La violencia política en nuestro país ha dejado un saldo de 169 incidentes con 210 víctimas, 143 personas asesinadas y 67 heridas, entre septiembre de 2020 y abril de 2021, cuando inició el proceso electoral rumbo al próximo 6 de junio.

«La violencia política se enmarca en el contexto general de violencia homicida e inseguridad que aqueja al país. Buena parte de los incidentes los llevan a cabo miembros del crimen organizado que buscan coludirse o controlar a gobiernos locales para dominar mercados ilícitos», dijo Integralia Consultores al citar delitos como el huachicoleo, tráfico de drogas, extorsión, entre otras.

Aseguró que la violencia política se refuerza también por los altos niveles de descoordinación que existen entre agencias de seguridad y niveles de gobierno, que dejan vulnerables a autoridades y actores políticos frente al crimen organizado, así como por los altos niveles de impunidad.

De acuerdo al reporte ‘Violencia política en México’ de Integralia Consultores, entre las víctimas de homicidio, figuran 28 funcionarios municipales, 26 aspirantes a las elecciones, 17 exfuncionarios y 14 funcionarios federales y estatales.

Entre marzo y abril, destacaron los asesinatos de la ex regidora de Cuquío (Jalisco), que fue asesinada en Zapopan mientras conducía; el alcalde con licencia de Casimiro Castillo, Jalisco, fue secuestrado y asesinado; el exalcalde y esposo de la candidata a la alcaldía de Mixtla de Altamirano, fue asesinado en Veracruz; y el candidato a diputado local fue asesinado en su domicilio en Tamaulipas.

Además, ha contabilizado diez activistas, cinco excandidatos, cuatro periodistas, cuatro líderes de partidos políticos, cuatro militantes en agrupaciones políticas, tres jueces, tres presidentes municipales y otras 25 personas más, entre representantes de partidos y organizaciones políticas locales o independientes.

Por partidos, Morena concentra el 20% de los políticos asesinados. Le sigue el PRI con un 15%; el PAN con un 12%; el
PRD con un 9%; Movimiento Ciudadano con un 6%; y el Partido Verde con otro 6%.

Febrero ha sido el mes más violento para los políticos, con 30 eventos de agresiones, aunque marzo fue el más mortífero, con 18 víctimas de homicidio. Los estados con mayor número de incidentes fueron Veracruz, Jalisco, Oaxaca, Guerrero, Quintana Roo, Guanajuato, Nuevo León, Chiapas, Tamaulipas, Baja California y Chihuahua.

Recordemos que el gobierno federal puso en marcha a principios de marzo un plan de protección de candidatos y políticos durante el proceso electoral. La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Rosa Icela, alertó entonces de que el crimen organizado «impone, quita, mata, presiona, coopta y chantajea» a candidatos electorales en al menos nueve estados del país: Morelos, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Sinaloa, Jalisco, Guanajuato y Baja California, algo que pone en peligro las elecciones.

El plan del gobierno de López Obrador, concebido para que los comicios se celebren de forma «limpia» y «libre», prevé proporcionar protección voluntaria a los candidatos y garantizará, además, que no se produce una intromisión por parte de las Fuerzas Armadas en el proceso electoral.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario