Tag

VACUNA

Browsing

El director ejecutivo de AstraZeneca aseguró este jueves que es necesario llevar a cabo una mayor investigación sobre su vacuna contra el Covid-19, a raíz de los cuestionamientos acerca de la protección que puede ofrecer contra el coronavirus.

«Ahora que hemos encontrado lo que parece ser una mayor eficacia tenemos que validarlo, por lo que necesitamos un estudio adicional», dijo Pascal Soriot en una entrevista con la agencia Bloomberg.

El laboratorio británico y la Universidad de Oxford, con quien desarrolla este proyecto, anunciaron el lunes pasado que según los resultados de los ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil su vacuna mostraba una eficacia media del 70%.

Este dato procede sin embargo de dos grupos distintos. Uno más pequeño, al que se administró primero media dosis y una dosis completa un mes después, resultó en una eficacia del 90%. Un segundo grupo mucho mayor, que recibió dos dosis de la vacuna con un mes de diferencia, mostró una eficacia del 62%.

Andrew Pollard, científico de la Universidad de Oxford, explicó que la diferencia podía explicarse porque «al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder».

Sin embargo, los científicos reconocieron que la cantidad menor administrada inicialmente al primer grupo partió de un error en la dosis que los investigadores decidieron después mantener. Y que dicho grupo, además de ser mucho menor, tenía un límite máximo de edad de 55 años.

Así que para confirmar estos resultados, probablemente se realizará otro «estudio internacional», afirmó Soriot.

«Pero este podría ser más rápido porque sabemos que la eficacia es alta y necesitamos un número menor de pacientes», agregó, precisando que la investigación adicional no debería retrasar la aprobación de la vacuna por las autoridades sanitarias que el laboratorio se dispone a solicitar.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, informó este miércoles que su país planea sacar al mercado en abril de 2021 una vacuna contra el coronavirus.

«Hemos hecho buenos progresos con nuestra vacuna. Planeamos presentar nuestra vacuna al mercado en abril», ha dicho el mandatario durante una reunión del grupo parlamentario del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), según reportes de la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

La vacuna contra el Covid-19 está siendo desarrollada por la Universidad Erciyes de la provincia de Kayseri; según Recep Tayyip Erdogan su país analiza ponerla a disposición de «toda la humanidad».

«Hemos llegado a una fase importante en nuestra propia vacuna. Planificamos llevarla al nivel de aplicación, a más tardar, en abril y estamos pensando en ofrecerla a toda la humanidad en las condiciones adecuadas», dijo el mandatario.

Erdogan recordó que el fin de semana, en su mensaje a la cumbre G20, ya había insistido en que los estudios para elaborar vacunas contra el Covid «no deberían sacrificarse por ambiciones políticas y comerciales sino ser patrimonio de la humanidad».

La primera dosis del medicamento llamado Erucov-Vac se inyectó el 5 de noviembre pasado a un grupo de 44 voluntarios y se prevé que esta primera fase de pruebas termine en enero.

Por otra parte, el ministro de Sanidad turco, Fahrettin Koca, anunció el lunes pasado que Turquía ha firmado ya la compra de 10 millones de dosis de una vacuna con la empresa chica Sinovac y aseguró que se utilizará de forma gratuita con grupos de riesgo en un breve plazo

Las autoridades turcas han indicado en varias ocasiones que los trabajadores sanitarios serán los primeros en ser vacunados. Erdogan ha recalcado que «no tiene sentido que países individuales se aseguren vacunas antes de que todo el mundo esté libre de la amenaza de la pandemia».

El ministro de Sanidad de Turquía, Fahrettin Koca, confirmó que el país registró 7,381 casos y 161 fallecidos en las últimas 24 horas, lo que  sitúa los totales en 460,916 y 12,672, respectivamente, desde el inicio de la pandemia.

El gobierno federal informó este martes que espera comenzar en diciembre próximo, la vacunación contra el Covid-19 si es que se cumplen los plazos, requisitos y autorizaciones dentro y fuera del país de los proyectos de las farmacéuticas con las que tiene acuerdos, como Pfizer y AstraZeneca.

Así lo confirmó el canciller Marcelo Ebrard, quien indicó que se pretende vacunar a casi toda la población, cerca de  130 millones habitantes, mediante convenios firmados con los laboratorios Pfizer y AstraZeneca, así como la adhesión a COVAX, alianza multilateral impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ebrard dijo que las autoridades están pendientes del trámite iniciado ante la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) por parte de Pfizer para que autorice la vacuna, el cual dijo podría estar listo «el 10 de diciembre».

«Estimamos en cinco días hábiles (después de ese visto bueno) el que pueda llegar esta vacuna a México» desde una planta en Estados Unidos o Europa, de donde es el socio de Pfizer en la iniciativa, la farmacéutica alemana BioNTec , agregó el funcionario.

Precisaron que, debido a que la vacuna debe ser mantenida a temperaturas de -70 grados C, podría demorar unos tres días en llegar al país por vía aérea desde su salida del laboratorio, se destinaría un día completo para trámite aduanero y luego se estaría enviando a los centros de distribución para iniciar su aplicación.

Para agilizar el proceso, detalló, Pfizer remitirá este miércoles un expediente técnico a la Cofepris, que iniciará el mismo proceso de análisis que la FDA.

En el caso de AstraZeneca, cuya vacuna será distribuida por México a Latinoamérica en una alianza con Argentina, explicó que el antígeno de la vacuna ya «está siendo producido» en la nación sudamericana y la contraparte en nuestro país ya está lista para terminar el proceso.

«En síntesis, es inminente que, si todo esto sale como hemos dicho y la autoridad regulatoria considera que se puede aprobar, como esperamos que se apruebe en Estados Unidos y Europa, México estará en diciembre también iniciando su proceso (vacunación)», agregó.

En la mañanera, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, puntualizó que la posibilidad de iniciar la vacunación dependerá de que las farmacéuticas tengan «la capacidad real de surtir al mercado mexicano».

Rusia afirmó este martes que su vacuna Sputnik V contra el Covid-19, desarrollada por el centro de investigación Gamaleya de Moscú, tiene una eficacia del 95%.

Se trata de resultados preliminares obtenidos con voluntarios 42 días después de la inyección de la primera dosis, indicaron en un comunicado conjunto el centro de investigación, el ministerio ruso de Salud y el Fondo Soberano ruso implicado en el desarrollo de la vacuna.

Adicional se informó que el precio de una dosis de Sputnik V en el mercado internacional será inferior a 10 dólares, mientras que para los ciudadanos rusos la vacuna será gratuita.

La vacuna Sputnik 5 se encuentra actualmente en la fase 3 de los ensayos clínicos, con cerca de 40,000 voluntarios.

Alabada por el presidente Vladimir Putin, Rusia apenas ha explicado la documentación científica de esta vacuna, pero sus creadores reiteraron este martes que los datos de la investigación serán publicados dentro de poco «en una de las principales revistas médicas del mundo y revisados por pares».

Se trata de una vacuna basada en el «vector viral», que utiliza dos inyecciones de dos adenovirus (un tipo de virus muy común, causante de resfriados, por ejemplo) modificados con una parte del virus responsable del Covid-19. Cuando el adenovirus modificado penetra en las células de las personas vacunadas, estas fabrican una proteína típica del SARS-CoV-2, con lo que permiten al sistema inmunitario reconocer el virus y combatirlo, según lo explicado por el centro Gamaleya.

El anuncio de la Sputnik V llega después de que el laboratorio británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford publicaron ayer que su vacuna tenía una eficacia media del 70%. Por su parte, la vacuna desarrollada entre Pfizer y BioNTech es eficaz al 95%, según los resultados completos de su ensayo clínico a gran escala, que se conocieron la semana pasada, mientras que la empresa estadounidense Moderna anunció resultados similares (94.5% de eficacia).

Rusia está dispuesta a dar la batalla por liderar la carrera de la vacuna y, en agosto pasado, incluso antes de que hubiera hecho ensayos clínicos a gran escala, anunció que la Sputnik V era muy eficaz, lo que suscitó las dudas de la comunidad científica internacional.

La vacuna contra el Covid-19 que desarrolla AstraZeneca en conjunto con la Universidad de Oxford tiene una eficacia media del 70%, que llega a 90% con una dosis menor, según ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil, informó este lunes el equipo responsable del proyecto.

«AstraZeneca preparará ahora inmediatamente la presentación reglamentaria de los datos a las autoridades de todo el mundo» en busca de una rápida aprobación, afirmó el director ejecutivo de la farmacéutica, Pascal Soriot, quien aseguró que la eficacia y seguridad de la vacuna confirman que será muy efectiva contra el nuevo coronavirus, y auguró que tendrá un impacto «inmediato».

Concretamente, la efectividad se elevó al 90% en el caso de una muestra de personas que recibieron primero media dosis y una dosis completa un mes después. La eficacia bajó al 62% en otro grupo que recibió dos dosis con un mes de diferencia.

Más de 3,000 voluntarios participaron en el subgrupo que mostró mayor efectividad, precisó en rueda de prensa el profesor de la Universidad de Oxford Andrew Pollard. «Creemos que al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder», explicó.

Peter Openshaw, profesor de medicina experimental del Imperial College de Londres, consideró que una combinación de media dosis y dosis completa «es una gran noticia, ya que potencialmente aumenta el número de personas que pueden ser vacunadas y reduce los costos».

Sin embargo, con una efectividad media del 70%, esta vacuna sería menos efectiva que la de las firmas estadounidenses Pfizer/BioNTech o Moderna, que anunciaron recientemente superar el 90%.

Pero tiene la gran ventaja de utilizar una tecnología más tradicional, lo que la hace menos costosa y más fácil de almacenar y transportar, ya que no necesita ser conservada a muy baja temperatura: se puede guardar al menos seis meses refrigerada entre 2ºC y 8ºC, precisó el equipo británico.

AstraZeneca estimó en el comunicado que su vacuna es «altamente eficaz» para prevenir la enfermedad y remarcó que durante las pruebas ningún participante desarrolló formas graves de coronavirus ni tuvo que ser hospitalizado.

Gracias a su «simple cadena de suministro», la vacuna de Oxford/AstraZeneca «será accesible y estará disponible en todo el mundo», afirmó Soriot. «Estos resultados muestran que tenemos una vacuna eficaz que salvará muchas vidas», afirmó Pollard.

El laboratorio británico asegura estar haciendo rápidos progresos en la fabricación prevista de 3,000 millones de dosis, que estarán disponibles en 2021.

AstraZeneca dijo que solicitará de inmediato la aprobación temprana de la vacuna cuando sea posible, y que buscará que la Organización Mundial de la Salud apruebe su uso de emergencia para que esté disponible en países de bajos ingresos.

Aunque los resultados reportados provienen de ensayos en el Reino Unido y Brasil, también se están llevando a cabo ensayos de última etapa de la vacuna en Estados Unidos, Japón, Rusia, Sudáfrica, Kenia y América Latina, y se planean ensayos adicionales para otros países europeos y asiáticos.

Un estudio que encontró que es poco probable que las personas que han tenido Covid-19 contraigan la enfermedad nuevamente durante al menos seis meses es una buena noticia y brinda esperanzas para las vacunas, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Es una muy buena noticia ver que estemos viendo niveles sostenidos de respuesta inmune en humanos», declaró Mike Ryan, el principal experto en emergencias de la OMS, en una conferencia de prensa. «También nos da esperanza en el lado de la vacuna».

Por su parte Maria van Kerkhove, líder técnica de la OMS sobre Covid-19, dijo: «Todavía necesitamos hacer seguimiento a esas personas durante un período de tiempo más largo para ver cuánto dura la inmunidad».

Y es que un estudio publicado este viernes por la Universidad de Oxford asegura que las personas infectadas con el coronavirus tienen pocas posibilidades de volver a contraer la enfermedad en al menos seis meses.

Esta investigación a gran escala sobre la inmunidad ante un nuevo contagio de Covid-19, realizada en colaboración con los Hospitales Universitarios de Oxford, no ha sido aún revisada de forma independiente.

Sus resultados confirman una observación hecha por muchos profesionales sanitarios de que mientras 51 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con el coronavirus, los casos de reinfección siguen siendo relativamente pocos.

Son «muy buenas noticias», afirmó el profesor David Eyre, uno de los autores de la investigación. «Podemos estar seguros de que, al menos a corto plazo, la mayoría de las personas que contraen el Covid-19 no lo volverán a contraer», afirmó.

El estudio se basó en pruebas de coronavirus realizados regularmente a 12,180 trabajadores sanitarios de los hospitales universitarios de Oxford durante un período de 30 semanas.

Ninguno de los 1,246 empleados con anticuerpos desarrolló una infección sintomática y solo tres, sin síntomas, dieron positivo al virus por segunda vez.

Estos resultados contradicen sin embargo los de otro estudio británico, publicado en octubre por el Imperial College London y el instituto Ipsos Mori, según el cual la inmunidad adquirida por las personas recuperadas del coronavirus disminuye «con bastante rapidez», en particular en los pacientes asintomáticos, y podía durar sólo unos pocos meses.

¿Y qué ocurre más allá de los seis meses? Los investigadores de Oxford precisaron no haber reunido aún suficientes datos para emitir un juicio al respecto. Sin embargo, su estudio tiene como objetivo final verificar cuánto tiempo dura en total la inmunidad.

Las firmas Pfizer y BioNTech confirmaron este viernes que han presentado ante la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) una solicitud de autorización para la comercialización de su vacuna contra el Covid-19, convirtiéndose en los primeros fabricantes en hacerlo en Estados Unidos.

El anuncio era esperado desde hace varios días, tras la publicación de los resultados del ensayo clínico en marcha desde julio con 44,000 voluntarios en varios países y según los cuales la vacuna tendría una eficacia de 95% para prevenir el Covid-19 sin efectos secundarios graves.

«La solicitud en Estados Unidos representa un paso crucial en nuestro camino para ofrecer una vacuna contra el Covid-19 al mundo y ahora tenemos una imagen más completa tanto de la eficacia como de la seguridad de nuestra vacuna, que nos da confianza sobre su potencial», declaró el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla.

La vacuna además está siendo evaluada de manera continuada desde hace semanas por la Unión Europea, Australia, Canadá, Japón y Reino Unido.

«Las empresas estarán listas para distribuir la vacuna en las horas siguientes a que reciba la autorización», dijeron las compañías en su comunicado.

La FDA no ha informado cuánto tiempo necesitará para examinar los datos, pero el gobierno estadounidense se prepara para que la luz verde llegue en la primera quincena de diciembre.

Europa podría seguirle en los siguientes días (la segunda quincena de diciembre), según la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La rapidez en este proceso es inédita en la historia de las vacunas. Han hecho falta ocho años en promedio para desarrollar las vacunas autorizadas en la última década en Estados Unidos.

Tan solo en marzo BioNTech propuso a Pfizer usar su tecnología inédita del ARN mensajero, en momentos en que el mundo vivía su primer confinamiento. El primer voluntario recibió la vacuna el 23 de abril en Alemania, en la primera fase de ensayos. La fase 3, y última, comenzó en tanto el 27 de julio y ha reclutado a unos 44,000 participantes.

La mitad de los voluntarios ha recibido un placebo y la otra mitad la vacuna experimental, sin saber cuál. Luego han continuado sus vidas con normalidad tomando las mismas prevenciones que la población general y progresivamente el número de casos de Covid-19 entre el grupo placebo ha crecido pero no entre el grupo vacunado.

De 170 casos registrados entre los participantes, 162 recibieron placebo y 8 la vacuna, según comunicados de los fabricantes.

Científicos de la Universidad de Oxford esperan informar los resultados de las pruebas avanzadas de su vacuna contra el Covid-19 antes de Navidad, dijo uno de sus investigadores este jueves.

El doctor Andrew Pollard, experto en infecciones pediátricas e inmunidad de Oxford, dijo que las bajas tasas de infección durante el verano demoraron las investigaciones, pero que las pruebas de Fase III están acumulando los datos necesarios para informar de los resultados a medida que una nueva ola de la pandemia afecta a países alrededor del mundo.

Recordemos que la Universidad de Oxford desarrolla su vacuna junto con el laboratorio AstraZeneca.

«Creo que estamos cerca, decididamente será antes de Navidad a juzgar por los progresos», dijo Pollard en entrevista con la cadena BBC.

Pollard habló de los progresos de las pruebas de fase avanzada al tiempo que Oxford dio a conocer una investigación anterior según la cual la vacuna tenía buena tolerancia y provocaba una fuerte reacción inmune en personas mayores de 70 años. Esto es importante porque las vacunas no suelen ser tan eficaces en personas mayores, dijo Pollard.

«La razón por la que estamos tan contentos es que por lo que vemos, las reacciones inmunitarias son idénticas, incluso en personas mayores de 70 años», acotó.

Las conclusiones se basan en una prueba de Fase II con 560 personas, de las cuales 240 eran mayores de 70 años. Los resultados del estudio aparecieron este jueves en la revista médica internacional The Lancet.

Las pruebas de Fase II brindan datos preliminares importantes, pero no demuestran en última instancia si la vacuna previene la enfermedad. Oxford y AstraZeneca aguardan los resultados de las pruebas de Fase III con miles de personas alrededor del mundo para determinar si su vacuna es segura y eficaz.

Otras dos farmacéuticas, Pfizer y Moderna, difundieron en los últimos días los resultados preliminares de sus pruebas de fase avanzada, según los cuales sus vacunas son efectivas en casi 95%.

Pollard dijo que no hay competencia entre los distintos grupos de investigación porque se necesitarán varias vacunas para controlar la pandemia y permitir que la vida regrese a la normalidad.

A pesar de los avances recientes, Pollard dijo que el mundo está apenas en las etapas iniciales de los esfuerzos para proteger a la gente del Covid-19. Una vez aprobadas las vacunas, los laboratorios y las autoridades de salud pública aún enfrentan la tarea de fabricar miles de millones de dosis y suministrarlas a la gente alrededor del mundo.

Según datos publicados en The Lancet, la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford provoca una respuesta inmunitaria entre las personas mayores, especialmente vulnerables al virus. Señalan que la vacuna provoca entre las personas mayores de 56 años una respuesta inmunitaria idéntica a la que suscita entre los más jóvenes (18-55 años).

Como recuerda The Lancet, «los más mayores tienen un riesgo más elevado de desarrollar una forma grave de Covid-19 y es por tanto esencial que una vacuna destinada a luchar contra esta enfermedad sea eficaz para este grupo de población».

Pfizer anunció este miércoles que los estudios más recientes demuestran que su vacuna contra el coronavirus es efectiva en un 95%, además de que protege a las personas de edad avanzada, las más vulnerables a morir por Covid-19.

El anuncio, una semana después de difundir los primeros resultados prometedores, llega días antes de que la compañía pida a los reguladores estadounidense una aprobación urgente de la vacuna.

Pfizer inicialmente estimó que la vacuna, desarrollada en coordinación con la compañía alemana BioNTech, tenía una eficacia de más del 90% al detectarse 94 infecciones.

Con el anuncio de hoy, la compañía ha acumulado ahora 170 infecciones en su estudio y destacó que sólo ocho de ellas eran en voluntarios que recibieron la vacuna en lugar de un placebo. Una de esas ocho personas se enfermó de gravedad, indicó la empresa.

La firma no ha difundido datos detallados de su estudio, que tampoco ha sido evaluado por expertos independientes.

Pfizer aseguró que la vacuna tiene una eficacia de más de 94% en adultos mayores de 65 años, aunque no queda claro cómo supo la eficacia en adultos mayores si sólo tuvo ocho infecciones entre los vacunados y no ha desglosado los resultados por edad.

Recordemos que días atrás otra compañía farmacéutica, Moderna Inc., anunció que su vacuna tenía una eficacia del 94.5%.

Pfizer afirma que ahora cuenta con los datos necesarios para pedirle aprobación a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

La empresa no difundió detalles sobre posibles efectos secundarios, pero afirmó que no se había detectado ninguno de consideración. El más común, dijo, fue fatiga después de recibir la segunda dosis, detectándose en un 4% de los participantes.

El estudio abarcó casi 44,000 personas en Estados Unidos y otros cinco países, y continuará por otros dos años. Pfizer y BioNTech calculan que en 2020 producirán unas 50 millones de vacunas y 1,300 millones en 2021.

Foto: Twitter @Pfizer

“El que no aspira, no respira”. Esa fue la frase que me dijo alguna vez un Secretario de Gobernación al referirse a los políticos en México y el mundo. Es perfectamente normal que un servidor público aspire a un mejor cargo popular. Por ello es legítimo y comprensible que el actual Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell (HLG) tenga sus propias aspiraciones. Lo que resulta realmente inexplicable es que, en lugar de concentrarse en hacer excepcionalmente bien el encargo actual para así poder tejer un camino más sólido y bien ganado hacia un mejor puesto, haga lo contrario.

Su trabajo como encargado de enfrentar la COVID19 es que se contagie y muera el menor número de mexicanos. Y la principal tarea al estar en los hechos ya al frente de la COFEPRIS es lograr agilizar los procesos burocráticos para que México tenga varias vacunas y tratamientos para los que enfermen de coronavirus y que esto suceda al mismo tiempo que en Estados Unidos; Europa y América Latina.

Además, esa ha sido la instrucción presidencial que recibieron el canciller, Marcelo Ebrard, el titular de la COFEPRIS, José Alonso Novelo, y el propio Subsecretario.

Pero López-Gatell está haciendo exactamente lo contrario. Según varias fuentes a las que he tenido acceso, desde distintos ámbitos tanto públicos como en las empresas intentando agilizar la llegada de la vacuna y tratamientos a México, el nombre recurrente para explicar diques y obstáculos para que ello suceda es HLG.

Ya sabemos que ha estado en contra del uso del cubrebocas y de la aplicación de pruebas. Pero en el tema de los tratamientos y las vacunas, realmente hay incredulidad ante la actitud que ha asumido López-Gatell. Sobretodo al ver que otros países ya tienen planes y estrategias para vacunación mientras que en México el Subsecretario no ha presentado nada y se ha dedicado a declarar en contra de todas las vacunas que se están trabajando actualmente en el mundo.

Primero ha obstaculizado vía la COFEPRIS que tiene cooptada, la entrada del tratamiento Remdesivir que, para mayores señas, fue uno de los utilizados para salvarle la vida a Donald Trump. A México es un medicamente que no se le permite actualmente la entrada. Prohibición que ocurre sin explicación.

Lo mismo pasa con los procesos para compra de vacunas. Mientras en la cancillería se ha hecho un trabajo profesional para tratar de que México tenga acceso a la o las primeras vacunas que logren su aprobación, una vez que ese enlace con laboratorios y/o empresas se logra, la bolita queda en la cancha de la Secretaría de Salud para los tramites de aprobación y planes de distribución. Pues todo ello está frenado en el dique llamado López-Gatell.

Haciendo un recuento de las declaraciones de HLG, lleva desde el 25 de junio y hasta la fecha hablando en contra de cada esfuerzo por lograr que una vacuna llegue a México. En la conferencia vespertina del 9 de noviembre, tras el anuncio de Pfizer de 90 por ciento de efectividad en su vacuna, declaró que la información venía sólo de la prensa. Afirmó “tenemos que ser mesurados y no porque salga una buena noticia debe apresurase el análisis ni dejarnos llevar por presiones políticas.”

¿A qué presiones políticas se referirá López-Gatell? Tal parece que siente que si llega la vacuna a México, alguien más (¿Ebrard?) y no él, recibirá los réditos políticos. Su aspiración es criminal. Está matando a los mexicanos.

 

Columna completa en El Universal

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, negó este martes que la farmacéutica haya retrasado hasta pasadas las elecciones estadounidenses el anuncio sobre la efectividad de su vacuna contra el Covid-19, tal como lo afirmó el presidente Donald Trump.

«No conspiramos con nadie, por supuesto», dijo Bourla preguntado al respecto durante un foro organizado por The New York Times, en el que el responsable de la empresa estadounidense aseguró que en ningún momento estuvo pendiente de los comicios.

«Las elecciones siempre fueron para nosotros una línea artificial. Podía ser muy importante para el presidente, pero no para nosotros», insistió.

Y es que Trump, a través de Twitter, sugirió una posible conspiración entre Pfizer y su socio BioNTech y los demócratas para retrasar el anuncio hasta después de las elecciones del 3 de noviembre.

Según el presidente, Pfizer «no tuvo el valor» de dar a conocer antes de los comicios los resultados de sus pruebas, según las cuales la vacuna tiene una efectividad del 90%.

Pfizer y BioNTech, que trabajan juntas en el proyecto, plantearon previamente la posibilidad de que los resultados preliminares del estudio estuvieran disponibles para finales de octubre, pero ese calendario se retrasó por un protocolo más estricto acordado con la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Las dos empresas continúan acumulando datos sobre la seguridad y eficacia de la vacuna y esperan producir 50 millones de dosis este año y 1.300 millones de dosis en 2021.

Después del anuncio de Pfizer y BioNTech, la biotecnológica Moderna anunció que su posible vacuna contra el Covid-19 es efectiva en un 94% y se convierte así en la segunda opción para iniciar una campaña de vacunación masiva contra el coronavirus en 2021.

La compañía estadounidense Moderna anunció este lunes que su vacuna es eficaz en un 94.5% y planea fabricar 20 millones de dosis antes de que termine diciembre.

Lo anunciado por Moderna significa que el riesgo de contraer el nuevo coronavirus se redujo en 94.5% en el grupo vacunado con respecto al grupo placebo de su gran ensayo clínico en curso en Estados Unidos, según el análisis de los primeros casos.

En las pruebas, 90 participantes del grupo placebo enfermaron de Covid-19, frente a cinco del grupo vacunado. Se desconoce todavía cuánto dura la protección que ofrece la vacuna, algo que solo se conocerá con el tiempo.

Pero si este nivel de eficiencia se mantuviera en la población general, se trataría de una de las vacunas más eficaces que existen, comparable a la de la rubeola, eficaz en un 97% cuando se aplican dos dosis, y mucho mejor que la de la gripe (que ha oscilado en la última década entre el 19% y el 60%), según los estadounidenses Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La vacuna de Pfizer tendría una eficiencia del 90% y la vacuna rusa Spoutnik V llegaría al 92%, según los resultados preliminares comunicados la semana pasada.

«Es un momento crucial en el desarrollo de nuestra candidata a vacuna contra el Covid-19», festejó el jefe de Moderna, Stéphane Bancel. «Este análisis intermedio positivo resultante de nuestro ensayo fase 3 nos da las primeras indicaciones clínicas de que nuestra vacuna puede prevenir la enfermedad del Covid-19, incluida la forma grave».

Ningún enfermo grave por el nuevo coronavirus fue declarado entre las personas vacunadas, frente a 11 del grupo placebo. Según Moderna, entre el 9% y el 10% de los vacunados experimentaron efectos secundarios tras recibir la segunda dosis, como cansancio, dolor muscular o irritaciones cerca del punto de vacunación.

Estos resultados no han sido, sin embargo, evaluados todavía por científicos independientes. Más de 30,000 participantes integran este ensayo clínico a gran escala, llamado de fase 3 y comenzado el pasado mes de julio.

La empresa de biotecnología prevé solicitar una autorización para su lanzamiento al mercado «en las próximas semanas» en Estados Unidos, donde ya se comenzó a producir. Mientras que debe comenzar a ser producida también de aquí a fin de año por el grupo Lonza en Suiza.

Si la vacuna es finalmente aprobada por la agencia reguladora de medicamentos de Estados Unidos (FDA), la rapidez de su desarrollo sería una proeza científica, menos de un año después de la probable aparición del virus en China.

La vacuna fue desarrollada de forma conjunta con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dirigido por Anthony Fauci, organismo de investigación público. Se fundamenta en una tecnología reciente (Moderna fue creada en 2010), que nunca había sido puesta a prueba hasta ahora: el ARN mensajero. Instrucciones genéticas que penetran directamente en las células humanas, que son reprogramadas para que fabriquen un antígeno del coronavirus y desaten una respuesta del sistema inmunitario.

Moderna firmó también contratos con Canadá, Suiza, Japón, Israel y Catar y está en negociaciones con la Unión Europea, Reino Unido y el programa internacional Covax. Prevé producir 20 millones de dosis este año, y entre 500 y 1,000 millones en 2021, gracias a sus centros de producción y colaboraciones industriales en Estados Unidos, Suiza y España.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha expresado su optimismo por los avances de las diferentes compañías farmacéuticas para lograr una vacuna contra el Covid-19, esto luego de que Pfizer y BioNTech anunciaran el lunes pasado que han logrado con sus ensayos un 90% de eficacia contra el coronavirus.

El director general de organismo con sede en Ginebra, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha reconocido que dichas noticias son esperanzadoras.

«Como preveíamos, tendremos una vacuna a finales de este año, y la de Pfizer es muy prometedora», proclamó el etíope en las reuniones que esta semana se celebran por teleconferencia con representantes de los 194 países miembros de la OMS.

Tedros subrayó que espera que más posibles vacunas puedan desarrollarse y animó a que otros laboratorios sigan sus investigaciones pese a que la de la estadounidense Pfizer, con la alemana BioNTech, se muestra por ahora como la mejor posicionada.

Recordemos que actualmente hay más de 200 laboratorios en el mundo trabajando en posibles vacunas contra el coronavirus, y al menos unas 40 están en alguna de las tres fases de test clínicos en personas. De esas 40, una decena están en la tercera fase de pruebas, entre ellas la de Pfizer-BioNTech, y también las de la estadounidense Moderna, la que desarrolla AstraZeneca con la Universidad de Oxford, y tres proyectos chinos (dos de la firma Sinopharm y uno de Sinovac).

También están en esta última fase la que desarrolla el grupo farmacéutico belga Janssen, de la firma estadounidense Johnson & Johnson, la norteamericana Novavax, o la rusa Sputnik V, que fue recibida con cierto escepticismo cuando en agosto el presidente Vladímir Putin la presentó al mundo.

