Tag

política monetaria

Browsing

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) inició este martes su reunión de dos días para determinar el camino de la política monetaria con la inflación por encima de lo previsto, un crecimiento del PIB por debajo de las previsiones y los costos laborales en alza.

Este conjunto de factores, señalan diversos analistas, no permite prever una pronta bajada de las tasas de interés e incluso para algunos podría ameritar un aumento.

Los expertos consideran que el presidente de la Fed, Jerome Powell, va a ejercer mayor paciencia en los planes de comenzar una progresiva bajada de las tasas de interés desde el nivel que se encuentran ahora que es del 5.25%-5.5 %, el nivel más alto en más de 20 años.

Y es que la inflación sigue por encima del 3% y los datos preliminares de crecimiento del PIB en el primer trimestre, del 1.6%, fueron peor a lo esperado y están por debajo de la previsión de la Fed.

Para añadir más factores, este mismo martes se conocieron datos de costos laborales en el primer trimestre de 2024, que crecieron un 1.2% al ritmo más alto en un año.

Todos estos datos descartan una disminución de las tasas en esta reunión y dificultan avanzar hacia un ritmo de descenso que permita las tres bajas de un cuarto de punto cada una este año.

Según un informe de Sevens Report, la incógnita por resolver mañana, cuando Powell comparezca, es si va a despejar dudas sobre una posible subida de los tipos de interés, algo que varios analistas consideran ahora una posibilidad.

“Si simplemente dice que la Fed reaccionará a los datos como sea necesario y solo confirma que la Fed tiene la capacidad de subir los tipos, eso no será tan negativo”, indica este informe que intenta anticipar la marcha de los mercados antes de la conferencia de prensa posterior a la reunión del FOMC.

El Banco de México (Banxico) consideró este jueves que los riesgos asociados a la inflación todavía “ameritan” una política monetaria “prudente”, por lo que su postura se mantiene “restrictiva”.

La Junta de Gobierno “reconoció el proceso desinflacionario desde la última vez que se ajustó la tasa de referencia, no obstante, consideró que persisten retos y riesgos que ameritan continuar con un manejo prudente de la política monetaria”, se lee en el documento de la minuta de la decisión de política monetaria.

La minuta corresponde a la reunión del 21 de marzo, cuando la Junta de Gobierno bajó 25 puntos base la tasa de interés al 11%, el primer ajuste tras mantenerla casi un año en un nivel récord de 11.25%.

En el texto, el banco central argumentó que, “con esta decisión, la postura monetaria se mantiene restrictiva y continuará siendo conducente a la convergencia de la inflación a la meta de 3% en el horizonte de pronóstico”.

Banxico destacó el avance en el proceso desinflacionario en México tras la caída de la inflación general a un 4.4% en febrero, cuando rompió con tres meses consecutivos al alza.

Aún así, en la reunión el banco elevó su pronóstico sobre la inflación general para el fin de 2024, al estimar que promediará un 3.6% en el último trimestre, pero conservó su expectativa para el cierre de 2025, cuando la inflación promediaría un 3.1%.

“Todos (los miembros de la Junta de Gobierno) consideraron que el balance de riesgos para la trayectoria prevista de la inflación en el horizonte de pronóstico permanece sesgado al alza”, se advierte en la minuta.

Entre los riesgos señalados, se alerta sobre la persistencia de la inflación subyacente, en particular de los servicios, además de la escasez de agua y las afectaciones climáticas.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicará el próximo martes la inflación general de marzo, en la que analistas temen un repunte porque la tasa subió al 4.48% en la primera quincena del mes.

Adicional, la próxima decisión sobre política monetaria de parte de la Junta de Gobierno de Banxico tendrá lugar el 9 de mayo.

Pese a la inflación, la mayoría de la Junta de Gobierno “mencionó que se prevé que en el primer trimestre de 2024 la actividad económica muestre mayor dinamismo en relación con la debilidad registrada el trimestre previo”.

El Banco de México (Banxico) mantuvo este jueves sin cambios, por sexta ocasión consecutiva, la tasa de interés que se encuentra en 11.25%, el mayor nivel en su historia.

En su anuncio de política monetaria, que estuvo dentro de las expectativas del mercado, Banxico dijo que “la inflación general anual exhibió cierto incremento”, por lo que enfatizó que “será necesario mantener la tasa de referencia en su nivel actual por cierto tiempo”.

La decisión de mantener sin cambios la tasa, luego de una serie de aumentos que iniciaron durante la pandemia de COVID-19 en junio de 2021 y que acumularon 725 puntos base, se aprobó por unanimidad de los integrantes de la Junta de Gobierno.

Además, ocurrió en sintonía con lo anunciado por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que ayer conservó por tercera vez la tasa en un rango de entre el 5.25% y el 5.5%.

La resolución llega también tras difundirse que la inflación repuntó en noviembre al 4.32%, después de que en octubre descendiera al 4.26%, su menor nivel desde febrero de 2021.

Recordemos que en diciembre de 2022, la inflación registró un índice del 7,82 %, su mayor tasa para un cierre de año en lo que va del siglo.

“Desde la última reunión de política monetaria, la inflación general anual exhibió cierto incremento. Ello, debido al aumento del componente no subyacente. La inflación subyacente siguió descendiendo, si bien continuó en niveles altos al situarse en 5.30% en ese mismo mes”, argumentó la Junta de Gobierno de Banxico.

Banco de México mantuvo su pronóstico sobre la inflación general, al estimar que promediará un 4.4% anual en el último trimestre de 2023, y aumentó ligeramente su expectativa para el cierre de 2024, cuando espera que la inflación promedie un 3.5%.

La Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos mantuvo sin cambios su tasa de interés en el rango actual del 5.25% y 5.50%.

El presidente del banco central, Jerome Powell, dijo que la política monetaria se ajustará según corresponda en función de si surgen riesgos que puedan impedir el objetivo de colocar la inflación en el 2%.

“Realmente queremos ver evidencia convincente de que hemos alcanzado el nivel apropiado (de aumentos). (…) Hemos visto avances y lo agradecemos. Pero, ya saben, necesitamos ver más avances antes de estar dispuestos a concluir las subidas”, dijo en una conferencia de prensa.

Minutos antes, el Comité Federal de Mercado abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), el órgano de la Fed encargado de decidir si se suben o no los tipos, había anunciado que los mantiene en la tasa actual.

En todas sus reuniones desde que comenzó la racha de aumentos en marzo de 2022, los integrantes del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) han decidido subirlos, salvo en junio pasado, cuando acordaron una pausa. En julio, sin embargo, volvieron a aumentarlos.

Para 2024, la Fed espera que la tasa se ubique en 5.1% frente a 4.6% que estimaba en junio pasado.

También ajustó su previsión de crecimiento del PIB de los Estados Unidos para 2023 a 2.1% frente al 1% previsto en junio, ya que la economía avanza “a un ritmo sólido”, según un comunicado emitido al término de su reunión de política monetaria que inició ayer.

“Seguiremos tomando nuestras decisiones según la totalidad de la información entrante y sus implicaciones para las perspectivas de la actividad económica y la inflación. (…) Restaurar la estabilidad de los precios es esencial para sentar las bases para lograr el máximo empleo y precios estables a largo plazo”, recalcó Powell.

La Reserva Federal abrió la puerta a un nuevo incremento a finales de año. Las próximas reuniones de la Fed al respecto tendrán lugar el 31 de octubre y 1 de noviembre y el 12 y 13 de diciembre.

El Banco de México (Banxico) mantuvo este jueves sin cambios, por segunda ocasión consecutiva, la tasa de interés en su rango actual del 11.25 %, el mayor nivel en su historia.

La decisión de la Junta de Gobierno de Banxico confirmaría el fin de su racha alcista, que inició durante la pandemia de la COVID-19 en junio de 2021, y que acumuló 725 puntos base.

El banco central “consideró que el proceso de desinflación continuó avanzando ante la mitigación de diversas presiones. Sin embargo, juzgó que siguen incidiendo sobre la inflación, de modo que esta permanece alta”.

El anuncio de Banxico llegó luego de revelarse que la inflación descendió en la primera quincena de junio a 5.18%, su menor nivel desde 2021.

“Desde la última reunión de política monetaria, las inflaciones general y subyacente anuales siguieron descendiendo”, argumentó la Junta de Gobierno del banco.

Banxico también ajustó sus perspectivas para la inflación, que ahora espera promedie un 4.6% anual en el último trimestre de 2023 tras la expectativa anterior de 4.7%. Ppara el cierre de 2024 mantuvo la expectativa en 3.1%.

A pesar de la mejora de previsiones e indicadores, el banco central aún “estima que el panorama inflacionario será complicado e incierto a lo largo de todo el horizonte de pronóstico, con riesgos al alza”.

La decisión del Banco de México se aprobó por unanimidad y llegó luego de que la semana pasada la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), también mantuviera la tasa sin cambios en un rango de 5% a 5.25%.

El Banco de México (Banxico) dio a conocer su decisión de política monetaria, informando que la Tasa de Interés Interbancaria a 1 día  se mantiene sin cambio, en su nivel actual de 11.25%.

La decisión de la Junta de Gobierno va en línea con lo que esperaban los analistas, con lo que acaba, por el momento, el aumento en las tasas de interés. El ciclo alcista finaliza, o el menos se ve interrumpida, con 15 incrementos consecutivos de la tasa de interés.

Recordemos que el alza a las tasas de interés inició en junio de 2021, incrementándose 725 puntos base en total, desde el 4 por ciento en que se encontraba.

“Desde la decisión previa, en México las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mediano y largo plazos disminuyeron. El peso mexicano se apreció. La actividad económica ha mostrado resiliencia ante un entorno externo complejo, y en el primer trimestre de 2023 incrementó su ritmo de expansión. El mercado laboral muestra fortaleza”, indicó Banxico a través de su comunicado.

Expertos señalan que la decisión de la Junta de Gobierno del Banco de México se vio influenciada luego de conocerse que la inflación bajó en abril pasado a 6.25 por ciento, su nivel más bajo en los últimos 18 meses.

La decisión de Banxico también marca la primera divergencia, en varios meses, en la decisión de política monetaria entre México y Estados Unidos, donde la Reserva Federal (Fed), aplicó a inicios de este mes su más reciente aumento a la tasas de interés, y aunque cambió el tono de sus previsiones a futuro, no cerró la puerta a otro incremento.

La Junta de Gobierno adelantó que dará seguimiento a las presiones inflacionarias, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación y en sus expectativas.

Estimó que el panorama inflacionario será complicado e incierto a lo largo de todo el horizonte de pronóstico, con riesgos al alza, por lo que dijo, para lograr la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3%, “considera que será necesario mantener la tasa de referencia en su nivel actual durante un periodo prolongado”.

El peso se apreciaba esta mañana por tercera sesión consecutiva, mientras crece la expectativa sobre el anuncio de política monetaria que la Reserva Federal (Fed) estadounidense dará a conocer este miércoles.

La moneda cotizaba en 18.5231 por dólar, con una ganancia del 0.34% frente al precio de referencia de Reuters del martes, acumulando un retorno del 1.91% en las últimas tres jornadas.

Y es que la Reserva Federal dará a conocer hoy su decisión de política monetaria, que según analistas apunta a un nuevo aumento en la tasa de interés de un cuarto de punto.

La mayoría de los pronósticos dan por hecho el alza en la tasa, que sería el noveno aumento consecutivo que la Fed lleva a cabo ante la alta inflación que persiste en el mundo.

Sin embargo, algunas voces hablan de que el banco central estadounidense podría detener el ciclo de alzas ante las preocupaciones que hay sobre el sector bancario, luego del colapso del Silicon Valley Bank (SVB) y Signature Bank.

Sin embargo, la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, dijo que en general, la situación de la banca estadounidense se ha comenzado a estabilizar y, en un intento por brindar tranquilidad a los inversores, aseguró que rescates adicionales podrían estar justificados si nuevas quiebras en bancos más pequeños ponen en peligro la estabilidad financiera.

La decisión que tome este miércoles la Fed, podrá influir en nuestro país, ya que la Junta de Gobierno del Banco de México anunciará su decisión de política monetaria la próxima semana, en donde se espera que la tasa interés pueda aumentarse en un cuarto de punto.

Además, del anuncio de la Fed, la atención en México también está puesta en el dato que se conocerá mañana sobre la inflación de la primera quincena de marzo, consideradas clave para la próxima decisión de Banco de México (Banxico) que se conocerá la próxima semana.

