Tag

opositores

Browsing

Esta mañana, durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLL) fue cuestionado sobre la salud del fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, quien confirmó, se encuentra en recuperación de una intervención quirúrgica a la que se sometió.

«Habido mucha especulación y una actitud (…) miserable en torno a la salud del fiscal Alejandro Gertz Manero. He visto en redes sociales mensajes en el que incluso se le desea la muerte eso no se le puede desear a nadie», reclamó el presidente.

López Obrador destacó un mensaje que dijo, se le atribuía a Diego Fernández de Cevallos, que más tarde se comprobó no era así, en el que se decía «lo que no pudo la justicia, lo logró el cáncer», en referencia a la supuesta enfermedad que habría llevado al titular de la FGR a ausentarse de sus labores y a estar en monitoreo médico.

«Esa es una actitud inhumana, es una enajenación, es la pérdida de los sentimientos; eso es ser malo de malolandia», añadió el mandatario.

Sin embargo, el presidente confirmó que Alejandro Gertz Manero se sometió a una intervención quirúrgica «en la espalda, en la columna», a la que se refirió como una «infiltración».

Afirmó que el fiscal se encuentra en su domicilio, recuperándose, e incluso atendiendo asuntos del trabajo.

«Le deseamos que se mejore, que se recupere pronto. Eso es lo que puedo comentar», dijo el presidente.

A pregunta expresa sobre si la operación que tuvo Gertz Manero era relacionada al cáncer que se ha manejado, López Obrador dijo negó rotundamente la enfermedad. «No es cáncer, según mi información; afortunadamente», dijo AMLO.

Sobre la ausencia del fiscal en las reuniones bilaterales que el gobierno federal sostuvo con sus pares estadounidenses en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte, el presidente aseguró que él mismo le informó al presidente Biden y al procurador estadounidense, el motivo de la ausencia de Alejandro Gertz Manero.

Ocupó el tema para desmentir una carta que este fin de semana comenzó a circular, en el que se hacía referencia a un supuesto proceso para ir analizando perfiles de quienes podrían sustituir a Gertz Manero en la FGR, en donde se señalaban motivos de salud.

Entre risas, AMLO destacó que en la carta se leía ‘no omito manifestar que el contenido del presente escrito es de suma confidencialidad. Sin más por el momento me le reitero mi más altas y distinguidas consideraciones’.

«Yo ni uso eso. Es fácil falsificar la firma pero esta si está… yo cada vez que uso la mano, por mi dedito chueco, ya no me sale igual; pero esta si está completamente fuera…», dijo el mandatario.

AMLO remató el tema deseando que el fiscal se termine de recuperar pues dijo, «lo necesitamos».

Lamentó que en este caso,  aún cuando se trate de la salud de una persona, sus opositores estén mostrando la falta de humanismo.

La policía de Nicaragua ingresó este viernes a la residencia de un obispo católico y aparentemente lo detuvo junto a varias personas que lo acompañaban después de que los agentes sitiaran el lugar durante dos semanas.

La operación, que se produjo antes del amanecer, ocurrió luego de que las autoridades nicaragüenses acusaran el 5 de agosto al obispo de la diócesis de Matagalpa, Rolando Álvarez, un abierto crítico del gobierno del presidente Daniel Ortega, de presuntamente «organizar grupos violentos» e incitarlos «a realizar actos de odio contra la población».

A primera hora del viernes la diócesis de Matagalpa publicó en las redes sociales el mensaje: «#SOS #Urgente. A esta hora la Policía Nacional ha ingresado a la Curia episcopal de nuestra Diócesis de Matagalpa».

«La Policía Nacional ha ingresado a la Curia Episcopal de nuestra Diócesis de Matagalpa y se ha llevado» a monseñor lvarez; «aún no se conoce su paradero (…) alertamos a la comunidad internacional y nos sumamos a la cadena de oración», dijo en Twitter el Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam).

En tanto, Vilma Núñez, presidenta del Centro nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en declaraciones a la agencia AFP, dijo que «lo sacaron con violencia y no se sabe para donde se lo llevaron».

Hasta el momento no existe información oficial sobre el caso. Ni la Policía Nacional ni el gobierno han confirmado el allanamiento y las detenciones.

Y es que el gobierno de Ortega ha perseguido sistemáticamente a las voces disidentes. Decenas de líderes políticos de la oposición fueron arrestados el año pasado, incluidos siete posibles candidatos para desafiarlo a la presidencia, y fueron condenados a prisión en juicios rápidos y cerrados al público.

A su vez el Congreso, dominado por el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, ordenó el cierre de más de 1,000 organizaciones no gubernamentales, incluida la organización benéfica de la Madre Teresa.

En un mensaje de vídeo, Pablo Cuevas, abogado del no gubernamental Comité Permanente de Derechos Humanos, condenó la detención de Álvarez pero dijo que no era inesperada. «Ha ocurrido lo que evidentemente iba a ocurrir, la detención arbitraria y abusiva de Monseñor Álvarez», afirmó.

Álvarez ha sido una voz clave en las discusiones sobre el futuro de Nicaragua desde 2018, cuando una ola de protestas contra el gobierno de Ortega llevó a una represión que dejó 355 muertos, más de 2,000 heridos y al menos 100,000 exiliados, de acuerdo con organismos de derechos humanos.

Según Ortega la revuelta social fue un «fallido golpe de Estado» con apoyo extranjero y de la Iglesia católica nicaragüense. La oposición sostiene que en el país hay al menos 190 «presos políticos», pero Ortega asegura que son «delincuentes y terroristas».

Un mes después del estallido de las protestas Álvarez reclamó reformas electorales que garantizaran elecciones libres, justas y transparentes con observación internacional.

El obispo ha mantenido esos llamados a la democracia durante los últimos cuatro años, lo que enfureció a Ortega y a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

La persecución contra los religiosos se ha venido intensificando en las últimas semanas. La policía dijo la semana pasada que la investigación al obispo de Matagalpa incluía a varias personas y advirtió que no se les permitiría salir de sus casas mientras se realizaban las indagaciones.

Anteriormente, el gobierno había cerrado ocho radioemisoras y un canal de televisión en la provincia de Matagalpa, 130 kilómetros al norte de Managua. Siete de las emisoras eran gestionadas por la Iglesia católica.

Días atrás la Arquidiócesis de Managua expresó su apoyo a Álvarez. La Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) denunció lo que llamó un «asedio» a sacerdotes y obispos, la expulsión de miembros de comunidades religiosas y el «acoso constante» al pueblo y a la Iglesia nicaragüense.

Sin embargo, el Vaticano guardó silencio público durante casi dos semanas, lo que provocó las críticas de intelectuales latinoamericanos y activistas de derechos humanos. El viernes pasado monseñor Juan Antonio Cruz, observador permanente del Vaticano ante la Organización de Estados Americanos, expresó su preocupación por la situación y pidió a las partes que «busquen vías de entendimiento».

Ortega ha tenido una relación complicada con la religión predominante de Nicaragua y sus líderes durante más de cuatro décadas. El exguerrillero marxista enfureció al Vaticano en la década de 1980 pero gradualmente forjó una alianza con la Iglesia mientras intentaba recuperar la presidencia en 2007 después de un largo período fuera del poder.

Ortega inicialmente invitó a la Iglesia a mediar en las conversaciones con los manifestantes en 2018, pero desde entonces ha tomado una posición más agresiva.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que son los opositores los que están “exagerando” respecto a los hechos de violencia que ocurrieron en diversos puntos del país en los últimos días, que dejaron una cifra elevada de muertos y heridos, principalmente en el norte del país.

“Están exagerando nuestros adversarios (…) Está como montado, es propagandístico. No hay ningún problema mayor, pero sí quieren agarrar esa bandera de la violencia”, apuntó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

López Obrador afirmó que en Baja California, donde el fin de semana se registraron quemas de autos y bloqueos de avenidas ya “hay detenidos”, aunque no quiso adelantar más.

Se limitó a decir que será esta semana cuando viaje al norte del país para atender personalmente la situación.

“Voy a estar en Tijuana, vamos a llevar a cabo la reunión de gabinete y la conferencia en Tijuana el viernes, y voy a hacer una gira por la frontera, voy a estar en Baja California y en Sonora el fin de semana, pero vamos a empezar en Tijuana el viernes”, precisó.

Y es que de acuerdo con algunos conteos de la prensa, los hechos de violencia que se registraron entre el miércoles 10 de agosto y el viernes 12 de agosto, sumaron 260 asesinatos. Sin embargo, el presidente negó estos números y apuntó que solo hubo 196 muertos entre el viernes 12 y el domingo 14 de agosto.

Fiel a su estilo, López Obrador aseguró que fue este fin de semana ha sido el que «menos muertos ha habido”.

Acusó a sus opositores de levantar una campaña de “inestabilidad y desgobierno del país” y presumió de que en su administración el número de delitos, especialmente el de homicidios, ha disminuido respecto a otros gobiernos.

“Estamos bajando en todos los delitos, el día 20 vamos a presentar el informe de este mes, considerablemente, pero en donde teníamos más problemas era en homicidios porque nos habían dejado muy alto el número de homicidios, ya lo estamos bajando”, insistió.

Refirió que están trabajando desde la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de Marina, la Guardia Nacional así como los gobiernos estatales para reducir la violencia en el país.

López Obrador ha indicado que ante la ola de inseguridad en el país no descartaba ampliar sus reuniones de seguridad y conferencias de prensa matutinas a los sábados ya que, según él, sus opositores utilizan los fines de semana para emprender campañas de desprestigio contra su gobierno.

“Sí necesitamos tiempo, también nuestros adversarios conservadores, que quieren que nos vaya mal y están muy desesperados, usan los fines de semana para manipular, distorsionar las cosas”, acusó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que pese a las diferencias que tiene con sus adversarios, a la oposición se le respeta, además de que reconoció que las cosas no han pasado de insultos.

El mandatario señaló que como conoce cómo han sido los conservadores en México y en el mundo, puede asegurar que los conservadores actuales no son extremistas, aunque entre risas dijo que tienen un pensamiento «rancio».

«No son extremistas y no despiertan o desatan odios. Además, como no suelen ser muy inteligentes, cada vez que sacan algo así insultante ¿no? hacen el ridículo y eso los autolimita, los va moderando», criticó López Obrador.

AMLO defendió que la transformación que encabeza avanza bien, sin mayores problemas, pese a lo profunda que está siendo.

Puso como ejemplo que en los casi 4 años que lleva al frente del gobierno, no ha habido manifestaciones o protestas en contra del gobierno, como solía pasar antes,

«No es porque no quieran los líderes y que no sepan; si quieren y saben, lo que pasa es que la gente no está inconforme», destacó.

Dijo que a pesar de que se han enfrentado graves problemas con la pandemia o la crisis económica que está afectando a México, la gente sabe que se está trabajando todos los días y que también se avanza en varios frentes.

Incluso dijo que hoy en día hay un gran respeto a México en el extranjero. «México tiene un sitio especial en el concierto de las naciones», señaló.

Recordó que la oposición se ha metido hasta en las redes sociales, llegando a un punto en que tienen expertos y compran bots, además de lealtades y consciencias. Sin embargo, dijo, no les ha funcionado nada debido a que no aceptan que el pueblo es sabio y tiene un instinto certero.

«Para ellos el pueblo no existe, no le tienen respeto al pueblo y luego no quieren al pueblo. Entonces, por eso no avanzan y no hacen caso. Les doy consejos que no causan honorarios y siguen lo con lo mismo», sostuvo.

En ese sentido, López Obrador dijo que el país requiere una oposición fuerte, inteligente, con autoridad moral y visionaria.

Lamentó que aunque se la pasan diciendo que las cosas están mal, no ´presentan un proyecto alternativo, que puedan exponer al pueblo y decir qué se debe cambiar y cuál sería la ruta alterna,.

«¿Se acuerdan ustedes de algo que estén presentando como alternativa?, ¿han elaborado un volante con 10 propuestas, un volante con 10 propuestas para transformar a México, para que se frene la transformación que estamos llevando a cabo nosotros? Nada, nada, todo es: ‘No, no, no’, sin proponer nada», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que dio instrucciones de investigar «a fondo» el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, ocurrido el domingo pasado en Tijuana, Baja California.

«En el caso de la compañera que fue asesinada en Tijuana, he dado ya instrucciones porque vamos a llevar a cabo una investigación a fondo», indicó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

Recordemos que la comunicadora fue asesinada el pasado domingo junto a su casa tres años después de que acudió a la mañanera para solicitar apoyo pues «temía por su vida» debido al conflicto legal que sostenía con el entonces gobernador de Baja California, el morenista Jaime Bonilla, en cuya empresa de medios, Primer Sistema de Noticias (PSN), Maldonado trabajó seis años.

López Obrador aseguró que en su gobierno no se permite la impunidad y ya no existen relaciones de complicidad por lo que “podemos investigar y llegar al fondo, porque somos libres y en este caso lo vamos a hacer y en todos los casos”. Afirmó que aún con estos “lamentables asesinatos, siempre o casi siempre» se detiene a los responsables.

Agregó que sus opositores han utilizado este tipo de casos para atacar a su gobierno y han querido generar la idea «de manera perversa» de que se dejó a la periodista sin protección, pero aseguró que el crimen «realmente nos duele».

El mandatario pidió proyectaran el video de la participación de Maldonado en 2019 en la conferencia mañanera y criticó que se haya sacado de contexto su intervención, pues hizo su denuncia y luego se le apoyó y ganó su laudo.

“¿Qué sucedió después? La atendió Jesús (Ramírez), ganó su laudo y el año pasado solicitó protección al Gobierno de Baja California y se le otorgó esa protección», afirmó. Añadió que Maldonado «no estaba inscrita en el programa de protección a periodistas del Gobierno federal”.

Sin embargo, dijo: «Nosotros estamos obligados a aclarar este crimen y a evitar que continúen los asesinatos de periodistas y de los ciudadanos y por eso trabajamos todos los días».

El crimen de la comunicadora ha causado indignación en el gremio periodístico, por lo que diversas organizaciones han convocado este martes manifestaciones en diversas partes del país para exigir justicia por este y otros asesinatos y pedir un alto a la impunidad.

Maldonado es la segunda periodista asesinada en Tijuana en este 2022, después del fotoperiodista Margarito Martínez, quien el 17 de enero fue asesinato a tiros cuando subía a su vehículo en su casa en el barrio Camino Verde. Además, el 10 de enero asesinaron en Veracruz, al periodista José Luis Gamboa Arenas, director del medio digital Inforegio, donde daba difusión a problemas de inseguridad y política.

Aunque el presidente López Obrador dijo que ya había hablado del tema, y señalara que será el Senado quien decida sobre los nombramientos que hiciera para las representaciones diplomáticas en el extranjero, aseguró que aunque hay diversos señalamientos contra Pedro Salmerón, no hay ninguna denuncia penal en su contra.

AMLO dijo que quienes acusan a Salmerón deben presentar las denuncias correspondientes ante las autoridades competentes, y no quedarse solo en la denuncia pública. Aseguró que hay «condiciones» para que se presentan las denuncia judiciales en contra de quien comete abusos.

Sin embargo, pidió que no se echen a andar campañas y juzgar a alguien, sin que haya el debido proceso de conformidad con la ley, en las instancias encargadas.

Señaló que cualquier persona que no sea bien vista por los medios de información, puede ser víctima de una campañas de linchamiento.

En el caso de los grupos feministas que acusan a Salmerón, dijo que este tipo de movimientos han tomado mayor fuerza, pues afirmó que «hay intereses políticos» detrás de ellos; sostuvo que los opositores a su gobierno se valen de todo para atacarlos.

Pidió a las víctimas presentar sus denuncias y no solo hacer juicios sumarios «y más cuando se trata de asuntos políticos».

Aseguró que Pedro Salmerón ha tenido diferencias políticas en la academia, con colegas, y demás personas. Reconoció que sus opiniones le han generado problemas, al punto que se le han «lanzado muy fuerte» y ha preferido separarse de cargos que ha ocupado. «Quien va a probar la propuesta que yo envío es el Senado», remató.

El presidente también manifestó su confianza en que en los próximos días España acepte el nombramiento del exgobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, como embajador de México en aquel país.

«Va bien, es un proceso tarda, pero no ha habido ninguna notificación del gobierno de España de que no acepten a Quirino Ordaz como embajador. Yo creo que ya en unos días más se va a dar el beneplácito no hay ningún motivo para que no se acepte», dijo el mandatario.

Agregó que, pese a que sus adversarios quisieran que hubiese un conflicto con el gobierno español, las relaciones entre ambas naciones «están bien», aunque aceptó que existen discrepancias, especialmente porque España no aceptó ofrecer una disculpa por la conquista para reiniciar una nueva relación bilateral.

«Nosotros estábamos planteando que se ofrecieran disculpas como lo hemos hecho nosotros para reiniciar una nueva etapa de reconciliación, de más cercanía, de hermandad, pero lo tomaron a mal ni siquiera me respondieron la carta», lamentó.

Foto: Twitter @carlospintado55

SERGIO SARMIENTO

REFORMA

 

El presidente López Obrador dice que ha puesto fin a la guerra contra las drogas y por ello ofrece al crimen organizado abrazos y no balazos. En cambio, está tratando como criminales a científicos, empresarios y opositores.

Se ha vuelto común que la Fiscalía presente acusaciones penales con prisión preventiva (sin fallo de culpabilidad) a personas que el gobierno considera incómodas. Preocupa, sobre todo, cuando estas acusaciones se hacen por delincuencia organizada a personas que no son parte del crimen organizado. Es el caso de científicos y directivos del Conacyt, que los jueces han rechazado procesar pero que siguen en la mira de la FGR; también de empresarios como los hermanos Zaga Tawil, acusados de delincuencia organizada por un tema que, si acaso, debe ser administrativo.

La figura de delincuencia organizada se creó para dar un trato de excepción a criminales extraordinariamente peligrosos. Surgió de la llamada convención de Palermo de diciembre de 2000, la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, que estableció reglas de excepción para combatir a la Mafia y otras organizaciones que amenazaban o asesinaban a jueces y fiscales. La convención propuso que los países negaran a los miembros del crimen organizado derechos fundamentales como la libertad provisional o el acceso a los expedientes. No se trataba, sin embargo, de eliminar las garantías individuales de todos, solo de los criminales más peligrosos.

México, que siempre tuvo un sistema de justicia que no respetaba las garantías individuales, empezó a construir en este siglo XXI un sistema penal acusatorio más garantista, pero el gobierno de López Obrador dio marcha atrás con la legislación del 8 de noviembre de 2019, que estableció que, a partir del 1 de enero de 2020, los acusados de defraudación fiscal serían considerados por decreto miembros de la delincuencia organizada. La prisión preventiva oficiosa en esas acusaciones fue considerada inconstitucional por la Suprema Corte el pasado 25 de octubre, pero esta no emitido todavía un fallo definitivo.

Es paradójico que el gobierno ofrezca brazos y más magnanimidad a los verdaderos miembros del crimen organizado, mientras utilizan las medidas abusivas del régimen de excepción contra científicos, empresarios y crítico. A los exdirectores del Conacyt se les acusa de delincuencia organizada por haber ejercido recursos de conformidad con la legislación vigente en este momento y que fueron plenamente auditados. A Teófilo Zaga y a su hermano Rafael se les imputa delincuencia organizada por haber recibido una indemnización tras la cancelación de un contrato del Infonavit, indemnización que cumplía con los términos del contrato cancelado y que fue aprobado por el Consejo de Administración de Infonavit. Desde abril de este año, sin embargo, Teófilo Zaga está recluido en el penal de alta seguridad del Altiplano, en Almoloya, con un tratamiento abusivo que supuestamente se reserva para los miembros del crimen organizado.

Nadie pide impunidad. Si los científicos del Conacyt o los hermanos Zaga cometió algún ilícito, que se les juzgue con equidad, acceso a los expedientes y libertad provisional. No deben ser tratados como criminales cuando no lo son, menos si no han sido declarados culpables. El gobierno de México hizo una ley violatoria de los derechos humanos para castigar a los criminales más peligrosos. Es injusto aplicarla a científicos, empresarios y críticos.

CASTIGO AL INE

Los diputados oficialistas borraron 5000 millones de pesos del presupuesto del INEM dejando intacto los recursos de los partidos políticos. al parecer el régimen quiere castigar alimento al INE, para quitarle lo igualado al consejero presidente.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este viernes que renunciará a su cargo si la ciudadanía votan en su mayoría el próximo año en la consulta de Revocación de Mandato, independientemente de que se alcance el 40% mínimo de participación para que la consulta sea vinculante.

«Si la gente dice que ‘no queremos que continúe el presidente’, me voy, sin ningún problema. Es más, aunque no se llegue al 40% (de participación)», sostuvo López Obrador.

Y es que el presidente opinó que no se puede gobernar un país como México sin autoridad moral, por lo que si la mayoría vota que se vaya, dejará la Presidencia con independencia de la participación.

Recordemos que ya se aprobó una ley propuesta por el mismo López Obrador para permitir que se convoque una consulta ciudadana para consultar a la ciudadanía sobre su permanencia en el cargo.

Ayer, la coalición opositora «Va por México» presentó una acción de inconstitucionalidad contra la dicha ley al considerar que el mandatario, que tiene una aprobación ciudadana del 60%, busca promocionarse con este ejercicio, y más que una consulta para revocar su mandato, lo que se busca es un ejercicio de ratificación.

Sin embargo, AMLO se lanzó contra quienes ahora se oponen a dicho ejercicio, pues dijo que «e manera increíble, hasta surrealista, los conservadores no quieren la consulta», al recordar que la oposición ha pedido en reiteradas ocasiones su renuncia.

Consideró una incongruencia que quienes dicen ser demócratas rechacen mecanismos de democracia participativa, y defendió que el mecanismo de la consulta sirve para «alejar los derrocamientos, los golpes de Estado y el autoritarismo».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que México es un «país libre» en el que no se «veta» a nadie, por lo que señaló, las puertas están abiertas si es que el líder del partido español de ultraderecha Vox, Santiago Abascal, decide regresar a nuestro país.

«México es un país libre. Esto también lo digo para que si el señor de Vox, (Santiago) Abascal, quiere venir de nuevo, lo puede hacer. Están abiertas las puertas de nuestro país, siempre son bienvenidos. Todos los extranjeros, aunque sean opositores, no tenemos nada de qué avergonzarnos», sostuvo López Obrador.

El mandatario se comprometió a no aplicar el artículo 33 de la Constitución, que define que si un extranjero se inmiscuye en «asuntos políticos» del país «el Ejecutivo de la Unión, previa audiencia, podrá expulsar del territorio nacional a personas extranjeras con fundamento en la ley, la cual regulará el procedimiento administrativo, así como el lugar y tiempo que dure la detención».

En ese sentido, López Obrador precisó que su gobierno no ha expulsado a ningún extranjero por intervenir en asuntos que tienen que ver con los mexicanos; señaló que nunca se hará, pese a que en gobiernos anteriores sí  se aplicaba dicho artículo.

Incluso dijo que si hay alguien «vetado» que no pueda ingresar a México va a «levantar estos vetos»; adelantó que dará instrucciones a la cancillería y a la Secretaría de Gobernación para que dichas prohibiciones se levanten.

AMLO dijo que su gobierno es «democrático y transparente», y que garantiza «todas las libertades». Puso como ejemplo que figuras como el mismo Santiago Abascal, o el escritor Mario Vargas Llosa, quienes son claros y abiertos «opositores» a su gobierno, han venido a México bajo su administración.

«Todos pueden venir. Todos. Los opositores, representantes de la monarquía, de la derecha, del autoritarismo, clasistas, racistas, profascistas. No hay problema de nada. Somos libres en el país y están garantizadas las libertades», subrayó el mandatario.

Finalmente, reconoció que Abascal y Vox se hayan quitaron «la máscara», mostrando sus valores y actuando «con autenticidad».

«No es que Abascal sea extremista o provocador, o publicista, propagandista, no, es que está de manera auténtica dando a conocer un pensamiento que existe, nada más que los otros se enzarapan y se hacen pasar como liberales, como demócratas, pero son lo mismo. Y si me dan a escoger diría: Prefiero a los que se quitan la máscara, porque los otros son muy hipócritas, además de autoritarios, hipócritas», sostuvo el mandatario.

Sirvió eso para que arremetiera contra muchos políticos de nuestro país que dijo, tienen este pensamiento conservador, pero están en el clóset. «Nada de que se actúe como El Yunque, como una asociación secreta, no, fuera máscaras, salgan del clóset, o sea, ‘ya, soy fascista y qué’, como decía Fidel Velázquez: ‘Soy charro y qué’.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) calificó como una «vergüenza» que él y su entorno cercano fueran blanco de espionaje durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, esto luego de que una investigación fuera dada a conocer por medios como The Washington Post o The Guardian.

El mandatario aprovechó el tema para asegurar que su administración acabó con prácticas del pasado y ahora no espía a nadie.

Ayer, se dio a conocer que el círculo más cercano al mandatario, además de periodistas y políticos, fueron objetivos de espionaje por parte de un cliente gubernamental de la empresa israelí NSO Group entre 2016 y 2017, antes de que AMLO llegara al poder.

«Es realmente una vergüenza y es una prueba irrefutable de que imperaba un gobierno, o estábamos sometidos a un gobierno, autoritario, antidemocrático, que violaba los derechos humanos», sostuvo López Obrador.

Y es que se informó que al menos 50 personas cercanas al ahora mandatario fueron eventualmente seguidas durante parte la administración de Peña Nieto, incluidos su esposa, hijos y hermanos, y hasta uno de los médicos que lo atendían.

El informe periodístico se basa en una filtración de más de 50,000 números de teléfono supuestamente seleccionados para un posible espionaje de clientes gubernamentales de NSO Group en todo el mundo. En México, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la entonces Procuraduría General de la República (PGR) habrían contratado sus servicios con el programa ‘Pegasus’.

«Ya esto no sucede, el gobierno (actual) no espía a nadie, los opositores no son espiados, no hay censura para los medios de información, a nadie se le limitan sus libertades», añadió López Obrador, quien denunció haber sido espiado desde los años 1970.

El mandatario señaló que no iba a instruir ni solicitar ninguna investigación sobre el caso, aunque no descartó que, de existir, se investigue el uso de programas de espionaje.

«No sé si pueda existir el contrato (con NSO Group), y lo voy a revisar, y hoy mismo vanos a informar, de lo que estoy absolutamente seguro es que no se espía a nadie», dijo AMLO.

La investigación corrió a cargo del consorcio coordinado por la francesa Forbidden Stories; en dicho trabajo se refirió que de los 50,000 números telefónicos alcanzados en la red de espionaje, México encabeza la lista con unos 15,000 contactos.

AMLO afirmó que en el pasado se gastaba «dinero del presupuesto» para espiar a los dirigentes de oposición y periodistas y a «muchísima» gente. Refirió que se tenían «equipos sofisticados» para escuchar todas las llamadas telefónicas, tanto del «blanco» del espionaje como de «todo su entorno».

Al hablar de las «resistencias al cambio» que se han presentado ante las acciones que ha emprendido el gobierno federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que detrás de las organizaciones que han agrupado a sus opositores, hay financiamiento de empresas como PiSA.

«Es normal que existan estas resistencias. Si había un régimen corrupto de privilegios pues tiene que haber una inconformidad por lo que estamos haciendo en contra de la transformación», señaló el mandatario.

Recordó que un reportaje reveló que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) está promoviendo un frente en contra del gobierno, lo que dijo, demuestra que todos son lo mismo; señaló se están haciendo alianzas entre el PRI y el PAN con distintas organizaciones.

Específicamente AMLO se refirió a la organización Sí Por México, la cual es encabezada por Claudio X. González Guajardo, quien anteriormente estaba al frente de MCCI. El reportaje al que se refería AMLO fue publicado en la revista Proceso, y señala que González Guajardo ha construido el proyecto político-electoral en contra del presidente.

«Los que la están financiando son empresarios muy poderosos. (…) Están buscando un frente para que todos se unan en contra de nosotros y para que nos derroten políticamente en la elección del año próximo. Ese es el propósito de este frente, ‘todos contra Andrés Manuel’”, acusó el mandatario este martes.

Explicó que dicho movimiento está siendo financiado por empresas que «hacían su agosto» y que sacaban provecho, que no pagaban impuestos, entre otras cosas. Fue en ese punto donde afirmó que la farmacéutica PiSA es una de las empresas que financia a sus opositores.

AMLO aseguró que aunque distintos sectores, incluso al interior del gobierno, se resistan a los cambios, no deben de olvidar que su gobierno es muy perseverantes y de que defenderán sus ideales y no darán «ni un paso atrás.

Indicó que ante las estrategias de sus opositores, la gente está muy consciente. Dijo que puede haber una gran «lanzada» en su contra, pero como no han podido, caen en la desesperación. Dijo que sus detractores son cada vez son más absurdos y ridículos.

«En mi experiencia, yo no hubiese llegado a la Presidencia si no es con el apoyo, con el respaldo del pueblo. A mí no me apoyaron las grandes empresas ni los medios de comunicación, a mí me apoyó el pueblo. Cuando me quisieron desaforar, quien me sacó adelante fue el pueblo y siempre ha sido la gente la que nos ha respaldado. Entonces, tengamos confianza y vámonos hacia adelante», remató el presidente.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) denunció este martes y congeló las cuentas de políticos opositores tras las protestas contra el tratado de aguas con Estados Unidos, y que desató la toma de la presa ‘La Boquilla’ en Chihuahua.

La UIF informó del bloqueo de cerca de 50 cuentas bancarias, incluyendo la del exgobernador de Chihuahua José Reyes Baeza, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y de Eliseo Compeán, alcalde de la ciudad de Delicias del Partido Acción Nacional (PAN), opositores acusados de estar detrás de las protestas.

Sin embargo, Santiago Nieto, titular de la UIF, aclaró este martes que denunció a Reyes Baeza por el presunto desvío de 129 millones de pesos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Esta acusación, precisó, correspondería al caso de la «Estafa Maestra», un caso de corrupción revelado en el sexenio anterior en el que el gobierno de Enrique Peña Nieto y gobiernos estatales armaron un esquema irregular de contratos públicos.

«Presentaremos la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción», informó Nieto en sus redes sociales.

La UIF también congeló cuentas de la Sociedad de Responsabilidad Limitada Río Conchos y de Salvador Alcántar, presidente de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH).

Las acciones dela UIF llegan luego del enfrentamiento entre agricultores y la Guardia Nacional que provocó la muerte de una mujer, y dejó varios heridos.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha acusado a políticos opositores de estar detrás del conflicto por motivos electorales. Además, informó que habrá denuncias contra manifestantes que causaron daños a plantas de generación de electricidad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En tanto, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, del PAN, y la directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez, se han acusado mutuamente de mentir sobre el cumplimiento de los compromisos del tratado. Corral reafirmó que el gobierno federal ha politizado el conflicto y ha tratado de intimidar a los manifestantes con la Guardia Nacional.

Foto: Twitter @DonVocero

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que está preparado para enfrentar cualquier desafío que se presente, ya que lleva años lidiando con adversidades.

Al asegurar que la pandemia del Covid-19 no es la gran prueba de su carrera política, el mandatario federal aclaró que la lucha contra la corrupción en Mexico es el mayor reto que enfrenta en la actualidad.

Afirmó que desterrará la corrupción, la que calificó de peste, de la vida pública. «Enfrenté esa peste y la voy a desterrar de México, imagínense si no voy a enfrentar, con el pueblo que tenemos no hay nada imposible. Lo difícil lo vamos a lograr, lo imposible lo intentaremos, estoy optimista, vamos a salir adelante».

López Obrador consideró que el enojo de los grupos conservadores hacia su administración es porque ya no se permite el saqueo del presupuesto.

Sostuvo que el enojo que contra su gobierno es porque ya no pueden robar a sus anchas, como antes se hacía. «No voy a permitir que nadie se robe dinero del presupuesto».

En ese sentido, dijo que los conservadores están detrás de las noticias falsas, que por ejemplo, ahora alertan sobre una supuesta falta de camas para atender los casos de Covid-19 en el país.

Señaló que los grupos que se oponen a su gobierno tienen una gran maquinaria a su servicio para desinformar a la población y crear pánico en un momento como el que vive México y el mundo.

Lamentó que medios de comunicación y la oposición a su gobierno utilicen esta coyuntura delicada para atacar su proyecto de nación.

Al preguntarle si esa información es producida por sus opositores, respondió: “Sí, o sea yo nunca he repartido despensas ni he hecho un fraude electoral, ni he pagado para que hablen bien de mí, ni tengo ‘bots’. Lo lamentable es que en estos tiempos esto suceda. Tenemos diferencias, claro que tenemos diferencias, pero no se vale que se utilice el dolor de la gente, eso es de ‘chombos’”.

Al sugerirle un posible golpe de estado que se está planeando por parte de los opositores de la 4T, quienes pretenden acabar con el proyecto de gobierno que representa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) negó que vea algún riesgo.

«Yo no veo ningún riesgo, no quiere decir que sea ingenuo o que esté confiado, conozco la historia muy bien, se lo que son capaces de hacer los conservadores para evitar los cambios», respondió AMLO.

Indicó que no ve ningún riesgo, aunque reconoció que hay críticas y cuestionamientos, los cuales dijo, no tienen mucho efecto.

Sin embargo dijo, las criticas y cuestionamientos que se han presentado, son legítimos de los opositores.

López Obrador aseguró que es normal que exista la oposición, pues hay quienes están fuera de quicio, debido a los cambios que se están llevando a cabo en el país.

Expuso que si lo que está pasando en el país no fuera una transformación y fuera un simple cambio de gobierno, entonces no habría cuestionamientos, los cuales han surgido incluso dentro del propio movimiento de la 4T.

En ese sentido, el mandatario dijo que si a la gente se le argumenta de forma adecuada, y se le pregunta si quieren que se siga haciendo la limpia en el gobierno y se acabe con la corrupción, de antemano se sabe qué es lo que contestarán.

«Los ciudadanos están participando, ese fue el cambio, el que ahora el pueblo cuenta, participa. Antes se pensaba que el pueblo no existía, y que la política era asunto de los políticos», añadió AMLO.

López Obrador finalizó diciendo que es bueno que haya cuestionamientos y críticas.

Durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) respondió a los señalamientos que se hicieran la tarde de ayer respecto al extravío de la carta que firmó en marzo pasado sobre su compromiso de no reelección.

«Los conservadores que creen que somos como ellos, están diciendo que no quiere certificar la firma del documento que di a conocer, comprometiéndome a la no reelección, pues aquí está el documento», dijo AMLO, y procedió a leer de nuevo lo que manifestó en él.

Al presentar y leer el documento, pido a los opositores a que se apruebe la iniciativa de revocación del mandato que prometió en campaña y en la que sigue insistiendo.

Lamentó que pese a que dicho documento se dio a conocer en marzo pasado, ahora el «periódico de los conservadores», el Reforma, está diciendo que se estaba retractando.

AMLO anunció que mañana, un notario público, acudirá a Palacio Nacional para que firme el documento, pues reiteró que no es partidario de la reelección, «no creo en eso». Dijo que dicha firma servirá para que no quede ninguna duda y sus críticos no tengan elementos para señalarlo.

El mandatario sostuvo que así como en esta ocasión, saldrá al paso de todas las campañas de calumnias que inventan contra su gobierno.

Finalizó señalando que la calumnia de que se estaba «echándo para atrás» es parte de la transformación que se vive en el país, ya que lo que ha hecho, no era parte de lo políticamente correcto.

Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la discusión que comenzó este medio día en la Cámara de Diputados, para aprobar la nueva Reforma Educativa.

“Ojalá y se apruebe. Ojalá y ya se cancele la mal llamada reforma educativa. Yo he hecho el compromiso, no sólo que se cancele esa mal llamada reforma educativa, sino lo más importante, de que nunca jamás se humille y se ofenda a los maestros de México como se hizo en el pasado”, dijo AMLO.

Confió en que se cancelará la actual reforma, que durante mucho tiempo se ha referido a ella como la “mal llamada reforma educativa”.

AMLO explicó que los maestros no estaban en contra de la propuesta que hizo su gobierno por querer “seguir con el comercio, con la venta de las plazas”, pues dijo que es un asunto que el gobierno federal maneja. Acusó que esa idea fue sembrada como parte de la campaña que los conservadores echaron andar en contra de los maestros.

Acusó que el verdadero problema es que se buscaba privatizar la educación recibiendo órdenes desde el extranjero.

“A ver, que me digan si es cierto o no que la Reforma Educativa la recomendaron los organismos financieros internacionales, que me digan si no surgió del extranjero. A ver, los analistas, los estudiosos, que me digan si no estaba contemplado esto en las llamadas reformas estructurales que nos impusieron desde el extranjero”, retó López Obrador.

Enfatizó que sería bueno debatir y saber si la mal llamada Reforma Educativa surgió en México o fue impuesta por el extranjero.

Puso como ejemplo el tema de la evaluación magisterial; AMLO indicó fue una imposición dictada desde el extranjero, aceptada “dócilmente por los gobiernos de México, afanosos, afanositos, aceptaron la evaluación a los maestros”.

Remató diciendo que a los conservadores no les gusta la educación pública, y quisieran que solo estudiara quien tiene dinero para pagar colegiaturas. “La educación no es un privilegio, es un derecho del pueblo”.