Tag

avión presidencial

Browsing

Esta mañana, durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó el dar a conocer la lista con los nombres de los empresarios que asistieron el pasado miércoles a Palacio Nacional, y que decidieron «apoyar» la rifa del avión presidencial.

«No, no. Nada más decir que fue muy buen encuentro, repetirlo, que se portaron muy bien, que les agradecemos por participar, por acudir a la convocatoria, porque no es un asunto obligatorio, ellos contribuyen, lo dije ayer, pagan sus impuestos y con eso el gobierno tiene el presupuesto para atender las demandas de los ciudadanos», respondió AMLO.

El presidente enfatizó que los empresarios voluntariamente decidieron ayudar, aunque los que no «nos quieren, a nuestros malquerientes no les gustó».

En ese sentido, dijo que los panistas acusaron que habían extorsionado a los empresarios. Incluso dijo que algunos de los empresarios que asistieron sean simpatizantes del PAN, por lo que les pidió preguntarles si hubo una insinuación para que fuese «a fotiori».

Incluso acusó que un periódico, también del conservadurismo, se refirió al encuentro como un acto de extorsión y moche.

«¿Se acuerdan cuando el pase de charola? Hubo una periodista que equiparó esto al pase de charola. El pase de charola fue decirles: ‘Aporten para la campaña de un partido’, bueno del PRI, porque ya dije del PAN».

Ante su insistencia en asegurar que no obligaron a nadie a apoyar, el presidente fue cuestionado sobre si dicho encuentro fue legal, ya que la ley establece que no se puede solicitar dádivas para beneficio propio o de terceros, a lo que él respondió que sí, «totalmente».

«Pero primero hay que ver qué es dádiva, si esto es una dádiva habría que ver los fines, porque no es para beneficio personal (…) es para beneficio público, beneficio social».

Al reiterarle la petición de transparentar la lista, para descartar que llegue el momento en que algunos empresarios se vean beneficiados con contratos gubernamentales.

«Es que nosotros no vamos a darle beneficio a nadie fuera de la ley. Aquí no hay preferencias, no hay influyentismo. Es que ese es el problema, nos confunden, yo no soy Salinas. Digo, sí calienta eso. O sea, no vamos nosotros… Ya parece, imagínense, tantos años de lucha de mantener en alto nuestros ideales, nuestros principios para caer en el influyentismo».

Incluso AMLO dijo que le preguntó a los empresarios si deseaban que se informaran los nombres o  si como en la  compra de los boletos de la Lotería, se quedara en el anónimo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó esta mañana que los empresarios con los que se reunió ayer en Palacio Nacional respaldaron la decisión de rifar el avión presidencial.

En ese sentido, informó, se lograron acuerdos o compromisos de compra por más de tres millones de boletos o «cachitos», es decir, 1,500 millones de pesos, de 75 empresarios.

“Ayer los empresarios, todos expresaron su apoyo sin que tomaran la palabra, hubo una manifestación de respaldo de rifar el avión presidencial, les tengo que reconocer mucho a los empresarios; primero porque asistieron, no hubo desaires», dijo AMLO en su conferencia de prensa matutina.

Señaló que a los integrantes de la iniciativa privada se les expuso el motivo de la rifa, que es comprar equipos médicos para hospitales, en lo que «ellos estuvieron totalmente de acuerdo», e indicó que en el encuentro se abordó el tema de la austeridad que se vive al interior del gobierno que él encabeza.

«Fuimos al fondo», agregó López Obrador, «sin querer insistir mucho en él porque se compró el avión, partiendo de que son otros tiempos, se habló de que los servidores públicos tenemos que vivir en la austeridad».

Añadió que en lo que se conversó durante la cena, fue que la rifa del avión presidencial «es un acto aleccionador» para que nunca más se vuelva a ofender de esa manera al pueblo de México, refiriéndose a compras abusivas.

AMLO reiteró que en la cena, a todos los empresarios se les dejó claro que su participación en la compra de boletos no era obligatoria, sino voluntaria, por lo que les agradeció su apoyo. En ese sentido, relató que «un empresario» comprará boletos y los donará a las comunidades más pobres de México.

A todos, se les entregarán los boletos a finales de febrero.

Primero se iba a vender el avión presidencial. Como nadie lo quiso comprar al precio que pedía el gobierno mexicano, el presidente salió con la ingeniosa idea de rifarlo. Como esa ingeniosa idea se topó con la realidad, el presidente decidió una nueva maroma: se rifa dinero en efectivo y lo único que implica al avión presidencial es la foto en el billete de la lotería.

Igual podría decir el presidente que va a rifar las Pirámides de Teotihuacán o incluso la Torre Eiffel. Lo único que tiene que hacer es poner la imagen de cualquiera de estas maravillas en el billete y ofrecer los mismos millones en efectivo. Es más, bajo la misma lógica podría rifar la Gran Muralla China; los (desaparecidos) Jardines Colgantes de Babilonia o la (también desaparecida) Biblioteca de Alejandría.

Por quinientos pesos que cuesta el cachito, los cien ganadores se pueden llevar 20 millones de pesos cada uno. Nada mal, dirían algunos. Aunque al venderse 6 millones de ‘cachitos’, la probabilidad de ser uno de los cien ganadores se diluye al grado que es mejor entrarle al Melate, que cuesta 15 pesos por boleto.

Ahora, si hasta este momento las maromas de la rifa del avión son absurdas, aún hay más. El presidente recibió el lunes en ese show matutino que da en Palacio Nacional un cheque del Fiscal General de la República por 2 mil millones de pesos de dinero que dicen fue decomisado a delincuentes de cuello blanco que desviaron dinero del INFONAVIT. Con esos 2 mil millones de pesos dice el presidente que se van a pagar los cien premios de 20 millones de pesos de la rifa del ‘avión’ que será sorteado el 15 de septiembre. ¿Por qué se mezcla el dinero que recuperó la Fiscalía con el de la rifa del billete que tiene una foto del avión presidencial pero en el que se rifará dinero en efectivo? Es una maroma. Una maroma que no toma en cuenta que al tratarse de dinero que proviene de prestaciones laborales, son inembargables y por lo tanto no aplica la Ley de Exrinción de dominio. Es ilegal que cualquier institución que no sea el INFONAVIT disponga de esos recursos. Pero aún así el presidente ya los comprometió para pagar los premios de su rifa.

Y aún hay más. A pesar de que ningún sorteo de la Lotería Nacional logra vender ni 500 mil boletos, el presidente anticipa que se van a vender los 6 millones de cachitos y que con ello va a recibir 3 mil millones de pesos. Parte de este dinero será para pagar equipo médico. ¿Por qué no utiliza el dinero de la FGR que recibió el lunes para, de una vez y no hasta la lotería de septiembre, comprar el equipo médico? Es una respuesta que solo conoce el presidente López Obrador.

Para sumarle a todas estas maromas, el presidente quiere acudir a los bolsillos salvadores de la clase empresarial. Cien empresarios están convocados el día de hoy a cenar a las 7pm en Palacio Nacional para que el presidente les de 40 mil cachitos de la rifa a cada uno para que ellos los coloquen entre sus empleados o se los queden como una acción solidaria para resolver las necesidades médicas y la rifa del avión presidencial.

Columna completa en El Universal

La dirigencia nacional del PAN acusó que mientras el Presidente busca distractores como la rifa del avión que anunció esta mañana en su conferencia de prensa, en el país prevalece la falta de empleos, bajas remuneraciones y alimentos encarecidos, todo a consecuencia del mal rumbo del gobierno federal.

Lamentó que en apenas poco más de un año, el gobierno morenista ha deteriorado la economía familiar al no generar empleos bien remunerados, ni promover las condiciones en la economía que les permita a las empresas ofrecer más empleos y como consecuencia, provocar un alza de precios en alimentos que los mexicanos ya están resintiendo.

“La triste realidad mexicana es que cada vez más desaparecen los empleos bien remunerados, lo cual no le permite a ningún padre o madre de familia cubrir con los principales gastos de un hogar, y mucho menos cuando el precio de los alimentos se ha encarecido a raíz de la inflación, todo esto mientras el Presidente busca distractores como la venta del avión”, dijo el dirigente del PAN, Marko Cortés Mendoza.

Señaló que otro dato alarmante es que del total de personas que consiguieron una ocupación laboral en 2019, el 66% se emplean en trabajos donde ganan en promedio dos salarios mínimos, de acuerdo con datos del INEGI y el Coneval.

Cortés Mendonza planteó que se sigue viendo precariedad en el salario, aunado al nulo crecimiento y las políticas de austeridad del gobierno, que lo único que está provocando es que los trabajadores no puedan cubrir sus gastos, pese al incremento del salario mínimo de 19% en 2019.

En el caso de la inflación, el dirigente panista alertó que 24 de los 38 productos de la canasta básica aumentaron su precio por encima de la inflación, como es el caso del kilo de tortilla que en 2018 fue de 15 pesos y en 2019 subió a 16.4, es decir un incremento promedio del 9.2% si se le resta el 3.6% de inflación promedio de 2019, el incremento real es de 5.6%.

Luego de días de análisis, el avión presidencial que se adquirió en el sexenio del expresidente Felipe Calderón, sí será rifado, confirmó este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

“Después de análisis, reflexiones, ya se tomó la decisión de rifar el avión (…) se va a utilizar el dinero para una causa humanitaria”, afirmó el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Explicó que no se entregará el avión, sino premios en efectivo por 20 millones de pesos a cada uno de los 100 cachitos ganadores (una serie la componen 100 cachitos). Resaltó que quien compre un boleto de 500 pesos “se puede sacar 20 millones”.

En total se van a vender seis millones de «cachitos» por lo que se recuperarán 3 mil millones de los cuales 2 mil se van a entregar en premios. El sorteo se realizará el próximo martes 15 de septiembre a las 20:00 hrs.

“El avión sigue en venta pero al mismo tiempo se resuelve el problema porque se pagan los premios lo que se obtenga de la rifa es para los hospitales y el avión tiene 2 años de mantenimiento hasta que se venda pero al mismo tiempo que se mantiene, mientras se vende se va a poder rentar y hay un contrato de renta de un año”, explicó.

Al ser cuestionado por la prensa, López Obrador detalló que se está ajustando todo el marco legal para no violar ninguna ley con la rifa; en ese sentido, indicó que se presentó una iniciativa en la Cámara de Diputados para que se autorice que el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado pueda llevar a cabo rifas de los bienes del gobierno.

Aseguró que hay mucho interés de la ciudadanía de participar en la rifa, por lo que descartó que no se vayan a vender los 6 millones de cachitos. «Hasta podrían faltar».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que esta semana se definirá qué mecanismo de venta se utilizará en cuanto al avión presidencial, y afirmó que es muy probable que se proceda a la rifa.

Durante su conferencia matutina, y previo a la interpretación de piezas oaxaqueñas por parte de los músicos que recibirán instrumentos, el Presidente señaló que se siguen analizando las opciones.

Señaló que los recursos que se obtengan serán destinados a equipar centros de salud a lo largo del territorio nacional.

Ante las críticas que han surgido, López Obrador dijo que quien se lo saque no debe de preocuparse por dónde lo va a estacionar, porque “ahí van a estar los aeropuertos de la Fuerza Aérea Mexicana”.

Recordemos que la semana pasada, indicó que el ganador tendrá derecho a un año de servicio, además de que podrá estacionar la aeronave en Santa Lucía o en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Serán 6 millones de cachitos los que se venderán para la rifa del avión, de los cuales, 4 millones se planean vender entre diferentes empresas, y solo 2 millones se pondrán a la venta a través de la Lotería Nacional.

Cada cachito tendrá un costo de 500 pesos, por lo que se podrían obtener 3 mil millones de pesos, 500 millones por encima del avalúo.

El coordinador de los diputados de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, adelantó que invitará a cada uno de los integrantes de su bancada a que, de manera voluntaria, le puedan «entrar» a la compra de una serie completa de la Lotería Nacional en caso de que avance la rifa del avión presidencial.

Esto, luego de que el Presidente en su conferencia matutina de hoy presentara el diseño del boleto para la rifa de la aeronave, que tentativamente sería para el 5 de mayo.

“Yo le voy a pedir a cada a diputado que le entre con una serie, son 20 cachitos la serie , entonces que cada diputado le entre con una serie ¡a ver quién dice yo!», subrayó.

Delgado Carrillo afirmó que apoyan al presidente López Obrador y sostuvo que también pedirá a los legisladores morenistas ayuden en sus estados y distritos a vender y promover la venta de los boletos.

Resaltó que el propio Jefe del Ejecutivo ya explicó que en que se va a utilizar esos recursos: equipamiento médico y fortalecer los servicios de salud, temas prioritarios en el país.

El dirigente de la bancada morenista señaló que los diputados no serán obligados a comprar la serie, que será voluntario y confío en que se cumpla la meta.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó esta mañana que además del gobierno de Estados Unidos, el avión presidencial también se le ofreció al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario reconoció que se está complicando la venta del avión presidencial, aunque dijo que no se puede «malbaratar, ni lo podemos entregar a un precio por debajo del avalúo».

Añadió que para el día 15 de febrero se tendrá que definir lo que pasará con la aeronave, que también fue ofrecida al gobierno de Canadá, debido a que se dañó el avión que transporta al primer ministro de ese país.

Sobre el tema de la venta, López Obrador presentó el diseño de los cachitos para la rifa de la aeronave, y justificó que se contempla dicha alternativa de venta pues la gente quiere ayudar.

Incluso dijo que para que se pudiera llevar a cabo la rifa se tendría que modificar el marco legal de la Lotería Nacional, que hoy en día especifica que los sorteos que realiza son para la entrega de dinero en efectivo, no en especie.

“Se tendría que hacer todo un ajuste al marco legal para proceder, resolver el pago de los impuestos, qué se hace con determinada empresa que compra determinado número de boletos. Hay muchos, no diría obstáculos, sino procedimientos legales que se tienen que resolver», comentó el mandatario.

López Obrador refirió que ayer se reunió con varios servidores públicos, entre ellos de Hacienda, el director de Banobras, el general de la Fuerza Aérea, los encargados de otras secretarías, Consejero Jurídico, quienes dijo serán los encargados de resolverán el tema.

López Obrador expuso que se tiene contemplado el 5 de mayo para que el avión presidencial sea devuelto a México, una vez que la empresa Boeing termine la certificación del mismo.

Explicó que de llevarse a cabo la rifa, a quien resulte ganador se le daría un año de mantenimiento para el avión y el estacionamiento sería en la Base Aérea Militar de Santa Lucía o en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México «Benito Juárez».

Asimismo, se crearía un esquema de fideicomiso para que quien gane la rifa decida qué hará con el dinero que obtenga de vender la aeronave.

Y aunque se tiene contemplado que la venta de 6 millones de cachitos, AMLO indicó que 4 millones de boletos se podrían vender a empresas y solo 2 millones se pondrían a la venta a través de la Lotería Nacional, reiterando que cada uno tendrá un costo de 500 pesos.

En ese sentido, recordó que con la venta de los cachitos se obtendrían 3 mil mdp, 500 mdp por encima del avalúo.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que sortear el avión presidencial es una de las opciones que se analizan para resolver la venta de la aeronave; aunque aclaró que primero están las opciones de la venta directa, la sociedad de varios propietarios, la subasta y la posible renta.

El presidente tomó con humor la ola de memes y chistes que desató el anuncio de un posible sorteo del avión presidencial a través de la Lotería Nacional.

«Los memes, geniales, o sea buenísimos», expresó en su conferencia matutina, en la que incluso sugirió el guion para un supuesto cortometraje que se planea realizar, según versiones de redes sociales.

«Yo no me enojo, de verdad, disfruto las cosas», señaló el mandatario al recordar que el problema del avión no comenzó con su llegada a la Presidencia en 2018, sino en sexenios anteriores cuando se autorizó la millonaria compra.

«Los que van a hacer el cortometraje, porque da para eso, por el surrealismo, que tomen en cuenta que esta historia no comienza ahora sino cuando ‘érase una vez unos monarcas que se trasladaban en aviones de lujo'», bromeó.

«Así tiene que empezar: Y uno de ellos por agraciar a otro, a su sucesor en el trono, decidió dejarle el mejor avión que había en ese entonces en el mundo, que no lo tenía ni Obama», añadió López Obrador en referencia a los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Aprovechó para anunciar que también se analiza abrir al público el avión presidencial una vez que regrese a México, para que los ciudadanos conozcan sus lujos y no se repita una compra de ese tipo en el país.

«Sí quiero que vaya la prensa y vamos a invitar a la gente, que vaya para que nunca jamás vuelvan a cometerse esas atrocidades, no queremos un México corrupto y pervertido», señaló el presidente.

Al presentar las cinco opciones que hay para el destino final del avión presidencial TP-01 ‘José María Morelos’, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que la venta de la aeronave no se ha concretado “porque no son tamales de chipilín»

«Estoy seguro que la gente nos va a ayudar, los empresarios nos van a ayudar a resolver este asunto. Hay legisladores que nos cuestionan que no se haya vendido el avión; «no son tamales de chipilín», expresó en su conferencia de prensa.

Sin embargo, entre las opciones que se están considerando para poder concretar la venta de la aeronave, que regresará a México luego de que no lograra ser vendido en Estados Unido, está una rifa con seis millones de «cachitos» (boletos) de la Lotería Nacional que costarían 500 pesos cada uno.

«A ver, lo explico, estamos hablando de opciones, la gente va a decidir qué es lo mejor, a ver qué resulta. Se le daría el que ganara el avión, incluido el servicio de cooperación de dos años, o un año», expuso.

Precisó que se tienen que definir algunas reglas como condición,“aun cuando alguien se saque el avión, sería muy lamentable que lo malbaratara, no podría venderlo por debajo del avalúo de la ONU, indicó el presidente.

Asimismo, se contemplan otras cuatro opciones para sacar la aeronave, tales como la venta a un comprador; el intercambio con el Gobierno de Estados Unidos por equipo médico equivalente a 130 mdd; la venta a empresas en 12 partes, así como la renta del avión por hora.

A unos días de que se anunció el regreso del avión presidencial a territorio mexicano, el jefe del Ejecutivo federal aseguró que ya empezaron a llegar propuestas y que ya hay algunas ideas de qué hacer con el TP-01 ‘José María Morelos’.

El presidente Andrés Manuel López Obrador había dicho que daría a conocer los detalles de la renuncia de Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte, pero en su lugar se dedicó la mañanera de Palacio Nacional para dar detalles del avión presidencial, el TP-01, que más de un año después de que prometiera venderlo, esto simplemente no ha ocurrido.

Las razones por las que el avión no se ha vendido es que es una aeronave hecha para volar a mandatarios, no para fines comerciales. Si lo quisiera comprar una línea aérea, acomodarlo para viajes comerciales implicaría un gasto importante, primero que nada, por el peso del 787-8. Al cumplir con requisitos de seguridad para volar a un Jefe de Estado, el avión pesa más que un avión comercial. Sus despegues y aterrizajes, por lo tanto, cuestan más. Para una línea aérea comercial esto requeriría de ajustes más de allá de las de por sí necesarias modificaciones a la cabina para sentar a los pasajeros.

Así, el mercado de posibles compradores del TP-01 queda muy reducido. Los particulares y/o empresas que tengan interés en comprar un avión con estas características son muy pocos.

Pero, aun así, el presidente López Obrador insiste en que quiere vender el avión. Cuando menos ahora lo va a regresar a México. Esperemos que sea guardado en el hangar presidencial construido específicamente para este avión. Con ello dejaremos de pagar los $719 mil 321 dólares anuales que cobraron en Victorville, California solo por su resguardo. Habrá que conocer los detalles de costos de mantenimiento en México, que sin duda deberán seguirse dando si no queremos que el avión se deteriore y se vuelva una pieza de chatarra.

El discurso presidencial de no volar en el avión que “no tiene ni Obama” le ha sumado muchos simpatizantes a AMLO. Ha resultado música para los oídos de varios saber que el dinero producto de la venta va a ser utilizado para mejorar la vida de miles de mexicanos. Lástima que todo sea una quimera.

En junio pasado, en concreto el día 12, el presidente prometió que el dinero de la venta lo destinaría al Plan de Desarrollo Integral de Centroamérica. Y, sin embargo, ayer, en su conferencia mañanera, el presidente declaró que el dinero que se va a obtener “nos va a permitir tener recursos para tener equipos que hacen falta en hospitales, rayos X, tomógrafos, ambulancias, sólo por hablar de necesidades de salud, pero cuántas otras necesidades hay, demandas de la gente”.

Por fin, ¿el dinero será para el desarrollo de Centroamérica o para cubrir las necesidades de salud?

Ya en otra columna (19.Sept.19) había apuntado que no hay claridad respecto a qué pasaría con el dinero de la venta del avión en el remoto caso de que se logre vender. El contrato de Banobras con Boeing para la compra del avión está protegido por el secreto bancario. El Director de Banobras, Jorge Mendoza, dijo que el banco ya ha pagado mil 833 millones de pesos de la deuda e intereses y que aún hay un remanente de más de 2 mil 700 millones de pesos que se deben pagar hasta el 2027.

Por ello, una vez que Banobras pague todo el avión, será el banco gubernamental el dueño del TP-01. Si se vende antes, Banobras dejará de tener que pagar las mensualidades. Así que no habría dinero para enviar a migración, al desarrollo de Centroamérica o al sector salud, como ha prometido el presidente.

 

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó esta mañana que tras meses de exhibición en Estados Unidos, el avión presidencial regresará al país, y anunció que será la Fuerza Aérea Mexicana quien resguardará la aeronave para su exhibición y venta junto a aeronaves adquiridas en las pasadas administraciones con la finalidad de transportar servidores públicos.

“Se tomó la decisión de vender los aviones, los helicópteros que se utilizaban para transportar a funcionarios del más alto nivel; aviones de lujo que nada tienen que ver con la realidad de pobreza que existe en nuestro país. Había dos mundos: el mundo del pueblo y el mundo de los gobernantes. Dos esferas distintas. Mientras la gente no tiene ni para lo más indispensable, para lo básico, los funcionarios con dinero del pueblo se sentían reyes”, expresó Lóepz Obrador.

AMLO reconoció que es un proceso complejo el de la venta de los aviones, y reiteró que en todo el proceso que ya se inició se ha contado con el apoyo de la Oficina de Transparencia de la ONU para que no se rematen los aviones a precios bajos, sino que sea a partir de avalúos y que se lleve a cabo un seguimiento transparente.

El gobierno federal, en voz del director general de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez, informó que hay seis posibles compradores interesados en adquirir el avión presidencial, todos ellos particulares de Estados Unidos.

El funcionario indicó que para la venta del avión “José María Morelos y Pavón“, se trabaja en coordinación con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Tenemos seis interesados, de los cuales creemos que son propuestas serias y pues más adelante estaremos tomando una decisión, como gobierno, cuál de esas es atractiva y si conviene o no”, expuso Mendoza Sánchez desde San Luis Potosí, donde acompaña al presidente en su gira.

Dijo que se está en proceso de revisar las propuestas, con el fin checar de dónde vienen los recursos, la seriedad de cada una de ellas, para después hacer una recomendación al gobierno federal de cuál podría ser el comprador.

Reconoció que se tiene información de las ofertas, pero no están en condiciones de publicar el monto, “lo vamos a hacer público más adelante, una vez que se tome la decisión”, y aseveró que será el postor con el precio más alto, siempre y cuando califique y muestre la seriedad de su oferta.

Aclaró que debido a que el avión lo compró Banobras y se lo arrendó al gobierno federal, esperan que con lo que se recaude por su venta se pueda liquidar el arrendamiento que es alrededor de dos mil 100 millones de pesos.

Precisó que es Naciones Unidas quien lleva el proceso de la enajenación de la aeronave, pues durante este mes ellos han revisando los manifiestos de interés de cada una de las seis propuestas que se tienen.

WordPress Lightbox Plugin