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) anunció esta tarde un nuevo incremento en a la Tasa de Interés Interbancaria a un día, de 0 puntos base, con lo que alcanza un nivel de 10.50%, el nivel más alto desde 2008.

A través de un comunicado, el Banco central indicó que votaron a favor del aumento la gobernadora Victoria Rodríguez Ceja, y los subgobernadores Galia Borja Gómez, Irene Espinosa Cantellano y Jonathan Heath.

En tanto, Gerardo Esquivel votó a favor de incrementar en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, para que quedara en un nivel de 10.25%.

La Junta de Gobierno de Banxico señaló que si bien la actividad económica mundial se recuperó moderadamente en el tercer trimestre, las perspectivas para 2023 siguieron deteriorándose.

Apunto que la inflación global se mantiene elevada, lo que ha llevado a que un amplio número de bancos centrales continúen incrementando sus tasas de referencia.

Recordó que de su decisión de ayer, la Reserva Federal de Estados Unidos aumentó el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 50 puntos base, después de cuatro incrementos consecutivos de 75 puntos base.

El aumento de 50 puntos anunciado rompió la tendencia de cuatro incrementos consecutivos anteriores de 75 puntos,

Entre los riesgos globales que señalaron están los asociados a la pandemia, la prolongación de las presiones inflacionarias, el agravamiento de las tensiones geopolíticas y condiciones monetarias y financieras más apretadas.

En el caso de México, indicó que la inflación general mantuvo su tendencia a la baja, al disminuir en noviembre al 7.80%. Sin embargo, aclaró que la inflación subyacente mantuvo una tendencia contraria, al ubicarse en 8.51%.

En cuanto a los pronósticos para la inflación general, Banxico dijo que se sigue anticipando que la inflación converja a la meta de 3% en el tercer trimestre de 2024.

Adicional, revisó su proyección de inflación general para el cuarto trimestre del 2022, pasando de un 8.3% que preveía anteriormente, a un 8.1%. Para la inflación subyacente, dijo prevé escale a 8.5%, desde el 8.3% que proyectaba.

“La Junta de Gobierno evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como la evolución de las expectativas de mediano y largo plazos y el proceso de formación de precios. Consideró los retos para la conducción de la política monetaria ante el apretamiento de las condiciones financieras globales, el entorno de incertidumbre, las presiones inflacionarias acumuladas de la pandemia y del conflicto geopolítico, y la posibilidad de mayores afectaciones a la inflación, así como la postura monetaria que ya se ha alcanzado en este ciclo alcista”, justificó el Banco de México su decisión.

Adelantó que se mantendrá vigilante de las presiones inflacionarias, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación y en sus expectativas, apuntando que considera “necesario” incrementar la tasa de referencia en la próxima reunión de política monetaria.

Banco de México (Banxico) elevó este jueves la tasa de interés al 10%, el mayor nivel en su historia, tras anunciar el el decimosegundo incremento consecutivo, y el cuarto de 75 puntos base, ante los niveles de inflación que se registran.

“La Junta de Gobierno evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como la evolución de las expectativas de mediano y largo plazo y el proceso de formación de precios”, indicó Banxico en su anuncio de política monetaria.

La subida se aprobó por mayoría de cuatro votos, pues el subgobernador del banco central, Gerardo Esquivel, pidió aumentar la tasa en solo 50 puntos.

El incremento estaba dentro de las expectativas del mercado tras conocer que la inflación general registró una tasa anual de 8.41% en octubre, una ligera caída frente a la de 8.7% de agosto y septiembre, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Con el aumento, Banxico argumentó que la “política monetaria se ajusta a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3% dentro del horizonte de pronóstico”.

Advirtió que, “si bien algunos choques han dado señales de mitigación, el balance de riesgos que podrían incidir en la trayectoria prevista para la inflación en el horizonte de pronóstico sigue sesgado al alza”.

Banxico prevé ahora que la inflación general promedie un 8.3% anual en el último trimestre de 2022 tras la expectativa anterior de 8.6%. Además, apuntó que la tasa de inflación no estaría cercana a la meta del 3% hasta el cuarto trimestre de 2024, cuando Banxico prevé que promedie un 3.1%.

Como riesgos al alza, la Junta de Gobierno enunció la persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados, presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia, mayores presiones en los precios agropecuarios y energéticos por el conflicto en Ucrania, depreciación cambiaria y presiones de costos.

El siguiente anuncio de política monetaria de Banxico tendrá lugar el próximo 15 de diciembre.

La Junta de Gobierno del  Banco de México (Banxico) elevó este jueves la tasa de interés al 9.25%, el mayor nivel en su historia desde la creación del sistema en 2008.

La decisión de Banxico representa el undécimo incremento consecutivo y el tercero de 75 puntos base ante la inflación más alta de los últimos 22 años en el país.

“La Junta de Gobierno evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como la evolución de las expectativas de mediano y largo plazo y el proceso de formación de precios”, indicó Banxico.

Los cinco integrantes de la junta, que aprobaron el aumento por unanimidad, consideraron también “los mayores retos para la conducción de la política monetaria”.

El incremento respondió a las expectativas del mercado tras revelarse la semana pasada que la inflación general subió en la segunda quincena de septiembre hasta el 8.76%, su mayor nivel desde el año 2000.

Con el aumento, el organismo autónomo argumentó que la “política monetaria se ajusta a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3 % dentro del horizonte de pronóstico”.

Banxico expuso que los pronósticos para la inflación general y para la subyacente se revisaron al alza para todo el horizonte de pronóstico. Ahora prevé que la inflación general promedie un 8.6% anual en el último trimestre de 2022.

La tasa de inflación no estaría cercana a la meta del 3% hasta el cuarto trimestre de 2024, advirtió el Banco de México, cuando prevé que promedie un 3.1%.

Como riesgos al alza, la Junta de Gobierno enunció la persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados, presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia, mayores presiones en los precios agropecuarios y energéticos por el conflicto en Ucrania, depreciación cambiaria, entre otros aspectos.

La decisión monetaria se revisará de nuevo el próximo 10 de noviembre por parte de la Junta de Gobierno de Banxico.

Banco de México (Banxico) elevó este jueves por novena ocasión consecutiva su tasa de interés referencial para llevarla a un 7.75%.

La Junta de Gobierno el Banxico advirtió que tiene la intención de seguir subiéndola y, que de ser necesario, lo haría con “misma contundencia”, en medio de un empeoramiento de las expectativas de inflación.

“En las siguientes decisiones, la Junta de Gobierno tiene la intención de seguir aumentando la tasa de referencia y valorará actuar con la misma contundencia en caso de que se requiera”, dijo la entidad en un comunicado.

La decisión, tomada de forma unánime por la Junta de Gobierno de la entidad, estuvo en línea con el mercado que esperaba un inédito aumento de 75 puntos base.

Semanas atrás, varios miembros de la Junta habían advertido que el incremento de 75 pb estaba sobre la mesa para la decisión de este jueves, sobre todo luego de conocerse la ruta de la Fed en Estados Unidos.

Se trata de la mayor alza por parte del Banco de México desde 2008, cuando comenzó a instrumentar su política monetaria a través de la tasa de interés objetivo. Sus últimos cuatro aumentos previos habían sido de 50 puntos cada uno.

Banxico indicó que el balance de riesgos para la inflación tiene un “considerable” sesgo al alza, por lo que elevó sus pronósticos para la inflación general en el cuarto trimestre de 2022 a un 7.5% y la subyacente, a un 6.8%.

El anuncio del Banco central llegó luego de que esta mañana el INEGI informara que la inflación se aceleró más de lo previsto en la primera quincena de junio, quedando en un nivel de 7.88%.

Banxico señaló que se evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como el riesgo de que se contaminen las expectativas de mediano y largo plazos y la formación de precios. Adelantó que se sigue previendo que la convergencia a la meta del 3% se alcance en el primer trimestre de 2024.

Entre los riesgo al alza para la inflación general, el banco citó la persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados; las presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia del coronavirus y mayores presiones en los precios agropecuarios y energéticos por la guerra entre Rusia y Ucrania.

La inflación en el país se aceleró más de lo previsto en la primera mitad de junio, y es que de acuerdo con datos del INEGI, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció un 0.49% respecto a la quincena anterior, con lo que la inflación anual se situó en 7.88%.

El dato se conoce en medio de las expectativas que hay en torno al anuncio que el Banco de México (Banxico) hará este medio día sobre la política monetaria, en la que se espera que el banco central vuelva a subir su tasa de interés pero en esta ocasión de forma más contundente.

La cifra de inflación en la primera quincena de junio estuvo por encima de lo esperado por el mercado  y analistas, que de acuerdo con un sondeo de la agencia Reuters anticipaban una tasa de 7.70%, ligeramente por debajo del 7.72% de la segunda mitad de mayo.

La tasa anual que se registra en la primera quincena del sexto mes es la más elevada desde la primera quincena de enero de enero de 2001, por lo que inflación alcanzó su nivel más alto en poco más de 21 años.

Recordemos que Banco de México, que tiene un objetivo permanente de inflación de un 3% +/- un punto porcentual, ha incrementado la tasa referencial en 300 puntos base en sus últimas ocho reuniones de política monetaria hasta su nivel actual de un 7%. Los últimos cuatro ajustes a la política monetaria han sido de 50 puntos base.

Sobre la inflación que INEGI presentó este jueves, la tasa quincenal de inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, incrementó 0.5% y la anual un 7.47%.

Al interior del índice subyacente a tasa quincenal, los precios de las mercancías aumentaron un 0.64% y los servicios un 0.33%, mientras que en el no subyacente, también a tasa quincenal, los productos agropecuarios crecieron un 0.85% y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno un 0.19%.

La Convención Bancaria mexicana volvió ayer de manera presencial en Acapulco, Guerrero, tras dos años de pandemia, donde los banqueros y el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presumieron “estabilidad” en medio de diversos sucesos como la guerra en Ucrania, además de la polémica que se generó ayer en relación a la autonomía del Banco de México (Banxico).

“Expreso mi optimismo por la favorable situación que prevalece en nuestro país, puedo afirmar que hay estabilidad económica y social, así como tranquilidad y gobernabilidad”, declaró López Obrador en la inauguración de la Convención Bancaria 85.

La participación del presidente se dio luego de que por la mañana rompiera todo precedente en su conferencia matutina, donde reveló antes que Banxico la decisión de política montería de subir 50 puntos base la tasa de interés, hasta el 6.50%, una facultad que es exclusiva del Banco de México.

Ante las críticas de analistas y opositores, que lo acusaron de vulnerar la autonomía del banco central y violar la confidencialidad que ordena la ley, el mandatario ofreció una disculpa a la gobernadora de Banxico, Victoria Rodríguez Ceja, y alegó haberse confundido.

“Pensé que ya se había hecho público y hoy en la mañana hablé del tema, pero quiero decirles que reafirmo mi compromiso de respetar la autonomía del Banco de México”, justificó.

Al respecto, esta mañana, el presidente dijo, desde Cuernavaca, Morelos, que fue el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, quien le informó sobre la decisión que la Junta de Gobierno alcanzó el miércoles por la noche. Incluso reconoció que al haber recibido la información sí se violó la ley del Banco de México.

Sin embargo, dijo que fueron los tecnócratas corruptos quienes hicieron un escándalo del tema, cuando él ya había ofrecido una disculpa y los integrantes de Banxico la recibieron sin ningún problema.

Negó que no implicó un riesgo a la autonomía del Banco central. “Qué voy a estar metiéndome yo en los temas del Banco de México. Que cada quien atienda sus asuntos”, justificó.

Ayer, el líder de los banqueros, Daniel Becker, dijo “no ver ningún riesgo” para la independencia de Banxico ante las declaraciones de López Obrador, aunque más tarde pidió “certidumbre” ante el presidente, aunque sin referirse de forma directa al tema.

“Estimado presidente, ayúdenos a crear condiciones de confianza y certidumbre y a traducirlas en crecimiento económico. Esa es la fórmula del éxito. Trabajemos juntos en fortalecer las instituciones que son los pilares de esa actividad”, solicitó el presidente de la ABM.

Tras el reclamo, López Obrador prometió que “no cambiarán las reglas en el manejo de la política bancaria”, que “tampoco se establecerán nuevas regulaciones o controles y seguirá prevaleciendo un auténtico Estado de derecho”.

La Convención Bancaria pretendía dejar atrás la crisis de la pandemia de COVID-19, Pero el representante de la ABM, que agrupa a la cúpula de más de 50 instituciones financieras, reconoció que la invasión de Rusia en Ucrania iniciada hace casi un mes ha reducido las expectativas de crecimiento para México en 2022.

La gobernadora del Banco de México, quien evadió los cuestionamientos de la prensa, advirtió que la guerra deja un “entorno más complejo” de inflación nacional, que está por encima del 7% anual en sus niveles más altos en 20 años.

El Banco de México (Banxico) confirmó su decisión de elevar la tasa de interés al 6.50%, lo que representa un tercer aumento de 50 puntos base y el séptimo incremento consecutivo del objetivo ante una inflación que se mantiene en los niveles más altos de las últimas dos décadas.

“La Junta de Gobierno del Banco de México decidió incrementar en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 6.5%, con efectos a partir del 25 de marzo de 2022”, informó Banxico a través de un comunicado.

En él, se indicó que la Junta de Gobierno de Banxico aprobó la medida por unanimidad de los cinco integrantes.

“La postura de política monetaria se ajusta a la trayectoria que se requiere para que la inflación converja a su meta de 3 % dentro del horizonte de pronóstico”, explicó la junta ante la inflación del 7.29% de la primera quincena de marzo.

El anuncio de Banco de México llega luego de que por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) adelantara la decisión de la Junta de Gobierno, de subir la tasa de interés en 50 puntos base.

Al respecto, la Asociación de Bancos de México (ABM) afirmó este jueves que no ve ningún riesgo en la autonomía de Banxico, ante las declaraciones de López Obrador sobre la política monetaria del país.

El líder de la ABM, Daniel Becker, expresó su confianza en la nueva gobernadora del Banco de México (Banxico), Victoria Rodríguez Ceja, nombrada por López Obrador, ante los cuestionamientos de la prensa al comienzo de la 85 Convención Bancaria.

“Claramente nos ha indicado y nos ha expresado la autonomía que le ha dado tanto el presidente, el gobierno federal, como su apoyo de la Junta de Gobierno, y no vemos ningún riesgo que se pierda ningún tipo de autonomía con la nueva gobernadora”, aseveró Becker.

La conferencia de prensa inicial de la Convención Bancaria estuvo marcada por la controversia generada por López Obrado.

“La decisión del Banco de México de ayer (miércoles) se tomó por unanimidad, y nosotros respetamos la decisión del Banco de México”, declaró López Obrador en su conferencia matutina de Palacio Nacional, con lo que rompió todo precedente.

Recordemos que López Obrador ha nombrado a cuatro de los cinco miembros actuales de la Junta de Gobierno de Banxico, incluyendo a Rodríguez Ceja, quien desató acusaciones de la oposición por no contar con experiencia en política monetaria.

Ante la insistencia de la prensa, el líder de la ABM argumentó que en la asociación “no va a comentar cosas de las que no están seguros (…) Lo que nosotros podríamos decir al respecto es que somos muy respetuosos de la autonomía del banco central”, indicó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sorprendió esta  mañana al informar, adelantándose al anuncio oficial del Banco de México (Banxico), el aumento en la tasa de interés hasta el 6.5%, tras un alza de 50 puntos base.

“Ayer (miércoles) el Banco de México aumentó la tasa de interés 0.50 puntos. Vamos a tener la tasa de interés en 6.5% porque cuando aumenta la tasa de interés hay menos inversión y se supone que baja la inflación, es un mecanismo de control”, dijo el mandatario en su conferencia de Palacio Nacional.

El anuncio de López Obrador sorprendió a analistas y a la prensa, pues es Banxico quien hace el anuncio oficial, que en el caso de hoy se tiene programado que ocurra al rededor de las 13:00 hrs. Esta información se da acorde al calendario para los anuncios de las decisiones de política monetaria que el Banco de México tiene establecidos.

“La decisión del Banco de México de ayer (miércoles) se tomó por unanimidad, y nosotros respetamos la decisión del Banco de México”, agregó el mandatario.

Para algunos especialistas como Gabriela Siller, de Banco Base, los dichos de AMLO generan incertidumbre por tres razones: el presidente se adelanta a Banxico en el anuncio de política monetaria. Quién filtró a AMLO la decisión que la Junta de Gobierno tomó y, el presidente dijo que el gobierno bajó la tasa de interés, aunque realmente es una decisión de Banco de México.

López Obrador dio este anuncio mientras defendía la política energética en combustibles del país, que permitirá controlar la alta inflación, que en esta primera quincena de marzo se ubicó en el 7.29%.

López Obrador explicó que la política energética actual de México, que busca lograr la autosuficiencia y rescatar a Pemex, les permite “¿reducir la importación de combustibles en un 48%”. “Esto nos permite tener una política más eficaz en materia petrolera y protegernos ante situaciones como las que se está padeciendo en el mundo”, dijo.

Explicó que la exportación de petróleo mexicano, unos 900,000 barriles diarios a un mayor precio, “nos permite subsidiar” los combustibles que consume el país, y explicó que el subsidio a la gasolina se da porque “necesitamos controlar la inflación”.

“Si se desata la inflación nos afecta mucho porque es carestía. Aumenta el precio de todo y no nos rinde el ingreso, podemos tener incrementos salariales, pero por la inflación se reduce nuestra capacidad de compra, entonces no hay que permitir la inflación”, remarcó.

Dijo que hay varias maneras de enfrentar la inflación, “la mejor es produciendo y consumiendo lo que producimos”, aunque tampoco descartó una mayor apertura comercial, como quitar aranceles en ciertos alimentos importados, para que se controlen los precios.

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) advirtió de inflación al alza, mayores riesgos y presiones inflacionarias externas ante el aumento de precios y “los cuellos de botella” en la producción en la reunión de política monetaria del pasado 30 de septiembre.

“La mayoría consideró que el balance de riesgos para la inflación en el horizonte de pronóstico es al alza”, reveló este jueves la minuta de Banxico.

Y es que la inflación general subió en septiembre a 6% anual, el doble de la meta de Banxico, además de que es la cifra más alta desde abril de este año, impulsada por el alza de los agropecuarios y los energéticos.

Los pronósticos de la inflación para 2021 han aumentado, como reflejó el último sondeo del Banco de México a especialistas del sector privado, que ahora estiman un incremento general de 6.26%.

“Entre los riesgos al alza para la inflación, la mayoría (de la Junta de Gobierno) destacó las presiones inflacionarias externas. Algunos agregaron presiones de costos y una depreciación cambiaria”, refiere el documento publicado hoy por Banxico.

Recordemos que la minuta corresponde a la reunión en la que Banxico elevó la tasa de interés a 4.75%, el tercer aumento consecutivo de 25 puntos base, que se había mantenido hasta junio en 4%, el nivel más bajo desde 2016.

Tal como se informó en su momento, el subgobernador Gerardo Esquivel fue el único que votó en contra de la medida al considerar que aumentar la tasa de interés en la coyuntura actual era inefectivo e ineficiente.

“Es inefectivo porque una mayor tasa no resuelve los factores que originan las presiones inflacionarias: aumento en precios internacionales de los insumos y disrupciones en las cadenas de suministro. Es ineficiente porque el aumento sí podría afectar a la economía”, argumentó, según la minuta.

Pese al panorama inflacionario, los funcionarios del Banco de México coincidieron en la recuperación de la economía nacional, cuyo pronóstico de crecimiento para 2021 se elevó a 6.15%, según la última encuesta de Banxico.

“La mayoría destacó que se prevé que la recuperación de la economía mexicana se mantenga para el resto del año y 2022. Uno detalló que esta previsión se apoya en los avances en el proceso de vacunación, el impulso de la demanda externa y la recuperación del gasto interno”, añade la minuta.

Al respecto, este jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó que el país debe de tener mucho cuidado con la inflación.

Atribuyó el aumento a la escasez de materias primas por la crisis y porque hay mucho dinero, sobre todo en Estados Unidos. “Se inyectaron muchos fondos y hace falta producción, entonces esto está calentando la economía y por eso la inflación, y nos llega a México y tenemos que cuidar nosotros, porque no es conveniente que haya inflación, tenemos que cuidar deuda, tenemos que cuidar inflación y que no deje de crecer la economía”.

Y añadió que tal como él lo proyectó, todos los especialistas están aceptando de que México va a crecer por encima del 6% este año.