El grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de misión en China anunciaron este martes que no encontraron pruebas contundentes sobre el origen de la pandemia por Covid-19, y destacaron que no hay nada que indique el virus que causa la enfermedad haya sido creado en un laboratorio del país asiático, tal como se especuló en un inicio.

Evitar nuevas epidemias similares era el objetivo de la misión de la OMS en China para identificar el origen del nuevo coronavirus, pero, más allá de descartar casi por completo que el virus se fugara de un laboratorio de Wuhan, no logró identificar el animal que pudo transmitirlo al hombre.

Una transmisión del coronavirus de un animal a otro y después al hombre es la hipótesis «más probable», dijo en rueda de prensa Peter Ben Embarek, jefe de la delegación; pero se necesitarán investigaciones más específicas.

El experto apuntó también a una posible transmisión «a través del comercio de productos congelados». «Sería interesante examinar si un animal salvaje congelado que fue infectado podría haber sido el vector potencial», aseguró.

La transmisión a partir de un animal es probable, pero «no ha sido aún identificado», dijo por su parte Liang Wannian, jefe del equipo de científicos chinos que trabajaron junto a los de la OMS en Wuhan, donde se registraron los primeros casos a fines de 2019.

Entre los resultados del estudio se encuentra que un coronavirus con gran similitud con el nuevo coronavirus en las secuencias genéticas aparece en murciélagos y pangolines. Pero la similitud no es suficiente para convertirlo en un ancestro directo del nuevo coronavirus.

Los murciélagos, los pangolines, las comadrejas, los gatos y otras especies podrían ser potenciales huéspedes naturales, indicaron los expertos que asistieron a la rueda de prensa celebrada en Wuhan.

El virus fue hallado en las pruebas ambientales en el mercado de mariscos Huanan después de su cierre, especialmente en sus puestos de productos acuáticos. El coronavirus en el mercado podría haberse introducido a través de canales como personas contagiadas, productos contaminados de la cadena de frío y productos animales, pero aún es incierto.

En las pruebas a gran escala de productos animales en el mercado no se produjeron resultados positivos. No se detectó al nuevo coronavirus en muestras de murciélagos en la provincia de Hubei ni en grandes cantidades de ganado, aves de corral y animales silvestres en toda China.

En diciembre de 2019, el nuevo coronavirus se extendió entre las personas a cierta escala en Wuhan, y la mayoría de los casos ocurrieron en la segunda mitad del mes. Un estudio sobre los primeros mostró que, al igual que había casos de nuevo coronavirus en el mercado, también los había en otras zonas de Wuhan de manera simultánea.

Así, los expertos identificaron cuatro hipótesis sobre el origen de la transmisión del nuevo coronavirus a la población humana, entre las que se encuentran la propagación zoonótica directa, los alimentos de la cadena de frío, especies huéspedes intermediarias y un incidente relacionado con un laboratorio. Sin embargo precisan que un incidente de laboratorio es «extremadamente improbable» como la causa de la COVID-19. La introducción a través de especies huéspedes intermediarias es vía «más probable». La transmisión directa o la introducción a través de alimentos de la cadena de frío también son probables.

El equipo estudió una gran cantidad de datos relacionados con la epidemia y visitó nueve instalaciones, entre ellas el Hospital Jinyintan de Wuhan, el mercado de mariscos Huanan y el Instituto de Virología de Wuhan adscrito a la Academia de Ciencias de China. El equipo realizó amplios intercambios con trabajadores médicos, investigadores de laboratorio, científicos y administradores de mercado locales. También entrevistaron a trabajadores sociales, trabajadores comunitarios, residentes, pacientes recuperados y familiares de trabajadores médicos que perdieron la vida en la epidemia.

La misión de la OMS tuvo dificultades para concretarse, ya que China era renuente a dejar entrar al país especialistas mundiales de diferentes disciplinas como la epidemiología pero también la zoología. La OMS ya ha advertido que habrá que tener paciencia para encontrar respuestas.

Al respecto, el gobierno de Estados Unidos espera poder analizar los datos incluidos en el informe de la OMS presentado este martes, el cual concluye que el virus COVID-19 no se originó en un laboratorio en Wuhan, China, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Psaki dijo a los periodistas en una conferencia de prensa el martes que el gobierno no participó en la «planificación e implementación» de la investigación y quiere realizar una revisión independiente de sus hallazgos y datos subyacentes.

Asimismo, agregó que aunque Washington se reincorporó a la OMS, es «imperativo que tengamos nuestro propio equipo de expertos sobre el terreno».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario