsonaro suspendiera en enero de 2020 su participación en el mecanismo de integración.

El presidente argentino Alberto Fernández fue elegido este viernes para ejercer en 2022 la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), un foro que busca la integración regional y en el cual varios de sus integrantes están enfrentados con Estados Unidos.

Fernández reemplazará al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al frente del bloque regional de 33 países latinoamericanos que comenzó a funcionar en 2011 como un mecanismo intergubernamental de diálogo y que, según analistas, es el contrapeso en la región de la Organización de los Estados Americanos (OEA), donde Estados Unidos ejerce una influencia histórica.

La designación del mandatario argentino fue realizada de forma unánime en Buenos Aires durante la XXII cumbre de cancilleres de la CELAC, que entró en funcionamiento cuando en el continente gobernaban dirigentes centroizquierdistas y populistas como Hugo Chávez, en Venezuela; Néstor Kirchner, en Argentina, y Evo Morales, en Bolivia.

En una intervención ante los cancilleres presentes, Fernández dijo que el bloque «no nació para oponerse a alguien, para enfrentarse con alguna de las instituciones existentes; no nació para inmiscuirse en la vida política y económica de ningún país; nació como un foro en favor de nosotros mismos que siempre promovió el consenso y la pluralidad».

La cumbre tiene lugar en momentos en que el gobierno argentino ha reconocido las dificultades existentes para la consecución de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que tiene a Estados Unidos entre sus miembros de mayor peso, con el fin de refinanciar un préstamo de unos 44,000 millones de dólares otorgado a Argentina en 2018 cuando gobernaba el presidente Mauricio Macri.

Fernández agradeció el apoyo de todos los países presentes en las negociaciones entabladas con el organismo de crédito. «Uno se siente más fuerte sabiendo que los hermanos latinoamericanos y caribeños lo están acompañando», sostuvo.

En tanto, el canciller argentino Santiago Cafiero sostuvo que «trabajaremos en el fortalecimiento institucional de la CELAC con espacios de diálogo y concertación, siempre con la agenda abierta, siempre convocando a todos y escuchando todas las voces».

En la cita regional no estuvo presente Brasil. El gobierno de Jair Bolsonaro suspendió en 2020 su participación en actividades del bloque al sostener que daba protagonismo a regímenes no democráticos, en alusión a Nicaragua, Venezuela y Cuba.

La designación de Argentina en la presidencia se produjo luego de varios meses de intensas conversaciones con los países miembros.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que México preside, urgió este martes a los países del G20 aceptar todas las vacunas avaladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en medio de las restricciones de viaje.

«(La Celac) hace un llamado urgente a la comunidad internacional, en especial a los países del G20, a aceptar, con fines de movilidad internacional y admisión a sus respectivos países, las vacunas contra COVID-19 que hayan sido aprobadas como seguras y efectivas por la OMS», expuso en un comunicado.

Los países de Latinoamérica y el Caribe, una de las regiones más afectadas por la pandemia, con casi 46 millones de casos y más de 1.5 millones de muertes, se han unido en la Celac para reclamar igualdad en el acceso y reconocimiento de las vacunas.

En el breve posicionamiento, la Celac argumentó ser «consciente de la necesidad global de realizar acciones para contrarrestar el impacto sanitario, económico y social de la pandemia».

Antes, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México informó que el canciller Marcelo Ebrard viajará a la Cumbre del G20 que se realizará en Roma el próximo 30 y 31 de octubre. Ebrard representará al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha insistido en una distribución justa global de insumos médicos para combatir la pandemia.

La SRE recordó que México ya presentó al G20 una propuesta para «el reconocimiento universal, sin condicionamientos de ningún tipo» de todas las vacunas aprobadas por la OMS. Indicó que con dicha iniciativa, se busca eliminar la discriminación existente en el reconocimiento de vacunas, alcanzar la meta de vacunación universal y facilitar la movilidad internacional en las mismas condiciones para todas las personas.

El reclamo de Latinoamérica ocurre en medio de las restricciones de viaje que han impuesto países en la Unión Europea (UE), Reino Unido e incluso Estados Unidos, que no reconocen vacunas no aplicadas en sus territorios, como la rusa Sputnik V o la china CanSino.

Incluso, países como Reino Unido no aceptan los esquemas de vacunación de países en desarrollo aunque sea de marcas como AstraZeneca, Pfizer o Moderna.

Ante esta situación, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha urgido a la OMS a validar estas vacunas, pues ha insistido, han demostrado su seguridad y efectividad para prevenir que se desarrolle la enfermedad de manera grave.

Hace menos de un mes fue un escándalo que el líder de la bancada del PAN en el senado, acompañado de otros de sus colegas se reunieran con Santiago Abascal, el líder de VOX, el partido de ultraderecha de España. El crítico número uno de ese encuentro fue el presidente Andrés Manuel López Obrador quien, ni tarde ni perezoso, fijó su postura desde la tribuna de la mañanera para decir que “vinieron unos extremistas de España, el Vox que se unieron con el PAN porque son lo mismo, nada más que simulaban, los del PAN, de que eran demócratas y no, son conservadores y ultraconservadores casi fascistas”.

Agregó López Obrador que «Hubo un besamanos, una vergüenza, llegaron todos los senadores (del PAN), creo que 16, al besamanos».

Muy mal esa reunión de Panistas. Ni duda cabe que no han entendido nada sobre en donde está la batalla electoral para ganar votos y pensar que puedan regresar algún día al poder. Está en el centro, no en los extremos.

Sin embargo, tomando en cuenta que ésta es la visión del presidente López Obrador, que enaltece la máxima de “dime con quien andas y te diré quien eres” ¿qué podemos decir de su apapacho al dictador de Cuba, Miguel Diaz-Canel; al de Venezuela, Nicolás Maduro; al canciller de Nicaragua que venía en representación de Daniel Ortega?

Para ambos países pidió misericordia. Para Cuba, el fin del embargo estadounidense; para Venezuela, el retiro de las sanciones económicas. ¿Es entonces esto un fuera máscaras de Andrés Manuel López Obrador? ¿Cabe la posibilidad de parafrasearlo y decir: López Obrador es lo mismo que Diaz-Canel, Maduro y Ortega, nada más que simula que es un demócrata y no, es un dictador y un violador de los derechos humanos y la libertad de expresión?

Si nos apegamos a cómo se refirió López Obrador al encuentro de algunos panistas con VOX, la respuesta es si. Para un hombre que siempre ha dicho que las relaciones exteriores e internacionales no le interesan, lo que vimos desde el 16 de septiembre cuando le dio a Diaz-Canel el trato que ningún otro Jefe de Estado del extranjero había tenido antes, salvo el que tuvo el francés Charles De Gaulle en 1964, y continuó a lo largo de la cumbre de la CELAC muestra que a López Obrador sí le interesan los temas internacionales y nos dejan verlo de cuerpo entero con quién se entiende y con quién no.

La alternativa es que todo esto fue una estrategia del presidente de México para distraer del desastroso manejo de la crisis migratoria. Fue increíble que en la CELAC se hablará de todo, hasta de una Agencia Espacial de la región, sin que se mencionara el tema migratorio.

Bueno, hasta propuso el presidente que la CELAC conforme una especie de Comunidad Europea en América Latina. ¡Vaya idea viniendo de alguien que constantemente habla de defender la soberanía mexicana! La Comunidad Europea es precisamente la cesión de soberanía económica, laboral y de fronteras.

Apostilla: López Obrador le envió una carta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para decirle cómo resolver la crisis migrante que aqueja tanto a su país como a México. Le pidió que aporten los fondos para replicar Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en los países de Centroamérica. Me imagino que cuando leyó la carta Biden ha de haber dicho “Caray, ¡¿Cómo no se nos había ocurrido esto antes?!…el presidente López Obrador es un genio.” Aunque unos minutos después habría calculado lo que todos sus antecesores. Que dar dinero a los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador sólo enriquece a la clase política de esos países sin lograr cambios favorables para sus ciudadanos. Además, ¿Cómo podría La Casa Blanca justificar, por ejemplo, darle recursos a un Bukele que se auto describe como el dictador más cool del mundo mundial en su perfil de twitter?

Columna completa El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)  aseguró este lunes que «es muy positivo» el balance de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se realizó el sábado en al capital del país, aunque reconoció «diferencias».

«Hubo un buen encuentro a pesar de las diferencias, llevaba ya mucho tiempo que no se llevaba a cabo una reunión así porque no había coincidencias, había confrontación, esto se expresó en la reunión Celac, pero es parte de la diversidad», afirmó el mandatario.

La cumbre de la Celac se efectuó el sábado con la presencia de 18 presidentes o jefes de Estado, 12 cancilleres y otros funcionarios de un total de 31 países de la región.

Llamado a que Estados Unidos cambie su relación con la región y renovadas críticas al papel de la OEA se hicieron presentes en la cumbre de la Celac, en que también surgieron cuestionamientos contra los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

López Obrador pidió a Washington el fin de las políticas de embargo y propuso una «nueva y vigorosa relación entre los pueblos de América».

«Me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías», afirmó López Obrador.

López Obrador ha sugerido que la OEA es intervencionista y una herramienta de Estados Unidos; y aunque el gobierno federal lo había dejado entrever, durante la cumbre no se propuso formalmente dejar la organización. Más bien, se opuso a cualquier tipo de sanciones y dijo que las cuestiones de derechos humanos y democracia sólo deben considerarse si un país acusado de violaciones lo solicita y que en todo caso deberían dirimirse en «instancias verdaderamente neutrales», como las de la ONU.

Sin embargo, Venezuela y Cuba fueron el punto de choque durante la cumbre, luego de que los presidentes de Paraguay y Uruguay cuestionaron la legitimidad democrática de sus pares Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel.

Las fricciones en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños arrancaron cuando el mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, reafirmó que no reconoce a Maduro como presidente de Venezuela.

«Le digo al presidente de Paraguay: ¡ponga usted la fecha, el lugar y la hora para un debate sobre la democracia en Paraguay, en Venezuela y América Latina! (…). ¡Ponga usted, presidente Lacalle (de Uruguay), la fecha y el lugar!», respondió Maduro ante el pleno.

Recordemos que Paraguay rompió relaciones con Caracas tras reconocer al opositor Juan Guaidó, quien en 2019 se autoproclamó presidente interino de la otrora potencia petrolera, sumida en una grave crisis que ha empujado a emigrar a millones de venezolanos.

Por su lado el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, afirmó que participar en la cumbre no significaba ser «complaciente» con países donde «no hay una democracia plena (…), se utiliza el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcelan opositores».

«Vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela», subrayó Lacalle ante sus colegas.

Estados Unidos elogió dicha condena. «Presidente de Uruguay @LuisLacallePou diciendo las cosas como son», tuiteó Juan González, jefe para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de La Casa Blanca, junto a un video del discurso.

En marzo de 2020, el Departamento de Justicia estadounidense acusó a Maduro de «narcoterrorismo», tráfico de drogas y posesión de armas, y ha ofrecido 15 millones de dólares por su captura.

Díaz-Canel también rechazó las declaraciones de Lacalle, afirmando que denotan su «desconocimiento de la realidad», y lo acusó de imponer un «paquetazo neoliberal» en Uruguay.
«En mi país por suerte la oposición tiene resortes democráticos para quejarse. Esa es la gran diferencia con el régimen cubano», reviró Lacalle, quien leyó un fragmento de la canción «Patria y vida», himno de las protestas de julio en Cuba que dejaron un muerto, decenas de heridos y centenares de detenidos.

La declaración final de la cumbre llamó a un acceso justo y equitativo a las vacunas contra el COVID-19 y a democratizar su producción.

La VI cumbre respaldó además la creación de un fondo de la Celac para responder a los desastres naturales derivados del cambio climático, para el cual, según Ebrard, ya se han reunido 15 millones de dólares.

Integrada por 33 países, la Celac surgió en 2011 con el impulso del fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, y otros gobernantes de izquierda como un contrapeso a la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que forman parte Estados Unidos y Canadá.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se reúnen este sábado en la Ciudad de México, donde buscarán profundiza la lucha conjunta contra la pandemia y debatir sobre una eventual transformación de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Se informó que los países miembros acordaron la firma de 6 declaraciones, entre las que destaca la relativa al bloqueo económico a Cuba.

«Hace mucho que no se reunían las y los presidentes, primeros ministros y altos funcionarios que ahora ha convocado el presidente de la República», subrayó el canciller Marcelo Ebrard.

Hasta ahora se prevé la participación de 17 presidentes o jefes de Estado, 18 con Andrés Manuel López Obrador que encabeza la reunión, además de dos vicepresidentes, 12 cancilleres y otros funcionarios. Además, estarán presentes el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Entre los líderes presentes estarán Alberto Fernández (Argentina), Luis Arce (Bolivia), Miguel Díaz-Canel (Cuba), Guillermo Lasso (Ecuador), Carlos Alvarado (Costa Rica), Juan Orlando Hernández (Honduras), Pedro Castillo (Perú) y Luis Lacalle Pou (Uruguay).

Recordemos que México, y en este caso López Obrador, es presidente temporal de la CELAC y se ha propuesto transformar ese organismo «en algo semejante a la Unión Europea». Ha insistido en que «no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo», según dijo en julio pasado.

Entre los temas que se tratarán durante la reunión está la presentación de los avances logrados, principalmente relativos a cómo se enfrentó la pandemia. Alicia Bárcena, secretaria de la Cepal, detallará el plan a seguir por parte de la región para contar con vacunas, equipos, y pruebas.

Entre ellos está la producción y envasado de vacunas con el acuerdo México-Argentina, con apoyo de la Fundación Slim, del fármaco de AstraZeneca. Además, abordarán el apoyo de 13 proyectos de investigación de vacunas CELAC, en países como Argentina, Brasil, Chile y México.

El gobierno de México ha jugado un papel activo ante la ONU, donde tiene un asiento en el Consejo de Seguridad, para reclamar vacunas contra la COVID-19 para Latinoamérica y el Caribe.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) adelantó que los países miembros acordaron la firma de seis declaraciones:

  1. Declaración de la Ciudad de México
  2. Sobre el Bloqueo a Cuba
  3. Sobre las Islas Malvinas
  4. Sobre la COP26
  5. Sobre Generaciones Futuras
  6. Sobre Lenguas y Pueblos Indígenas

Sobre la Declaración de la Ciudad de México, detallaron que incluye: creación de la Agencia Regional Espacial; plan sobre producción de vacunas de CEPAL; llamado al FMI para flexibilizar condiciones de deuda y financiamiento; acceso a Derechos Especiales de Giro; rechazo a medidas las coercitivas unilaterales; apego al Acuerdo de París y sus compromisos de reducción de emisiones para combatir el cambio climático; compromisos por la igualdad de género y la no discriminación, así como el plan regional para la seguridad alimentaria con la FAO.

Los asistentes a la cita elegirán aL nuevo presidente pro tempore, cargo que ostenta México desde enero de 2020, año en que hubo que suspender la reunión debido a la pandemia de coronavirus. Hasta ahora el único candidato es Argentina.

En la reunión también se hablará sobre la creación de un fondo de desastres para América Latina, ante los impactos del cambio climático.

La próxima reunión de jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que tendrá lugar este sábado en nuestro país, profundizará en la lucha conjunta contra la pandemia y tendrá a la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la mira.

El canciller Marcelo Ebrard explicó este martes que los países de la región dialogarán al más alto nivel en un acto encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Indicó que estos jefes de Estado y representantes de gobierno viajarán al país por dos motivos, tanto el bicentenario de independencia de México como la propia reunión de la CELAC, del que México ostenta la presidencia temporal.

«Hace mucho que no se reunían las y los presidentes, primeros ministros y altos funcionario que ahora ha convocado el presidente de la República», subrayó Ebrard.

En la VI Cumbre de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno de la CELAC hay 31 países que han confirmado su participación, la mayoría a nivel de jefe de estado y/o gobierno, según informó en días recientes la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

«Representarán a sus países 17 mandatarios, 2 vicepresidentes, 9 cancilleres y otras autoridades de primer nivel», explicó en Twitter el subsecretario para América Latina y el Caribe de México, Maximiliano Reyes.

Por el momento, Alberto Fernández (Argentina), Guillermo Lasso (Ecuador), Carlos Alvarado (Costa Rica), y Luis Lacalle (Uruguay), están entre los mandatarios que han confirmado su presencia en México, puntualizó Cancillería. También se espera la presencia de Pedro Castillo, presidente de Perú.

Ebrard subrayó esta mañana que, bajo la presidencia «pro tempore» de México, hay logros en la lucha contra la COVID-19 en la región. Entre ellos, indicó, está la producción y envasado de vacunas con el acuerdo México-Argentina, con apoyo de la Fundación Slim, del fármaco de AstraZeneca.

Y también el apoyo de 13 proyectos de investigación de vacunas CELAC, en países como Argentina, Brasil, Chile y México. Asimismo, subrayó que México donó ventiladores y 1.3 millones de dosis de vacunas.

Finalmente, enfatizó la importancia de la coordinación regional para las reuniones de la red de especialistas de la Organización Panamericana de Salud (OPS), la red de virólogos de la CELAC y el plan regional de vacunas y medicamentos de Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Esto «se va a presentar el sábado, brevemente, porque tenemos nuestro plan para producir vacunas para América Latina», puntualizó.

Recordemos que a finales de julio tuvo lugar en la Ciudad de México la reunión de cancilleres de la CELAC, donde se firmó el convenio constitutivo de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE), y ahora en esta nueva cumbre se espera que se lleve a cabo la fundación del organismo como tal.

Previó a la reunión de cancilleres de julio, López Obrador pidió crear en la región «algo similar» a la Unión Europea (UE) y sustituir a la OEA, propuesta que generó un gran debate. El pasado 28 de agosto, Ebrard ya adelantó que este tema se tratará en la cumbre de jefes de Estado, donde el Gobierno mexicano aprovechará su «excelente diálogo» con Estados Unidos para «facilitar que se pueda llegar a este acuerdo para otra arquitectura política en las Américas».

En ese sentido, AMLO dijo esta mañana que «van a ser muy importantes los resolutivos. Si se logra un acuerdo conjunto de todos los países que participen, va a ser algo muy importantes para nuestra América, porque la CELAC es América Latina y el Caribe».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) propuso este fin de semana la creación de un organismo de integración para América Latina que sustituya a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

«La propuesta es ni más ni menos que construir algo semejante a la Unión Europea, pero apegado a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades», dijo López Obrador durante la reunión de cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El encuentro de la Celac, de la que México es presidente pro tempore, pretende encontrar mecanismos para la adquisición de vacunas contra el COVID-19 para la región.

Pero el mandatario aprovechó para pedir el reemplazo de la OEA, a cuyo secretario general, Luis Almagro, mÉXICO ha criticado duramente por su gestión a la que considera «una de las peores» en la historia del organismo.

«En ese espíritu no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador, a petición y aceptación de las partes en conflicto», sostuvo López Obrador sin dar detalles sobre su propuesta. «Se trata de un asunto complejo, que requiere de una nueva visión política y económica», afirmó el mandatario, pero dijo que «es una gran tarea para buenos diplomáticos y políticos» en América Latina.

El planteamiento del presidente surge en medio del rechazo de Cuba a las sanciones anunciadas el jueves por Estados Unidos, entre otras, contra altos funcionarios cubanos por la «represión» de las recientes manifestaciones populares en la isla.

«Washington nunca ha dejado de realizar operaciones abiertas o encubiertas contra los países independientes situados al sur del río Bravo», dijo AMLO durante la reunión diplomática, en la que se recordó el 238 natalicio Simón Bolívar.

López Obrador sostuvo que Cuba ha sido el país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia, enfrentando políticamente a los Estados Unidos al haber resistido 62 años sin sometimiento.

Consideró que Cuba «merece ser declarada patrimonio de la humanidad» y «nueva numancia por su ejemplo de resistencia».

«Puede que mis palabras provoquen enojo en algunos o en muchos, pero como dice la canción de René Pérez Joglar de Calle 13: ‘yo siempre digo lo que pienso’. En consecuencia, creo que por su lucha en defensa de su soberanía, de su país, el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad», sostuvo.

Recordemos que tras las protestas del 11 y 12 de julio pasados, el presidente se expresó en contra de cualquier forma de «intervencionismo» en la crisis cubana, y ofreció enviar ayuda humanitaria al país. De hecho se ha informado México enviara dos barcos con insumos médicos, alimentos y gasolina a Cuba.

La propuesta de AMLO ya cuenta con la oposición de Colombia, una vez que su ministra de Relaciones Exteriores, y también vicepresidenta del país, Marta Lucía Ramírez, defendiera la importancia de la OEA.

«Pese a que algunas voces pidieron sustituir la OEA, defendí esta organización», dijo la funcionaria, afirmando que es mejor «complementar» a la Organización con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

También ha trasladado la importancia de que la cooperación internacional entre los países latinoamericanos incluya «relaciones más estrechas con Estados Unidos y Canadá», tal y como se ha hecho ya con China.