Tag

golpe de Estado

Browsing

Estados Unidos anunció este miércoles que impuso sanciones a Myanmar, luego de que las fuerzas armadas de ese país tomaron el poder mediante un golpe de Estado y detuvieron a varios líderes políticos, entre ellos la gobernante de facto Aung San Suu Kyi.

El presidente Joe Biden anunció que había emitido una orden ejecutiva que impedirá a los generales de Myanmar tener acceso a activos por valor de 1,000 millones de dólares en Estados Unidos, y añadió que habrá otras medidas.

«Las fuerzas armadas deben ceder el poder que tomaron y demostrar respeto a la voluntad del pueblo de Birmania», indicó el mandatario estadounidense.

Biden aseguró que las sanciones congelaron las cuentas de líderes militares de Myanmar, pero que no afectarán la entrega de ayuda para programas de salud, de sociedad civil y otras áreas en beneficio del pueblo. Añadió que su administración identificará los objetivos específicos de las sanciones en los próximos días.

«Estamos dispuestos a tomar medidas adicionales y seguiremos colaborando con nuestros socios internacionales para exhortar a otras naciones a que se nos unan en estas gestiones», agregó.

Antes del anuncio de Biden, estallaron nuevas protestas multitudinarias en las calles de Myanmar en contra del golpe de Estado, incluso después de que las fuerzas de seguridad intensificaron sus medidas represivas y allanaron la sede del partido de Suu Kyi.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, partidario de Suu Kyi, declaró que aprecia la política de Biden «de buscar ayuda del Congreso para tomar medidas rápidas y prácticas para restaurar la democracia en Birmania. Espero que todas las naciones que respeten la democracia y el Estado de derecho se unan a Estados Unidos en imponer penalidades a la junta militar».

Desde el golpe de Estado, al menos 190 personas han sido detenidas y 19 de ellas fueron liberadas más tarde, informó este miércoles la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) en Birmania.

En un discurso a la nación la noche del lunes, el general Min Aung Hlaing alegó un fraude masivo en las elecciones del 8 de noviembre como argumento para justificar la toma del poder.

Foto: OIT

El Ejército de Myanmar (Birmania) declaró este lunes el estado de emergencia y tomó durante un año el control político del país tras detener a varios miembros del gobierno, incluida a la líder birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.

Los militares, que a pesar de iniciar una «democracia disciplinada» hace una década, nunca habían renunciado del todo al poder en el país asiático, acusan al Ejecutivo de cometer fraude en las elecciones del pasado noviembre.

El golpe, del que había rumores desde la semana pasada, fue ejecutado el día en el que el Parlamento tenía previsto celebrar su primera sesión de la legislatura tras las elecciones de noviembre de 2020, en las que la Liga Nacional para la Democracia (LND), formación de Suu Kyi, consiguió revalidar el poder con una abrumadora victoria.

El golpe, sin violencia, es necesario para preservar la «estabilidad», afirmaron los militares, que prometieron en un comunicado en Facebook celebrar elecciones «libres y justas», al término del estado de emergencia.

Aung San Suu Kyi así como el presidente de la República, Win Myint, y otros responsables del partido fueron detenidos en Naypyidaw, la capital. Por la noche, la televisión estatal anunció la destitución de 24 ministros de Aung San Suu Kyi y 11 nombramientos, incluyendo el del exministro de Relaciones Exteriores Wunna Maung Lwin, que ejerció durante el mandato del exgeneral Thein Sein (2011-2016).

Los militares acordonaron las carreteras alrededor de la capital con tropas, camiones y vehículos blindados de transporte mientras los helicópteros militares sobrevolaban la ciudad. Asimismo, actuaron rápidamente para reprimir la disidencia, restringiendo las comunicaciones por internet y por teléfono móvil en todo el país.

El ejército declaró, a través de su propio canal de televisión, el estado de emergencia durante un año y anunció que el exgeneral Myint Swe sería el presidente en funciones durante el próximo año.

Al caer la noche, las calles de Rangún, la antigua capital que sigue siendo el centro económico del país, estaban desiertas.

Antes de su detención, Aung San Suu Kyi instó en un mensaje a la población a «no aceptar el golpe de Estado», según una carta publicada en Facebook por su partido. El ejército intenta «volver a sumir al país bajo la dictadura militar», escribió, según esta declaración, pidiendo a la población que «proteste unánimemente».

Myanmar salió hace apenas diez años de un régimen militar que dirigió el país durante casi medio siglo. Los dos últimos golpes de Estado desde la independencia del país en 1948 se remontan a 1962 y 1988.

Pese a que las denuncias sobre el fraude de noviembre pasado se habían producido desde semanas atrás, los temores aumentaron cuando el jefe del ejército, el general Min Aung Hlaing, declaró que la Constitución podría ser «revocada» bajo ciertas circunstancias.

Al respecto, el presidente de Estados Unidos Joe Biden, amenazó este lunes con sanciones a Birmania tras el golpe de Estado y pidió a la comunidad internacional que hable con «una sola voz» para hacer que los militares birmanos «cedan inmediatamente» el poder.

En un comunicado distribuido por La Casa Blanca, Biden anunció que ha pedido a su gobierno que revise «inmediatamente» si debe volver a imponer las sanciones, levantadas en la última década a medida que Myanmar avanzaba hacia una incipiente y frágil transición democrática.

«Durante casi una década, el pueblo de Birmania ha estado trabajando constantemente para establecer elecciones, un gobierno civil y la transferencia pacífica del poder. Ese progreso debe ser respetado», aseveró el mandatario estadounidense. Si la democracia no se respeta, Biden aseguró que «tomará las acciones que sean adecuadas».

De igual manera, el Consejo de Seguridad de la ONU anunció que mantendrá este martes una reunión de emergencia para abordar el golpe de Estado en Myanmar. La cita, que se celebrará por videoconferencia y a puerta cerrada, ha sido incluida en el calendario oficial del Consejo de Seguridad para este mes, pactado por los embajadores de los quince países miembros.

En una primera reacción, el secretario general de la ONU, António Guterres, exigió al Ejército el respeto de la democracia y condenó la detención Suu Kyi y otros dirigentes.

«El secretario general urge a los líderes militares a respetar la voluntad del pueblo de Birmania y a cumplir con las normas democráticas, resolviendo cualquier diferencia a través del diálogo pacífico», señaló su portavoz, Stéphane Dujarric, en un comunicado.

Foto: Twitter @VonKoutli

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, refutó hoy el reciente informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los resultados electorales del pasado 20 de octubre, en los cuales se perfiló en principio una segunda vuelta electoral y posteriormente lo dieron como ganador.

Morales señaló por medio de un tuit que la OEA «encontró irregularidades en 226 actas. Incluso anulando el voto del MAS-IPSP en esas actas, la diferencia se mantiene por encima del 10 por ciento».

De acuerdo a la ley electoral de Bolivia en una primera vuelta electoral el candidato ganador debe obtener al menos el 50 por ciento más uno de los sufragios, o tener una ventaja mínima de 10 por ciento respecto al segundo lugar.

La Secretaría General de la OEA concluyó en su informe final sobre las elecciones bolivianas que hubo una “manipulación dolosa e “irregularidades graves, por lo que la supuesta victoria de Morales no fue válida.

La OEA informó que hubo alteración de actas y falsificación de las firmas de jurados de mesas, además de la redirección del flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), con lo que se facilitó la manipulación de datos y la suplantación de actas.

“Se detectaron irregularidades en el llenado de actas de escrutinio y cómputo que afectan la integridad de las mismas, y de “una muestra de cuatro mil 692 actas […] se identificaron 226 actas en las que dos o más actas de un mismo centro de votación fueron llenadas por una misma persona, dice el documento de 96 páginas de análisis y 500 anexos.

Por otra parte, esta misma semana se públicó el estudio denominado “¿Qué sucedió en el conteo de votos en Bolivia en 2019?, el cual fue suscrito por más de 120 economistas y estadísticos que aseguran que la tendencia de las elecciones bolivianas beneficiaban a Morales.

Dicho documento argumenta que tras la detención en vivo de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminarees (TREP), la preferencia cambió por la proporción de votos registrados en las zonas retomadas al final, donde con 84 por ciento de la votación, Morales tenía una ventaja de 7.9 puntos porcentuales.

La suspensión del TREP durante unas 20 horas se reinició y posteriormente se anunció el triunfo de Morales con más del 10 por ciento de diferencia respecto al candidato opositor Carlos Mesa.

Morales se proclamó como candidato vencedor y próximo a reiniciar un nuevo periodo presidencial, mientras la oposición denunció fraude y desconoció los resultados.

«El único fraude fue el de @OEA_oficial, cómplice del golpe de Estado, para instaurar un gobierno de facto», publicó este viernes el exmandatario boliviano.

Evo Morales agradeció este lunes al aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Bernie Sanders, por reconocer el trabajo que realizó al frente del gobierno de Bolivia, y sumarse a la denuncia del golpe de Estado en su contra.

“Mi saludo y agradecimiento al hermano @BernieSanders, candidato presidencial de EEUU, por destacar nuestra tarea de reducción de la pobreza y denunciar el #GolpeDeEstadoEnBoliva. La comunidad internacional demanda el retorno de Bolivia a la democracia, escribió en su cuenta de Twitter Morales,

El mensaje del expresidente de Bolivia llega un día después de que Sanders, durante su participación en un foro sobre elecciones estadounidenses, respondió a una pregunta del periodista Jorge Ramos sobre si mantenía su afirmación de que en Bolivia hubo un golpe de Estado militar.

“Podemos discutir su intención de ir por un cuarto cargo presidencial, ¿fue una decisión sabia? Pero, al final del día, fue la milicia quien intervino en el proceso, cuando la milicia interviene eso se llama golpe de Estado, respondió Sanders.

Además, el demócrata también aseguró que Evo Morales realizó un buen trabajo para aliviar la pobreza en su país y darle voz a los grupos indígenas.

En otro mensaje en Twitter, Morales también agradeció la condena al ataque a la población boliviana que realizan las fuerzas militares y policiales, que hizo el Grupo Puebla, una iniciativa de presidentes, expresidentes, líderes de izquierda y excandidatos a algún cargo de elección en países como Argentina, España, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil y Chile, entre otros.

“A nombre del pueblo boliviano agradezco a hermanos de @ProgresaLatam que condenan el #GolpeDeEstadoEnBoliva y exigen a los autores de delitos de lesa humanidad que #ParenLaMasacre y abran el diálogo para pacificar nuestra querida Bolivia», publicó Morales.

Los Grupos Parlamentarios de la Cámara de Sebadores manifestaron sus posturas respecto a la salida de Evo Morales de Bolivia, y al asilo concedido por el gobierno de nuestro país.

A nombre del Grupo Parlamentario de Morena, Héctor Vasconcelos, condenó la amenaza militar que obligó al presidente Evo Morales a renunciar a su cargo. «Hacemos votos para que, a través del diálogo y de manera pacífica se produzca la pronta restauración del orden constitucional y la democracia en ese país suramericano», expresó.

Manifestó el firme respaldo de su bancada a la decisión del gobierno mexicano de otorgar asilo político al presidente Morales, pues dijo, dicha decisión honra la tradición de México de brindar refugio en su territorio a quienes por motivos políticos ven amenazadas, en su país de origen, su vida e integridad personal.

A nombre de la bancada del PAN, la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, recordó que de acuerdo a la Constitución, el Senado es quien puede autorizar la salida de tropas nacionales fuera de los límites del país, sin embargo, acusó que no se preguntó al Pleno de la Cámara de Senadores sobre la salida de militares a Bolivia, con el objetivo de trasladar a Evo Morales hacia México.

La panista propuso realizar una consulta popular para preguntar “al pueblo bueno” de México, como lo ha llamado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), si acepta dar asilo político a “un dictador” o si no lo aprueban.

Por su parte la senadora Vanessa Rubio del PRI, señaló que el debate no debe basarse en la simpatía de proyectos o ideologías políticas, sino en preservar el derecho internacional. Sostuvo que quienes tengan la condición de asilo deben conducirse conforme Tratados Internacionales y abstenerse de opinar de asuntos políticos nacionales.

De Movimiento Ciudadano, la senadora Verónica Delgadillo, dijo que al expresidente se le puede criticar por “violar las leyes, desestimar un referéndum y la Constitución de Bolivia para perpetuarse en el poder, pero de ninguna manera es meritorio para desconocer” su derecho humano de asilo político. Coincidió en que darle asilo a Evo es honrar la tradición diplomática y continuar con la tradición de puertas abiertas, agregó.

La bancada del PT indicó que México debe coadyuvar para construir la paz en América Latina. Sin embargo, “reclamamos el pronunciamiento de organismos internacionales” para la afrenta del “Golpe de Estado” no quede impune.

Por el PVEM, el senador Rogelio Israel Zamora Guzmán también señaló la importancia de mantener la tradición diplomática para contribuir, desde una postura neutral, a la solución pacífica de las controversias y el respeto a la libre autodeterminación y la soberanía del pueblo boliviano.

El senador Miguel Ángel Mancera del PRD manifestó su respaldo a la decisión tomada por el gobierno mexicano de dar asilo a Evo Morales, con apego al orden legal nacional e internacional. Recordó que México firmó cuatro acuerdos internacionales en la materia y no debe fallar en esos compromisos.

En su turno, el senador Emilio Álvarez Icaza reprobó el golpe de Estado en Bolivia y saludó el asilo al presidente Morales. Pidió al gobierno federal que responda también a los 40 mil centroamericanos que solicitaron asilo y refugio en México.

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, afirmó este martes que su país estaba dispuesto a conceder asilo político a Evo Morales si lo hubiera pedido.

El mandatario aprovechó para asegurar que si Morales renunció a la Presidencia de Bolivia no se podría tratar de un golpe de Estado como se ha estado diciendo.

«Nosotros manifestamos nuestra predisposición y si hubiese pedido oficialmente asilo se hubiese concedido», dijo Abdo Benítez a los periodistas.

El mandatario detalló que el fin de semana habló con varios presidentes de la región «con el espíritu de pacificar Bolivia» y «dentro de ese análisis se habló de la posibilidad de que el expresidente pudiera solicitar asilo en Paraguay».

«Demostramos nuestra predisposición porque Paraguay es un país que tiene tradición en conceder asilos, no es que le ofrecimos o no, hablamos de la posibilidad», aclaró el mandatario.

Horas antes de esas declaraciones, el avión en el que viajaba Morales, que había aterrizado en el aeropuerto de Asunción para recargar combustible, despegó hacía nuestro país, quien fue el que finalmente concedió el asilo al bolivariano.

La aeronave partió la noche de ayer de Cochabamba, explicó el presidente de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) de Paraguay, Edgar Melgarejo.

Los principales aliados ideológicos de Evo Morales en Latinoamérica, Cuba, Venezuela, Nicaragua y México calificaron de de «golpe de Estado» los acontecimientos vividos este fin de semana en Bolivia, que desembocaron en la renuncia del mandatario.

A ellos se sumaron el presidente electo argentino, Alberto Fernández, y el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

«Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo», escribió en Twitter el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Paralelamente, países como Colombia o Perú también pidieron una transición pacífica y nuevas elecciones.

Por su parte el gobierno ruso, también aliado de Morales, dijo que las acciones violentas de la oposición forzaron la salida de Morales, mientras que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamaron a la «moderación» a la «responsabilidad» y a nuevas elecciones.

El ministerio de Exteriores español, que había celebrado el anuncio de unas nuevas elecciones formulado horas antes por el ya expresidente, condenó que este proceso «se haya visto distorsionado por la intervención de las fuerzas armadas y de la policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia».

Nuestro país, confirmó esta mañana el canciller Marcelo Ebrard, ya le ofreció asilo a Morales. Según Ebrard, que indicó que «20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia» se habían refugiado en la embajada mexicana de La Paz.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, aseguró que con la renuncia de Evo Morales se quebró la legalidad, por lo que llamó a que vele por la integridad física de Evo, otros líderes y pueblo boliviano.

Sobre las muestras de apoyo que ha recibido, Morales ocupó su cuenta de Twitter para agradecer las «sugerencias, recomendaciones y expresiones de reconocimiento» que ha recibido.

Morales dijo que todas las comunicaciones que ha recibido le llenan de aliento, fortaleza y energía. «Nunca me abandonaron; nunca los abandonaré».

 

El canciller de Bolivia, Diego Pary, denunció ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) un intento de golpe de Estado, mientras los líderes de grupos cívicos bolivianos anunciaron que «radicalizarán» sus protestas contra la reelección del presidente Evo Morales.

La sesión de ese organismo internacional fue convocada tras el pedido que hizo la Misión Permanente de Bolivia ante la OEA, para denunciar que grupos cívicos junto al candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, quien perdió los comicios, han generando convulsión en el país con enfrentamientos entre bolivianos, destacó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

El canciller señaló que los cívicos encabezados por el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Fernando Camacho, realizan llamados a la confrontación, violencia, desacato civil y derrocamiento del presidente Evo Morales, constitucionalmente elegido.

Agregó que el plazo de 48 horas que dieron para que Morales deje el Gobierno venció la noche de este lunes y mostró ante los delegados de los países miembros del consejo permanente que hay un intento de golpe de Estado en curso en Bolivia.

Asimismo, enfatizó que Bolivia convocó a la OEA para que realice una auditoría integral a los comicios, que actualmente está en proceso, pero ese y otros esfuerzos «no sirvieron» para que los grupos de oposición radical dejen su accionar y medidas antipopulares.

La crisis política que registra Bolivia desde el 20 de octubre al concluir el proceso electoral se profundizó esta semana, con la tensa espera del emplazamiento al presidente Evo Morales para que renuncie, el llamado a nuevas elecciones y los enfrentamientos en varias partes del país.

Morales anunció “resistencia ante el ultimátum otorgado por los cívicos para que renuncie y aseguró que el “pueblo está organizado para defender el denominado “proceso de cambio».

Este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a ser cuestionado sobre los rumores que circulan en redes sociales, sobre que grupos y partidos opositores al gobierno, ayudados por medios de comunicación y empresarios, fraguan un golpe de Estado.

López Obrador rechazó que eso suceda. Pidió a los mexicanos estar tranquilos, pues «estamos bien y de buenas».

Y aunque dijo que la gente está muy contenta con el cambio que se está viviendo en el país, reconoció que algunos ciudadanos están «aturdidos, confundidos, fuera de quicio», por los privilegios que están perdiendo.

«No hay ningún asomo de inestabilidad política, la oposición actúa con responsabilidad, no va más allá de los cuestionamientos, pero es consustancial a la democracia, el que haya críticas, el que se cuestione al gobierno, pero no ha pasado a mayores», dijo AMLO.

El mandatario recordó que a diferencia de lo que pasaba anteriormente, cuando se hablaba de que había mal humor entre los mexicanos, ahora la gente está contenta, situación que ha constatado en sus giras por el país.

Señaló que desde luego hay oposición, misma que no ha sido irresponsable; dijo que aunque existe el conservadurismo, no ha pasado a mayores.

Reconoció que debido a los cambios se han presentado protestas, aunque han sido menores a las que pensó. Dijo que debería de haber más protestas en el entendido de que se está desmontando al régimen corrupto.

«No hay problemas mayores, además no sólo son los intereses creados o quienes medraban con el gobierno haciendo jugosos negocios al amparo del poder público, sino también el pensamiento», expuso AMLO.

Lamentó que durante mucho tiempo se elevó la economía a rango supremo y se subordinó todos los demás aspectos relacionados con el crecimiento del país. Incluso dijo, la economía que se siguió fue parte del problema.

En un mensaje dirigido a la nación, la noche de este martes, el presidente venezolano Nicolás Maduro exigió el “cese de la usurpación” contra su gobierno, tras la puesta en marcha de la llamada «Operación Libertad».

Maduro informó también que ya designó a 3 fiscales especiales para investigar el levantamiento, además de señalar que el presidente autoproclamado Juan Guaidó contó con el apoyo de Colombia y Estados Unidos.

«Nunca antes en la historia de Venezuela había sucedido un levantamiento por el empeño obsesivo, nefasto, de un grupo de oposición de la ultraderecha venezolana, la oligarquía colombiana e imperialismo estadounidense, por su posición obcecada de derrocar al Gobierno constitucional de Venezuela, de imponer un gobierno ilegítimo», señaló Maduro en su mensaje.

Pese a los hechos de confusión y caos, que incluyeron enfrentamientos entre opositores y fuerzas leales a su gobierno, Maduro señaló que en su gobierno ya están “curados de espanto” ante estas acciones.

«Estamos curados de espanto y sorpresa. Nervios de acero, calma y cordura, debemos tener máxima sabiduría y no tener que hacer uso de la fuerza», afirmó Maduro.

El mandatario venezolano aprovechó su mensaje para recriminar a miembros de la comunidad internacional su respaldo al autoproclamado Juan Guaidó, señalando: «¿Con qué cara los gobiernos europeos van a salir a apoyar una intentona golpista?».

Maduro acusó al líder opositor Leopoldo López, quien fuera liberado ilegalmente de su arresto domiciliario por las huestes de Guaidó, de dirigir la operación de un grupo armado, además de señalar que “al menos un 80%” de las personas que se reunieron a protestar con los opositores en la base militar de “La Carlota”, ni siquiera sabían por qué eran convocadas.

Luego de que el líder opositor Juan Guaidó llamara a un alzamiento militar para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro, diversos líderes han reaccionado. Algunos a favor y otros en contra.

El presidente de Colombia, Iván Duque, hizo un llamado a los militares y pueblo de Venezuela para que se pusieran del “lado correcto de la historia”, rechazando la dictadura y usurpación de Nicolás Maduro.

Dijo que el movimiento responde a la búsqueda de libertad, democracia y reconstrucción institucional que encabeza Juan Guaidó.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, dijo que su país se solidarizaba con el “sufrimiento de los venezolanos esclavizados por un dictador”, y apoyaban la libertad de Venezuela, para que finalmente viva en una verdadera democracia.

“Brasil está junto al pueblo de Venezuela, el Presidente Juan Guaidó y la libertad de los venezolanos”, dijo en su cuenta de Twitter.

Mauricio Macri de Argentina, confió en que “este sea el momento decisivo para recuperar la democracia” en Venezuela.

“Al mismo tiempo la historia de los últimos veinte años de Venezuela deja una lección y una advertencia para toda la región: cuando las democracias se desvían hacia los personalismos mesiánicos y el populismo, tarde o temprano se transforman en dictaduras”, añadió Macri.

Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), saludó la adhesión de militares al movimiento que encabeza Juan Guaidó. “Es necesario el más pleno respaldo al proceso de transición democrática de forma pacífica”, añadió.

El presidente de Chile, Sebastián Piñeira reiteró su apoyo a Guaidó en su lucha por restaurar la democracia en Venezuela. “La dictadura de Maduro debe terminar por la fuerza pacífica, y dentro de la constitución, del pueblo venezolano”.

El canciller de Ecuador, José Valencia, indicó que el gobierno de su país respaldaba las acciones de Guaidó. “Auguramos una salida de transición, en paz y sin derramamiento de sangre. Apoyaremos todo esfuerzo internacional en ese sentido”.

Mario Abdo, presidente de Paraguay, se limitó a decir en su red social que llegó la hora del “valiente pueblo de Venezuela”.

Juan Carlos Varela, presidente de Panamá, dijo que bajo el liderazgo de Guaidó, avanza el proceso hacia una salida democrática pacífica y venezolana a la crisis humanitaria que afecta a dicho país.

Dos de los mandatarios que apoyan a Nicolás Maduro, Miguel Díaz-Canel y Evo Morales, de Cuba y Bolivia, condenaron las acciones de Guaidó y rechazaron el intento de golpe de estado que dijeron, es orquestado por “la derecha proimperialista, con la complicidad de #EEUU y gobiernos lacayos de la región”.

Morales por su parte dijo que confían en que la Revolución Bolivariana que encabeza Maduro “se impondrá a este nuevo ataque del imperio”.

Finalmente, el gobierno de Rusia acusó a la oposición venezolana de alimentar el conflicto político en ese país y apeló a que se entablen negociaciones para evitar un baño de sangre.

«La oposición radical en Venezuela ha vuelto a utilizar de nuevo métodos duros de confrontación» que solo logran «alimentar» el conflicto, dijo el ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, país que ha apoyado abiertamente a Maduro.

Una ong que monitorea la censura en internet acusó este martes que el proveedor estatal de internet venezolano está limitando el acceso a YouTube y algunos servicios de Google.

NetBlocks, con sede en Europa, dice que CANTV, empresa estatal de telecomunicaciones, también limitó por poco tiempo el acceso a Twitter y Facebook después de que los líderes opositores Juan Guaidó y Leopoldo López dijeron que estaban acaudillando unidades militares para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

El director de Netblocks, Alp Toker, dijo que el buscador de Google no se vio afectado, pero sí Bing de Microsoft.

Netblocks dijo que los bloqueos no resultaron totalmente efectivos, pero que indicaron una escalada brusca de la censura contra el discurso crítico.

CANTV controla la mayor parte del tráfico de internet en Venezuela, pero los bloqueos aparentemente se pueden superar por medio de servicios VPN.

Google y Microsoft no respondieron de inmediato a los pedidos de declaraciones.

La emisora Radio Caracas (RCR) denunció el cierre de su señal abierta por funcionarios del organismo regulador de las telecomunicaciones de Venezuela.

Jaime Nestares, director general de RCR, afirmó que la emisora nunca dejó de “ejercer sus derechos en un entorno de tiranía, eso implica riesgo de que te persigan y abran expedientes administrativos”.

Las autoridades no han ofrecido comentarios sobre el caso.

Un incendio se registra este martes en la base militar La Carlota, en Caracas, Venezuela, lugar desde donde a primeras horas de la mañana, el autoproclamado presidente Juan Guaidó llamó a militares y civiles a buscar “el cese definitivo” del gobierno de Nicolás Maduro.

«El llamado es aquí en este momento en la base aérea de La Carlota a acompañar el cese definitivo de la usurpación. Hoy es un encuentro de todos los venezolanos”, dijo Guaidó en un video publicado en su cuenta de Twitter, rodeado de militares y junto al opositor Leopoldo López, a quien liberó de su arresto domiciliario más temprano.

En una autopista y junto al dirigente Leopoldo López, Guaidó resistía junto a cientos de manifestantes oleadas de gases lacrimógenos lanzados por la Guardia Nacional para desalojar la vía, según testigos de Reuters.

El ministro de Información, Jorge Rodríguez, dijo que el Gobierno confrontaba a un pequeño grupo de “traidores militares” que busca promover un golpe de Estado desde una autovía en la capital.

Posteriormente, Noticias Caracol reportó que había tanquetas arrollando a manifestantes en la vía pública.

Los manifestantes lanzaban piedras contra las tanquetas militares que, junto a guardia venezolana, se atravesaron en la calle para impedir que los ciudadanos se unieran a la ‘operación Libertad’ anunciada en la madrugada por Juan Guaidó, que apareció acompañado por Leopoldo López.

Se desconoce el número de heridos que dejó la embestida militar contra civiles, la cual fue captada en video.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reaccionó al levantamiento militar que se produce desde la madrugada de este martes.

A través de su cuenta de Twitter, Maduro dijo que ha hablado con los comandantes y que le han manifestado “su total lealtad al pueblo”.

“Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!”, afirmó Maduro.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, insistió en que Nicolás Maduro es el presidente constitucional de Venezuela y aseguró que los militares que apoyan a Guaidó fueron engañados y aseguró que «los traidores a la Patria nuevamente fueron derrotados».

Y agregó: «pase lo que pase y en cualquier circunstancia Nosotros Venceremos!!!».

 

Este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró sobre el intento de golpe de Estado en Venezuela que su Gobierno mantiene su postura a favor de la no intervención y autodeterminación de los pueblos.

«No intervenir en estos casos, es muy clara nuestra postura. Deseamos que haya diálogo, que se respeten los derechos humanos, que no se apueste por la violencia en todos los países del mundo», explicó.

A esta declaración se unió la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que en un comunicado expresó que se monitorea el desarrollo de la situación y dio a conocer su preocupación por la escalada de violencia que puede desencadenarse.

«México reitera su deseo y compromiso por encontrar una solución pacífica, democrática y mediante el diálogo a esta crisis, privilegiando en todo momento el respeto irrestricto a los derechos humanos», se lee en el documento.

Juan Guaidó, ‘presidente encargado’ de Venezuela y líder de la oposición, hizo más temprano un llamado a la población de ese país a buscar «el cese definitivo» del Gobierno del presidente Nicolás Maduro, luego de aparecer en un video rodeado de efectivos militares.

Guaidó emitió declaraciones a través de un video en su cuenta de Twitter, en el que aparece junto al líder opositor Leopoldo López, que hasta ahora permanecía en arresto domiciliario en su residencia del este de Caracas.

«El llamado es aquí en este momento en la base aérea de La Carlota a acompañar el cese definitivo de la usurpación (…) Hoy es un encuentro de todos los venezolanos», dijo Guaidó.

El canciller del gobierno de venezolano, Jorge Arreaza, aseguró este jueves que el líder del Parlamento, Juan Guaidó, quien se proclamó presidente interino del país, «no tiene control de nada» en Venezuela y aseguró que el «golpe de Estado» alentado por Estados Unidos ha fracasado.

«El impulso del golpe de Estado que el Gobierno de Estados Unidos estaba promoviendo se ha terminado. No ocurrió», dijo Arreaza en conferencia de prensa.

Desde la sede de Naciones Unidas, Arreaza afirmó que Estados Unidos debería «repensar su estrategia, porque Venezuela es un país soberano».

Indicó que bajo el mandato del presidente Nicolás Maduro, el país cuenta con instituciones soberanas; Fuerzas Armadas soberanas y muy conscientes.

Arreaza volvió a rechazar además la ayuda humanitaria organizada por el gobierno de Donald Trump y denunció que la situación en el país es precisamente resultado de las sanciones de Washington, que le han costado «30.000 millones de dólares» a Venezuela.

Dijo que toda la operación humanitaria es un intento de poner a prueba la lealtad del Ejército, una lealtad que resaltó ,»ya se ha demostrado».

Pese a la negativa del Gobierno de Nicolás Maduro, Guaidó anunció esta semana que esa ayuda comenzará a entrar en el país el próximo día 23.

El canciller sostuvo que en Venezuela solo hay un Gobierno: el del presidente Maduro.