A este respecto, las autoridades rusas han afirmado hoy que Sputnik V ha probado ser eficaz en el 92% de los casos en la tercera fase de los ensayos, según los primeros resultados de las pruebas publicadas hoy.

En la carrera por conseguir la vacuna, ha habido varios momentos desalentadores cuando las pruebas de avanzadas propuestas como las de AstraZeneca, Johnson & Johnson o Sinovac tuvieron que detenerse temporalmente debido a reacciones adversas en los individuos que las recibieron.

La OMS y los expertos han aclarado que es un contratiempo habitual, también en la investigación de otras vacunas, un proceso que habitualmente lleva años pero que debido a la gravedad de la actual pandemia la comunidad científica está intentando reducir a un tiempo récord de apenas 12 o 18 meses.

Algunas de las vacunas candidatas, como la de Pfizer-BioNtech o la de Moderna, utilizan una nueva tecnología nunca antes probada en vacunas, denominada ARN mensajero o ARNm y que de probarse eficaz supondría un enorme avance para la epidemiología, que quizá podría adaptarse contra otras enfermedades.

Esta tecnología presenta un nuevo problema que podría dificultar su deseada producción masiva y distribución a todo el mundo, dado que debe conservarse a temperaturas de en torno a 70 u 80 grados bajo cero.

En la asamblea de esta semana de la OMS ya se ha advertido que eso puede dificultar su llegada a países en desarrollo sin sistemas de almacenamiento en frío tan avanzados, por ejemplo en regiones muy golpeadas por la pandemia como América Latina.

Otro desafío para las nuevas vacunas que lleguen contra el virus es saber si bastará con una o dos dosis para estar inmunizado toda la vida, como ocurre con las que protegen contra enfermedades como la tosferina o la varicela, o si deberá repetirse regularmente, como ocurre por ejemplo con la de la gripe.

Pfizer y BioNTech informaron este lunes que su vacuna contra el Covid-19 es eficaz en al menos un 90%, tras el «éxito» del primer análisis intermedio de su ensayo de fase 3.

Así, su candidata a vacuna basada en ARNm, BNT162b2 contra el SARS-COV-2 ha demostrado su eficacia contra el coronavirus en participantes sin evidencia previa de infección, según el primera análisis de eficacia provisional realizado el 8 de noviembre.

Las pruebas han sido realizadas a un total de 43,538 participantes y el análisis ha evaluado 94 casos confirmados de Covid-19 en participantes del ensayo.

Tras estos resultados, el presidente y director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, ha destacado que hoy es «un gran día para la ciencia y la humanidad». «Los primeros resultados de nuestro ensayo de la vacuna Fase 3 Covid-19 proporciona la evidencia inicial de la capacidad para prevenir Covid-19», ha dicho.

Celebró que se ha alcanzado este «hito» en su programa de desarrollo de vacunas en un momento en el que el mundo «más lo necesita», con tasas de infección que establecen nuevos récords, hospitales que se acercan a su capacidad excesiva y economías que luchan por reabrir.

«Con las noticias de hoy, estamos un paso significativo más cerca de  brindar a las personas de todo el mundo un avance muy necesario para ayudar a poner fin a esta crisis de salud mundial. Esperamos poder compartir datos adicionales de eficacia y seguridad generados por miles de participantes en las próximas semanas», ha apuntado el
presidente del Pfizer.

Asimismo, Bourla ha agradecido a las miles de personas que se han ofrecido como voluntarias para participar en el ensayo clínico, a sus colaboradores académicos e investigadores en los sitios del estudio, así como a sus colaboradores de todo el mundo «que están dedicando su tiempo a este esfuerzo crucial».

El presidente de Pfizer señaló que el primer análisis intermedio de su estudio global de fase 3 proporciona evidencia de que una vacuna puede prevenir eficazmente el Covid-19.

El ensayo clínico de fase 3 comenzó el 27 de julio y ha inscrito a 43,538 participantes hasta la fecha, 38,955 de los cuales han recibido una segunda dosis de la vacuna candidata el 8 de noviembre de 2020. Aproximadamente el 42% de los participantes globales y el 30% de los participantes de Estados Unidos «tienen antecedentes raciales y étnicos».

El estudio también evaluará el potencial de la vacuna candidata para brindar protección contra el coronavirus en aquellos que han tenido una exposición previa, así como la prevención de la vacuna contra la enfermedad.

Además de los criterios de valoración principales de eficacia que evalúan los casos confirmados de Covid-19 acumulados siete días después de la segunda dosis, el análisis final ahora incluirá, con la aprobación de la FDA, nuevos criterios de valoración secundarios que evalúan la eficacia según los casos que se acumulan catorce días después de la segunda dosis también.

Según las proyecciones actuales, la compañía espera producir a nivel mundial hasta 50 millones de dosis de vacunas en 2020 y hasta 1,300 millones de dosis en 2021.

La distribución de la vacuna contra el Covid-19 podría estar «en fase avanzada» a finales de marzo de 2021, según estimaciones de la empresa farmacéutica AstraZeneca.

Así lo indicó este lunes el director del área de Investigación y Desarrollo de Oncología AstraZeneca, Josep Baselga, quien calcula que a principios de año que viene la farmacéutica tendrá unos tres mil millones de vacunas que confía en que se verifiquen efectivas.

Lo «complicado» será diseñar cómo repartirlas dada la demanda que existirá, por lo que Balsega estima que hasta finales del primer trimestre de 2021 las vacunas, en caso de funcionar, no estarían en «fase avanzada de distribución».

AstraZeneca espera que antes de finales de año «una, dos o tres» de las cuatro vacunas con las que está experimentando comiencen a dar «resultados».

En el caso de las vacunas de esta empresa la previsión es que se apliquen dos dosis: la segunda 28 días después de la primera.

Ahora mismo en todo el mundo hay 175 vacunas distintas sobre las que se está trabajando, 35 de ellas en ensayos clínicos con enfermos y 10 en su fase final de verificación, explicó Balsega.

«La vacuna ayudará, pero no es la única solución», dijo el vocero, y recordó que AstraZeneca está desarrollando también un tratamiento por «anticuerpos monoclonales», con el que se aplicarían anticuerpos de personas que han pasado el virus a potenciales enfermos.

Hay 16 de estos tratamientos en desarrollo y uno en especial que «es buenísimo».

Se mostró confiado en que tras un invierno que será «horroroso» el próximo verano sea «relativamente normal», y sostuvo que no se debe obligar a vacunarse a quien no lo quiera, porque a su juicio debe prevalecer «un principio de libertad individual que es innegable».

Recordemos que los gobiernos de Argentina y México, así como Fundación Slim, llegaron a un acuerdo con la AstraZeneca y la Universidad de Oxford para fabricar la vacuna destinada a sus países y distribuirla después al resto de América Latina, excepto Brasil.

Rusia envió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) una solicitud para el registro acelerado (“Emergency Use Listing”, EUL) y la precalificación de su vacuna contra el Covid-19, Sputnik V, según informó hoy el Fondo Ruso de Inversiones Directas (FIDR).

«Hemos presentado a la OMS una solicitud de registro acelerado y precalificación de la vacuna, lo que permitirá que Sputnik V se incluya en la lista de medicamentos que cumplen con los principales estándares de calidad, seguridad y eficacia», declaró Kirill Dmitriev, director del FIDR.

Según el FIDR, el registro acelerado bajo el procedimiento EUL permitirá que la vacuna rusa esté disponible para todo el mundo en un periodo de tiempo más corto en comparación con los procedimientos convencionales y respaldará los esfuerzos globales para prevenir la infección por coronavirus.

Rusia se convirtió así, señala el fondo, en uno de los primeros países del mundo en solicitar a la OMS este estatus para su vacuna.

El Programa de Precalificación, organizado por la ONU y coordinado por la OMS, es, de hecho, el único programa mundial de garantía de la calidad de los medicamentos.

En caso de recibir la precalificación, Sputnik V podría ser incluida en la lista de medicamentos que utilizan organizaciones y países para gestionar su adquisición a gran escala.

Dmitriev recordó que Rusia fue el primer país del mundo en registrar una vacuna contra el Covid-19 y destacó que esta «se creó en base a una plataforma segura, eficaz y bien estudiada de vectores adenovirales humanos».

Recordemos que la Sputnik V fue registrada el pasado 11 de agosto y actualmente se encuentra en la fase III de los ensayos, aunque ha sido recibida con recelo por la comunidad científica internacional debido la rapidez de los ensayos y la poca información sobre el fármaco.

En más sobre los proyectos de vacuna contra el Covid-19, la farmacéutica estadounidense Pfizer dijo este martes que no está preparada para publicar los resultados sobre la última etapa del ensayo de su vacuna, que está desarrollando junto a su socia alemana BioNTech.

Pfizer indicó que el regulador que debe determinar si el ensayo ha sido exitoso o no todavía no ha realizado ningún análisis provisional sobre la eficacia de la vacuna.

El presidente ejecutivo de la compañía, Albert Bourla, dijo hace unas semanas que Pfizer Inc podría publicar este mismo mes datos sobre la eficacia de su vacuna experimental.

Pfizer confía en ser la primera farmacéutica estadounidense en reportar datos positivos sobre la última etapa de ensayos de una vacuna contra el coronavirus, por delante de su rival Moderna Inc. Se iniciaron los ensayos clínicos de fase III, con 44,000 candidatos, a finales de julio.

Por su parte Novavax Inc retrasó un mes hasta finales de noviembre el inicio de los ensayos de fase avanzada en Estados Unidos de su potencial vacuna de COVID-19, que en un primer momento iban a comenzar en octubre, indicó hoy la empresa farmacéutica.

Novavax añadió que espera para el primer trimestre de 2021 los datos provisionales de los ensayos de fase III que, en paralelo, está llevando a cabo en Reino Unido.

Además, la empresa indicó que ha ampliado su objetivo de inscripción de voluntarios en Reino Unido de 10,000 a 15,000 personas, añadiendo que, con ese aumento, espera evaluar la seguridad y la eficacia de la vacuna en un período de tiempo más corto.