La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa), informó este miércoles que un voluntario que participaba en una prueba clínica de la vacuna contar el COVID-19 desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford, perdió la vida.

La autoridad dijo que las pruebas en Brasil seguirán pese a la muerte del voluntario, de la cual no entregó mayores detalles, argumentando confidencialidad médica de los involucrados en los ensayos.

A la par, la Universidad Federal de Sao Paulo, que ayuda a coordinar los ensayos de fase 3 en Brasil, afirmó que el voluntario era brasileño. Oxford, en tanto, también confirmó que los ensayos continuarán y afirmó que después de una evaluación cuidadosa «no ha habido preocupaciones sobre la seguridad del ensayo clínico».

El periódico brasileño O Globo informó que el voluntario había recibido un placebo y no la vacuna de prueba, citando fuentes no identificadas.

Recordemos que el gobierno de Brasil ya tiene planes de comprar para la vacuna del Reino Unido y producirla en su centro de investigación biomédica FioCruz en Río de Janeiro, mientras que el Instituto Butantan, un centro de investigación del estado de Sao Paulo, está probando una vacuna de la china Sinovac.

Brasil tiene la segunda mayor cifra de muertes por COVID-19, con más de 154,000 decesos, sólo por detrás de Estados Unidos. Los casos suman más de 5.2 millones, el tercer peor brote después de Estados Unidos e India.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario