La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirmó este lunes que la economía mundial alcanzará un crecimiento del 5.8% este año, lo que significa una fuerte revisión al alza respecto a la proyección de las Perspectivas Económicas presentadas en diciembre de 2020, que era del 4.2% para 2021.

Esta mejora, dijo la Organización, se debe en gran parte a la vacunación contra el COVID-19 que avanza en muchas economías avanzadas, pero también al enorme estímulo fiscal en Estados Unidos.

Se espera que el crecimiento del PIB mundial se sitúe en el 4.4% el próximo año, aunque dijo que a finales de 2022 el ingreso mundial todavía seguirá siendo cerca de tres billones de dólares inferior a lo previsto antes de la crisis. Tres billones de dólares equivalen aproximadamente al tamaño de la economía francesa.

«Si bien la recuperación hará que la mayor parte del mundo vuelva a los niveles de PIB previos a la pandemia para finales de 2022, esto está lejos de ser suficiente», subrayó la organización en su análisis, señalando que la economía mundial se mantiene por debajo de su trayectoria de crecimiento prepandémica y en demasiados países de la OCDE los estándares de vida para fines de 2022 no volverán al nivel esperado antes de la pandemia.

Entre los países de la OCDE, la economía estadounidense aparece como el principal motor de crecimiento, con una expansión estimada del PIB en 2021 del 6.9% y del 3.6%, ayudada por el impacto del billonario programa de estímulos aprobado y los avances en la campaña de vacunación.

En el caso de la zona euro, también mejoraron sus pronósticos de crecimiento para este año y el siguiente, hasta el 4.3% en 2021 y el 4.4% en 2022, mientras que el PIB de Japón crecerá un 2.6% este año y un 2% el próximo.

Fuera de la OCDE, la organización ha mejorado sustancialmente sus previsiones de crecimiento para China, hasta el 8.5% en 2021 y el 5.8% en 2022, mientras que el PIB de la India crecerá este año un 9.9% y un 8.2% el próximo.

Se enfatizó que aunque las tasas de vacunación avanzan a buen ritmo en muchas economías avanzadas, los países pobres y emergentes se están quedando atrás. «Mientras no estemos todos protegidos, nadie estará protegido», dijo la OCDE.

En el caso de la economía mexicana, la Organización indicó que se espera que se expanda un 5% en 2021 y un 3.2% en 2022.

En marzo pasado, cuando presentó el documento “Interim Economic Report”, la OCDE había estimado que México crecería hasta 4.5% este año y 3.6% en 2022.

Señaló que las exportaciones de manufacturas apoyarán el crecimiento, ya que se beneficiarán de la fuerte recuperación y el apoyo de las políticas en Estados Unidos. Prevé que el consumo privado se recuperará gradualmente, ayudado por las remesas y la distribución de vacunas.

Adelantó que la inflación caerá ligeramente, tras un ascenso en el primer semestre de 2021 propiciado por los precios de la energía, un efecto base, y el excedente de capacidad. Asimismo dijo que la pobreza, las desigualdades y las brechas de género se han ampliado de nuevos como consecuencia de la pandemia.

«Acelerar el proceso de vacunación es clave para dar vigor a la recuperación. Programas de ayudas y de formación ayudarían a los trabajadores más afectados, tanto en el sector formal como en el informal. Dado que las expectativas de inflación se encuentran bien ancladas, una tasa de interés de política monetaria más baja sería apropiada si la inflación desciende a partir del segundo semestre de 2021», indicó la OCDE.

Apuntó que la recuperación económica en nuestro país está hasta el momento impulsada por la demanda externa, con las exportaciones de manufacturas por encima de sus niveles prepandemia gracias al fuerte repunte registrado en Estados Unidos.

El consumo permanece un 6% por debajo de su nivel anterior a la pandemia a pesar de la robustez de las remesas. La inversión se encuentra un 13% por debajo de su nivel prepandemia y está inmersa en una tendencia descendente desde 2018.

Alertó que la incertidumbre sigue siendo muy alta en nuestro país. Dijo que si se produjera un incremento considerable de las infecciones por COVID-19, sería necesario volver a imponer medidas de contención, lo que lastraría la actividad económica.

Advirtió que cualquier perturbación de la campaña de vacunación ralentizaría la recuperación del consumo privado.

El documento presentado esta mañana, coincide con la culminación de la labor de José Ángel Gurría al frente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que dirigía desde 2006.

Gurría, de 71 años, asumió la dirección de la organización con sede en París apenas un año antes del estallido de la crisis subprime en Estados Unidos, que acabaría derivando en la Gran Recesión a nivel global durante los años 2008 y 2009.

Durante su mandato, la OCDE ha ampliado su alcance con la incorporación de ocho nuevos miembros, hasta los actuales 38, con la adhesión oficial de Costa Rica.

En concreto, en 2010 se sumaron a la OCDE como nuevos miembros Eslovenia, Estonia, Israel y Chile, mientras que en 2016 se incorporó Letobia y dos años después Lituania, siendo Colombia en 2020 la penúltima incorporación al ‘think tank’.

Además de una recuperación firmemente asentada tras la crisis COVID, el mandatario mexicano deja también encarrilado el acuerdo para reformar la fiscalidad internacional de la economía digital liderada por las grandes multinacionales.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario